• martes, 21 de septiembre de 2021
  • Actualizado 17:16

 

 
 

MEDIOAMBIENTE

Conservación del águila harpía: Navarra forma a guardas forestales de Ecuador

El águila harpía (Harpia harpyja) es una de las aves de presa más grandes de América (junto con el cóndor andino) y una de las poderosas del mundo. 

(De izda a dcha) El guarda de Medio Ambiente del Gobierno de Navarra y experto en trabajos verticales, Oskar Etxeberria; el experto del ministerio y responsable del curso de conservación del águila harpía en Ecuador, Víctor García; el especialista de Castilla-La Mancha, José Manuel Navarro; y la directora científica del programa, Ruth Muñiz. GOBIERNO DE NAVARRA
(De izda a dcha) El guarda de Medio Ambiente del Gobierno de Navarra y experto en trabajos verticales, Oskar Etxeberria; el experto del ministerio y responsable del curso de conservación del águila harpía en Ecuador, Víctor García; el especialista de Castilla-La Mancha, José Manuel Navarro; y la directora científica del programa, Ruth Muñiz. GOBIERNO DE NAVARRA

La Dirección General de Medio Ambiente del Gobierno de Navarra participó el pasado mes de marzo en la formación de ocho guardas forestales de Ecuador, dentro de un proyecto de conservación del águila harpía.

El curso incluyó diversas técnicas y medidas de seguridad para realizar trabajos verticales en árboles de grandes dimensiones, para poder marcar a los pollos y colocar cámaras en el entorno de los nidos.

La iniciativa surgió de la necesidad de conocer mejor el comportamiento de esta especie en época reproductora y la posterior dispersión de pollos.

Para ello, el Gobierno de Ecuador solicitó la organización de este curso al Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico (MITECO), quien envió una representación estatal integrada por Oskar Etxeberria, guarda de Medio Ambiente del Gobierno de Navarra y experto en trabajos verticales; José Manuel Navarro, especialista de Castilla-La Mancha; y Víctor García, experto del ministerio y responsable del curso.

La formación se desarrolló durante siete días en la Reserva Biológica Limoncocha (provincia de Sucumbios) colindante con el río Napo, uno de los afluentes del Amazonas. Los ocho guardas procedían de diferentes espacios de la Amazonia ecuatoriana: Parque Nacional Yasuni, Reserva Biológica Cofan-Bermejo y Reserva de Producción de Fauna Cuyabeno.

Los participantes han adquirido conocimientos y habilidades para acceder y trabajar en las copas de grandes árboles amazónicos, como los ceibos y los higuerones, donde se han realizado los ejercicios. En el curso se ha priorizado la seguridad, teniendo en cuenta la fauna local, como insectos peligrosos o serpientes trepadoras. Las tareas de ascensión por los troncos se combinaron con actividades bajo techo durante los episodios de lluvias, ha explicado en un comunicado el Gobierno de Navarra.

ÁGUILA HARPÍA

El águila harpía (Harpia harpyja) es una de las aves de presa más grandes de América (junto con el cóndor andino) y una de las poderosas del mundo. Su área de distribución se extiende desde el sur de México hasta el norte de Argentina. Vive en bosques tropicales y subtropicales con precipitación media superior a los 2.000 milímetros al año, generalmente en altitudes inferiores a 900 metros.

Su color es gris oscuro, con plumas encima de la cabeza que se despliegan en una prominente cresta cuando el ave se siente amenazada. Algunas plumas grises más pequeñas crean un disco facial que puede dirigir las ondas acústicas para mejorar su audición, similar a los búhos.

Como la mayoría de las especies de águila, la harpía hembra es casi el doble de grande que el varón, con una envergadura que puede alcanzar los 200 cms. A modo de comparación, y para hacerse a la idea de su tamaño, sus piernas pueden ser tan gruesas como la muñeca de un niño pequeño, y sus garras curvadas pueden llegar a 13 cms de largo (algo más largas que las de un oso pardo).

Las parejas son monógamas y pueden reproducirse desde los 5 hasta los 30 años o más. La hembra, que sólo se reproduce cada dos o tres años, pone uno o dos huevos en cada acoplamiento. Cada pareja necesita cientos de kilómetros de bosque para prosperar. Al ser aves poco migratorias, sólo cazan continuamente en su área de alcance preferida y limitada.

Años de tala forestal, destrucción de zonas de anidación y la caza furtiva ha eliminado mucha de su anterior zona habitable, especialmente en la parte norte, y es ahora un ave escasa en muchas áreas.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Conservación del águila harpía: Navarra forma a guardas forestales de Ecuador