• domingo, 25 de septiembre de 2022
  • Actualizado 21:01
 
 

SOCIEDAD

Multitudinaria concentración del colectivo gitano por mal trato en un comercio de Pamplona

El encargado de la seguridad del local las siguió en todo momento y llamó a la Policía Municipal. Los agentes las identificaron.

La Federación de Asociaciones Gitanas de Navarra Gaz Kalo y Sos Racismo Navarra participan en una concentración para denunciar un incidente de antigitanismo que vivió una familia en la Perfumería Primor+ en Pamplona. IÑIGO ALZUGARAY
La Federación de Asociaciones Gitanas de Navarra Gaz Kalo y Sos Racismo Navarra participan en una concentración para denunciar un incidente de antigitanismo que vivió una familia en la Perfumería Primor+ en Pamplona. IÑIGO ALZUGARAY

Miembros de la Federación de Asociaciones Gitanas de Navarra Gaz Kalo y de SOS Racismo Navarra se han concentrado este jueves en Pamplona en protesta por un "incidente de antigitanismo" producido en un comercio de la capital navarra el pasado 17 de agosto, y por la posterior actuación de agentes de Policía Municipal.

Bajo consignas como 'El pueblo gitano existe y resiste', y 'No al racismo', los manifestantes han portado carteles con mensajes como 'Racismo es control racista'; 'Racismo es que me vigilen en las tiendas, en los bares, en la calle'; 'Racismo son las paradas por perfil racial'; 'Racismo es intolerancia' o 'Stop Antigitanismo', y han dado lectura a un comunicado, para a continuación entrar a solicitar una hoja de reclamación al establecimiento en cuestión.

"Hablamos de acoso por parte del encargado de la seguridad del comercio, un hecho que debió ser atendido por los agentes de la Policía Municipal que, lejos de ofrecer reparación, les identificaron y cachearon -a las personas afectadas- de manera degradante", han criticado.

Según han relatado, el día 17 de agosto las integrantes de una familia accedieron a la tienda para realizar unas compras, pero el encargado de seguridad empezó a seguirlas "a cada paso" que daban, "un feo gesto por su parte, ya que en la tienda había bastante gente".

"Si su trabajo es vigilar que no roben me parece genial, que haga su trabajo, pero no son las formas, porque había mucha gente y solo estaba centrado en nosotras", ha expuesto una de las afectadas.

Tras asegurar que se sintieron "acosadas y avergonzadas", ha señalado que, tras discutir con él porque no consideraban "normal lo que estaba haciendo", este se retiró e hicieron las compras. Sin embargo, ha criticado que "la cosa no terminó ahí, ya que, después de pagar y salir, ya en la calle, vinieron dos agentes de Policía Municipal", quienes habían acudido, según les expusieron, tras recibir una llamada del establecimiento.

"Nos identificamos, enseñamos lo que habíamos comprado, por supuesto con el ticket de pagado, pero aún así nos registraron, haciéndonos pasar la mayor vergüenza que se puede pasar, porque todo esto se realizó en la calle y había muchísima gente. Nos cachearon en un portal como si fuéramos delincuentes, nos trataron como ladronas sin serlo", ha manifestado.

Ante estos hechos, se ha interpuesto una queja ante el área de Seguridad Ciudadana, en la que se recoge que la identificación realizada por los agentes de Policía Municipal "es un acto ilegal por estar basada en criterios discriminatorios (su perfil étnico), ya que se realizó cuando ya habían salido del establecimiento, sin que se hubiese iniciado ninguna comprobación previa en el interior ni hubiese sonado la alarma del arco de seguridad".

Además, en la queja se considera que el cacheo "debió hacerse en el establecimiento o en un lugar apropiado con garantías de seguridad y no en la vía pública e interior de un portal de viviendas". Además, califican como "sumamente grave" que se le cacheara a una menor de edad sin el consentimiento de su tutor.

NO APARECE EN EL ATESTADO

Las personas afectadas presentaron denuncia de lo sucedido, acudiendo a dependencias de la Policía Municipal pero, según han criticado, "a pesar de hacer un relato completo de los hechos, en el atestado redactado por el personal encargado no se hace referencia a la intervención de los agentes de la Policía Municipal", lo cual "les obliga a presentarse de nuevo para ampliar el relato".

Además, consideran que "por parte de Policía Municipal no había intenciones ni voluntad de reparar el daño causado" a las afectadas, quienes "manifestaron que deseaban hablar con alguna persona encargada de la tienda para conocer los motivos que llevaron al establecimiento a pensar que ellas podían estar robando, pero los agentes lo impidieron".

Por todo lo anterior expuesto, han reclamado al área de Seguridad Ciudadana del Ayuntamiento de Pamplona que en la denuncia presentada por las personas afectadas "aparezca de manera íntegra lo manifestado por la denunciante, el relato de los hechos completo", así como información sobre la existencia de protocolos de actuación ante presuntos delitos y/o conflictos en comercios y cuáles son los criterios de actuación.

También reclaman conocer qué planes de intervención o colaboración con otros departamentos o áreas del Ayuntamiento de Pamplona y el Gobierno de Navarra tienen establecidos, orientados a prevenir la discriminación en los diferentes ámbitos en los que trabaja su área, así como abrir una investigación sobre la actuación de los agentes de Policía Municipal.

Igualmente, solicitan el cese de las identificaciones policiales "basadas en criterios racistas", además de la reparación de la actuación por parte de los agentes de Policía Municipal: petición de disculpas a las personas afectadas y adopción de medidas o protocolos orientados a detectar, prevenir y reparar situaciones de discriminación, desde el reconocimiento y cuidado de las personas afectadas.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Multitudinaria concentración del colectivo gitano por mal trato en un comercio de Pamplona