PREMIUM  SOCIEDAD

Ocho mujeres de Caparroso devuelven al pueblo parte de su historia pintando un edificio que fue derribado

"Los mayores de la localidad se sientan a observarlo y nos cuentan historias que sucedían allí cuando la casa estaba en pie", cuenta Mariluz Lapuerta, una de las pintoras.

Leire Olkotz, Rosa Montesinos, Mari Luz Lapuerta, Marisol Corro, Mari Ángeles Resano, Marina Soria, Laura Morente, Krys y Letizia Enculesei, varias de las vecinas que han pintado el mural de Caparroso. CEDIDA
Leire Olkotz, Rosa Montesinos, Mari Luz Lapuerta, Marisol Corro, Mari Ángeles Resano, Marina Soria, Laura Morente, Krys y Letizia Enculesei, varias de las vecinas que han pintado el mural de Caparroso. CEDIDA  

Decía Joseph Joubert que “la historia debe ser sobre todo la pintura de un tiempo, el retrato de una época. Cuando ésta se limita a ser el retrato de un hombre o la pintura de una vida, sólo a medias es Historia", una frase que se han tomado muy a pecho un grupo de ocho mujeres de Caparroso, pertenecientes a la Asociación de Mujeres La Calleja.

Este grupo de mujeres han devuelto a la localidad navarra uno de sus lugares más históricos, la desaparecida Casa de Camineros o Casa del puente, situada al lado de un histórico puente que la riada destruyó. 

La profesora Leire Olkotz y sus alumnas Rosa Montesinos, María Ángeles Resano, Marisol Corro, Laura Morente, Marina Soria, Virginia Garde, Krys Aicua, Letizia Enculesei, Isabel y Mariluz Lapuerta, han sido las encargadas de dar color a esta fachada.

Imagen de las ocho mujeres pintando el mural de la casa de Caminantes de la localidad de Caparroso. CEDIDA

Estas mujeres han trabajado desde el 15 de julio pintando durante todas las tardes el mural, desde las 18.00 hasta las 21.00 horas, parando solo durante la ola de calor. "Decidimos parar los días que hacía mucha calor porque una de las compañeras se desmayó debido a un golpe de calor". 

La casa, situada a la entrada de Caparroso, fue derrumbada en 1982 debido al mal estado en el que se encontraba y a su deterioro, algo que dejó un hueco en el corazón de los caparrosinos. "Si accedes a la localidad por el puente nuevo te recibe la imagen del Cristo si lo haces por el Puente Viejo antes te daba la bienvenida a la casa de los camineros y ahora vuelve a ser la imagen de esa casa la que nos recibe a la entrada del pueblo pero en nuestro mural", cuenta Mariluz Lapuerta.

"Somos un grupo de mujeres que durante el año vamos a un curso de pintura con una profesora de Tafalla, de normal pintamos cuadros pero a nuestra profesora se le ocurrió pintar un mural y pensó que la casa de camineros era un buen sitio para empezar. Pensamos que así podríamos devolverle al pueblo la imagen de un sitio emblemático", ha comentado.

RECUPERAR EL PASADO

"Todo el mundo se para a verlo, queríamos conseguir que la gente recordase y recuperar cosas desaparecidas del pueblo. Los mayores de la localidad se sientan a observarlo y nos cuentan historias que sucedían allí cuando la casa estaba en pie, a veces incluso nos corrigen porque hemos pintado el mural en blanco y negro y dicen que las ventanas eran verdes y las macetas rojas pero nosotros hemos preferido dejarlo así en blanco y negro", ha explicado.

"A día de hoy solo nos queda pintar el escudo del pueblo, que estaba situado en la parte superior de la fachada, por lo que esperamos que este sábado se puedan quitar los andamios e inaugurarlo. Tenemos muchas ganas de ver el resultado final sin que las escaleras y los andamios nos impidan la visión completa de la pintura", ha expresado. 

"La gente del pueblo también tiene muchas ganas, de hecho varios jóvenes ya nos han dicho que lo usarán de photocall para hacerse fotos y subirlas a las redes, porque es muy bonito", ha finalizado.

De momento, este grupo de mujeres quiere disfrutar de su obra y que la disfruten todos sus vecinos como una vuelta al pasado o a los orígenes de esta localidad ribera. "La verdad es que estamos súper contentas de cómo nos ha quedado y todos son alabanzas de la gente cuando pasa por allí ahora esperemos que no haga ninguna gamberrada y nos lo maquillen con graffities", ha continuado.

Imagen de las ocho mujeres pintando el mural de la casa de Caminantes de la localidad de Caparroso. CEDIDA

PROYECTOS A FUTURO EN CAPARROSO

Estas ocho mujeres se encuentran "muy ilusionadas" y "orgullosas" del trabajo realizado, razón por la cual no descartan seguir los próximos años pintando más fachadas emblemáticas del pueblo. 

"Hemos pensado que podríamos decorar fachadas como la Casa Matadero o la Plaza de la verdura, que era la plaza en la que antiguamente se encontraba el mercado, por lo que se nos había ocurrido que podríamos pintar puestos de mercadillo", ha comentado Lapuerta.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Ocho mujeres de Caparroso devuelven al pueblo parte de su historia pintando un edificio que fue derribado