• viernes, 18 de junio de 2021
  • Actualizado 20:13

 

 
 

ENTREVISTA

Nahikari Sánchez, criminóloga pamplonesa: "Ahora la prueba de amor hacia tu pareja no es el sexo, es darle las claves de tu móvil"

La investigadora ha dirigido el curso de la UNED "Mi novio me controla lo normal", sobre la violencia en las parejas adolescentes y las nuevas tecnologías.

La criminóloga pamplonesa Nahikari Sánchez.
La criminóloga pamplonesa Nahikari Sánchez.

Leer las conversaciones de whatsapp de su pareja. Revisar el listado de llamadas. Acceder a su cuenta de Facebook y de Instagram. Saber dónde está en todo momento gracias a la geolocalización. Estas son algunas formas de control que ponen en práctica los jóvenes para saber en todo momento qué está haciendo su novia o novio y con quién. Las nuevas tecnologías se convierten así en armas de doble filo

Para analizar este preocupante fenómeno, el Centro de UNED Pamplona ha celebrado esta semana el curso de verano “Mi novio me controla lo normal: violencia en la pareja adolescente y nuevas tecnologías”. La criminóloga pamplonesa Nahikari Sánchez, directora de esta iniciativa, explica algunas de sus claves.

¿A quién se ha dirigido este curso?

Este curso está dirigido a todas aquellas personas que estén interesadas en la detección, prevención e intervención de la violencia en la pareja adolescente, profesores, monitores, padres y madres, fuerzas y cuerpos de seguridad del estado... Todos estamos involucrados, finalmente, en acabar con esta problemática.

¿Estas formas de control de las redes sociales o del móvil son propias de las nuevas tecnologías o vienen de fuera del entorno digital?

Existen conductas de ambos tipos. Hay conductas de control que aparecen y se realizan en el ciberespacio, solamente, pero la mayor parte son conductas violentas que nacen en el entorno real, en el face to face, y el entorno digital es una forma de control más, ya que los adolescentes viven a través de estas tecnologías. 

¿Cómo puede un/a adolescente detectar que su pareja le está controlando?

Este es el principal problema, los adolescentes no suelen darse cuenta de que les están controlando. Pueden hacerles sentir incómodo, pueden estar nerviosos, no centrarse en el colegio, perder el apetito..., pero no son conscientes del control y no sienten que ese control esté mal, dentro de la pareja.

¿Cuáles son las formas de control más habituales entre los adolescentes?

Whatsapp, Messenger, Snapchat, Line... todas las aplicaciones de mensajería instantánea, por un lado, y redes sociales como Facebook, Twitter, Ask, Instagram. Tanto en unas como en otras se puede controlar los accesos a estas aplicaciones, última conexión, listas de amigos o contactos, actividad de la otra persona (me gustas, favoritos...), y preguntar por estos comportamientos e incluso obligar a la otra persona a borrar publicaciones o a echar a contactos.

¿Son muchas veces vistas como una forma de mostrar el amor?

El control es visto como una forma de "preocuparse", de "interés" por la otra persona. Igualmente ya la prueba de amor hacia tu pareja no es el sexo, es darle las claves de tu móvil, redes sociales, e-mail... 

¿Cuándo debe saltar la "alerta"?

Los adolescentes deben saber que no tienen porqué estar en una relación que les haga sentir mal, sufrir. Tienen que desmitificar el "amor romántico" y relacionar el amor con la seguridad y la confianza. No con el miedo, los celos y la desconfianza. Si tienen esto claro es más sencillo que hablen con un adulto y puedan pedir ayuda si se encuentran involucrados en unas conductas violentas por parte de tu pareja.

¿Y cuál tiene que ser el primer paso a seguir ante una de estas formas de control y maltrato?

Si nos encontramos, como adolescentes, en esta situación, es importante que podamos ayuda para poder sentirnos arropados y queridos, seguros. A partir de ahí, y dependiendo de la pareja (si es mayor de edad, o menor o si hay otros problemas asociados), tomar decisiones para alejarnos de ella.

¿Sufren más estas conductas los chicos o las chicas?

Las conductas de control son realizadas y sufridas por ambos, chicos y chicas, en porcentajes muy similares. Es cierto que depende del propio comportamiento de chicas y chicos en el ciberespacio, que también es diferente. Así, las chicas somos más de ver los listados de amigos, mirar qué actividad tienen nuestra pareja... controlar, al igual que lanzar rumores falsos. Los chicos son más de amanezar, o de subir fotos intimas sin el permiso de la pareja, con el objetivo de humillarla.

Como sabe, recientemente se daba a conocer el caso de una joven italiana se suicidó después de un año de acoso y humillaciones al haber publicado su novio un vídeo suyo de contenido sexual en Internet. ¿Cómo se pueden combatir estos hechos?

Al igual que en menores, en adultos. Lo más importante es no hacer estos vídeos, no los enviarlos, no permitir que nadie los tenga. Por otro lado, educación sobre que son las relaciones de pareja y como el control y la violencia no son parte de una relación de pareja sana. Si lo vives así..., no te quedes.

¿Sucede lo mismo con las conversaciones de whatsapp de contenido íntimo, el "sexting"?

En efecto, sucede lo mismo, ya sea con tu pareja o con un conocido o recién conocido... No lo hagas, ten cuidado. En el momento que envías  una foto comprometida pierdes el control sobre ella.

Hablamos de conductas entre las parejas adolescentes pero, ¿es habitual el control también a través de las nuevas tecnologías entre las parejas adultas?

Sí, también ocurre. Pero el uso de las Tecnologías de la Información y de la Comunicación (TIC) por parte de los adultos no es tanta como la de los adolescentes. Los adolescentes viven a través de los medios sociales, tienen totalmente integradas redes sociales y mensajería en su forma de vida, por lo que también es más frecuente la conducta violenta.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Nahikari Sánchez, criminóloga pamplonesa: "Ahora la prueba de amor hacia tu pareja no es el sexo, es darle las claves de tu móvil"