SOCIEDAD

La Comunidad foral financiará la reforma accesible del local de jubilados de una localidad navarra

El proyecto se enmarca en las actuaciones del Gobierno de Navarra para luchar contra la despoblación.

Un grupo de personas mayores y ancianos, durante un paseo por un parque ARCHIVO
Un grupo de personas mayores y ancianos, durante un paseo por un parque ARCHIVO  

El Departamento de Cohesión Territorial, a través de la Dirección General de Administración Local y Despoblación, subvencionará las obras de adecuación del local del Club de jubilados de Oteiza para garantizar su accesibilidad y aprovechamiento de espacios.

El director general de Administración Local y Despoblación, Jesús Mari Rodríguez y el alcalde de la localidad, Rubén Martínez, han suscrito un convenio de colaboración, por el cual, el Ejecutivo foral destinará 37.000 euros a sufragar la eliminación de barreras arquitectónicas en el local municipal.

El local de jubilados de Oteiza se encuentra situado en la planta baja de la Casa Consistorial, dispone de una superficie construida de 147,34 metros cuadrados y una capacidad para 104 personas, un espacio que se dedica a local social, con sala de reuniones y bar con zona de esparcimiento, tanto para socios como para la población en general.

Según ha explicado el Ejecutivo foral en una nota, el acceso al bar de jubilados se realiza directamente desde el porche del edificio, a través de una puerta doble acristalada, por la que se llega a un habitáculo acristalado que sirve como vestíbulo previo y que, según el proyecto de obra, obstaculiza el acceso y salida del local.

Desde ese vestíbulo se accede al bar, que dispone de un biombo intermedio sujeto a techo que permite dividir en dos zonas el local según las necesidades de uso. El espacio se completa con zona de almacén, cocina y barra, así como aseos para hombres y mujeres

Actualmente el vestíbulo previo no tiene ninguna misión, y los aseos no están adaptados para personas con discapacidad física.

Así, la obra consistirá en la eliminación del vestíbulo de la entrada, cerrando el acceso por el exterior bajo el balcón al ser una zona más amplia, para lo que se colocará una nueva carpintería exterior que facilitará la distribución de salidas y entradas. Del mismo modo, se prolongará el biombo existente para seguir consiguiendo la división del bar en dos zonas.

Además, los trabajos incluyen la adecuación de los aseos a personas con movilidad reducida mediante cambios en la instalación eléctrica y albañilería, nuevas distribuciones y nueva instalación de fontanería.

La Asociación de Jubilados de Oteiza, entidad sin ánimo de lucro, se fundó en el 1.991 y desde el año siguiente dispone del uso de este local, cedido de manera gratuita por el Ayuntamiento. En la actualidad cuenta con 267 socios, 118 hombres y 149 mujeres, que representan el 29,08 % de la población de Oteiza.

Desde la Asociación se organizan anualmente distintas actividades, tanto para las personas socias como para el vecindario de la localidad, como viajes, tanto por España como por el extranjero. También, excursiones, cursos de cocina e informática, y charlas de seguridad; además de organizar campeonatos de juegos de carta y representaciones teatrales.

Por último, dado que el local se ubica en el centro de Oteiza, el Club de Jubilados alberga la instalación de uno de los desfibriladores que dan servicio a la localidad.

Las mismas fuentes explican que el proyecto se enmarca en las actuaciones del Gobierno de Navarra para luchar contra la despoblación.

El pasado año se creó la Comisión Interdepartamental de Lucha contra la Despoblación con objeto de acometer el reto demográfico como un principio a tener en cuenta en cualquier política o plan de la Administración.

En este sentido, la promoción de servicios e infraestructuras municipales enfocados a la tercera edad se consideran claves para favorecer la oferta de ocio y envejecimiento activo en los municipios navarros.

Oteiza, enmarcado en la zona de Tierra Estella, ha perdido a uno de cada cuatro vecinos en los últimos 60 años, pasando de una población de 1.208 personas en 1960 a los 918 censados actualmente.

A la pérdida de habitantes se une el envejecimiento de su población, como sucede en otras localidades de Tierra Estella, comarca de Sangüesa y Pirineos, las zonas con mayor riesgo de despoblación de Navarra.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
La Comunidad foral financiará la reforma accesible del local de jubilados de una localidad navarra