SOCIEDAD

Comptos ve extraños movimientos de dinero en la Orquesta Sinfónica de Navarra

De esa cantidad, 129.000 euros se destinaron a un donativo a UNICEF que el informe califica de "extraña operación".

Helio Robleda, presidente de la Cámara de Comptos.
Helio Robleda, presidente de la Cámara de Comptos.

La Cámara de Comptos considera que la Orquesta Sinfónica de Navarra debería "depender de una única entidad" y "por supuesto quien soporte los gastos debería también controlar los ingresos".

Comptos señala en un informe de fiscalización que la Fundación Pablo Sarasate y la Sociedad de Conciertos Santa Cecilia son dos entidades diferentes pero la gestión de ambas "se mezcla" y "sus relaciones no se han regulado a través de ningún acuerdo o convenio".

"Esa manera de actuar ha permitido que la sociedad no haya transferido a la fundación la totalidad de ingresos por abonos y entradas, además de haber cobrado algunas facturas que le correspondían a la fundación", apunta, para advertir de una "extraña operación" en un donativo de 129.000 euros realizado a UNICEF.

El órgano fiscalizador ha remitido al Parlamento de Navarra un informe sobre la relación entre la Fundación Pablo Sarasate y la Sociedad de Conciertos Santa Cecilia durante el periodo 2006-2014. Se trata de un informe solicitado por el Gobierno de Navarra a través de la Junta de Portavoces del Parlamento.

Tras la petición está el hecho de que en los últimos años los importes de los abonos que cobraba la Sociedad de Conciertos Santa Cecilia no se ingresaban en su totalidad en las cuentas de la Fundación Pablo Sarasate. Como consecuencia, la fundación pidió a su auditor un informe sobre este aspecto, entregado el pasado mes de septiembre.

"EXTRAÑA OPERACIÓN" EN UN DONATIVO

En total, según Comptos, la cifra no transferida suma 454.000 euros. De esa cantidad, 129.000 euros se destinaron a un donativo a UNICEF que el informe califica de "extraña operación" y 92.000 euros a una compensación al gerente tras la bajada de sueldo obligada por el Gobierno de Navarra.

La sociedad explica el pago ante el aviso del gerente de que no seguiría en el puesto si se le aplicaba la bajada. El pago se realizó en junio de 2012 a través de facturas sin retención de IRPF.

A la vista de la situación, la Cámara de Comptos sostiene que "lo importante es tomar una decisión sobre el futuro de la Orquesta Sinfónica de Navarra". En todo caso, según Comptos, la orquesta "debería depender de una única entidad y, por supuesto, quien soporte los gastos debería también controlar los ingresos".

Las alternativas de futuro citadas en el informe son las siguientes: que la orquesta pase a depender de la sociedad o de la fundación y desaparezca el ente que no se ocupe de esa labor; que desaparezcan ambas entidades y se cree una nueva o se asigne la orquesta a algún ente existente; que los propios profesionales creen una cooperativa; que se suprima la orquesta y se establezcan convenios con otras para ofrecer conciertos; y, por último, que el Gobierno asuma directamente la orquesta y pase a depender de un departamento.

La Cámara de Comptos explica que la Sociedad de Conciertos Santa Cecilia es una entidad sin ánimo de lucro creada en 1879. No cuenta con registro de socios actualizado, por lo que se consideran los aproximadamente 1.700 abonados a sus conciertos de Pamplona y Tudela.

En 1997, el Gobierno de Navarra y la citada sociedad crearon la Fundación Pablo Sarasate, una entidad privada que depende de la financiación pública. Su patronato lo componen tres representantes del Gobierno, tres de la Sociedad de Conciertos Santa Cecilia, dos personas del mundo de la música y un representante del Ayuntamiento de Pamplona.

En el periodo 2011-2015, el Gobierno de Navarra aportó a la fundación cerca de 16 millones, lo que supone la mitad de las subvenciones dedicadas a la creación, producción y servicios artísticos.

La fundación tiene una plantilla de 73 personas: un director artístico, 51 músicos, 11 dedicadas a labores administrativas y 10 a proyectos de educación musical infantil y academia orquestal, estos últimos con contrato a tiempo parcial.

La actividad de la orquesta se compone de un ciclo de 14 conciertos dobles en Pamplona y 5 en Tudela; giras fuera de Navarra en número variable; actuaciones con otras entidades musicales como el Orfeón Pamplonés y la Asociación Gayarre de Amigos de la Ópera; participación en grabaciones y proyectos de educación musical.

La sociedad apenas tiene actividad económica ni personal propio, según el informe de Comptos. La fundación, por su parte, ha tenido desde 2006 unos ingresos de entre 6,4 y 4,8 millones de los que el 68% proceden del Gobierno de Navarra, siendo el resto ventas de entradas y patrocinios.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Comptos ve extraños movimientos de dinero en la Orquesta Sinfónica de Navarra