PREMIUM  SOCIEDAD

Mover objetos sin tocarlos, el avance descubierto por un ingeniero informático de Pamplona en la UPNA

Se consigue gracias al primer rayo tractor sónico del mundo, en cuya construcción ha participado el pamplonés Asier Marzo Pérez.

Asier Marzo Perez, nuevo doctor en la UPNA.
Asier Marzo Perez, nuevo doctor en la UPNA.  

El uso de ultrasonidos permite atrapar y manipular pequeños objetos sin contacto físico, gracias al primer rayo tractor sónico del mundo, en cuya construcción ha trabajado el ingeniero informático Asier Marzo Pérez (Pamplona, 1986).

Los resultados de esta investigación, que forman parte de su tesis doctoral leída en la Universidad Pública de Navarra (UPNA), podrán utilizarse en un futuro en la interacción con computadoras y, sobre todo, en medicina para, por ejemplo, manipular, desde el exterior del cuerpo humano, coágulos de sangre, piedras en el riñón, instrumental quirúrgico o cápsulas con medicamentos.

El rayo tractor es “un haz acústico que genera un campo de fuerza capaz de atrapar y levantar objetos desde la distancia y sin contacto y, además, las partículas se pueden atraer hacia la fuente de emisión”, según lo define Asier Marzo.

Este concepto, que ha sido utilizado por los escritores de ciencia ficción y en películas como las sagas de “Star Trek” o “La guerra de las galaxias”, no ha dejado de fascinar a científicos e ingenieros. Asier Marzo ha liderado la investigación, desarrollada en colaboración con las universidades británicas de Bristol y Sussex y la empresa Ultrahaptics, que ha permitido construir un rayo tractor funcional que ha utilizado, por primera vez, ondas sonoras de alta intensidad que pueden atrapar y mover objetos pequeños. Los resultados se han publicado en la revista “Nature Communications”.

No obstante, la utilidad con mayor potencialidad reside en la medicina, ya que “el sonido viaja a través del agua y del cuerpo humano”. “Por lo tanto, es posible manipular desde el exterior partículas que se encuentran dentro de nuestro cuerpo. Estas partículas podrían ser piedras en el riñón, pequeños instrumentos quirúrgicos, coágulos de sangre o cápsulas con medicamentos”, indica.

ALTAVOCES EN MINIATURA

Para manipular objetos en medio del aire, aparentemente desafiando la gravedad, Asier Marzo ha recurrido a 64 altavoces en miniatura, que emiten ondas de alta frecuencia y alta intensidad para generar un holograma acústico. El rayo tractor trabaja rodeando el objeto con sonido de alta intensidad. Esto crea un campo de fuerza que mantiene el objeto en su lugar. Controlando cuidadosamente la salida de los altavoces, es posible mover y rotar el objeto.

Los campos acústicos de fuerza generan formas tridimensionales de “pinzas, tornados o botellas que atrapan y manipulan las partículas”. “Estas trampas acústicas pueden ser emitidas incluso con los altavoces colocados sobre una superficie plana. En anteriores trabajos, era necesario rodear las partículas de altavoces, por lo que la manipulación no era tan versátil y cómoda. Después de este trabajo, es posible atrapar y manipular partículas con un solo haz de sonido o rayo tractor”, añade Asier Marzo, cuya tesis doctoral ha sido dirigida por Óscar Ardaiz Villanueva, profesor del Departamento de Ingeniería Matemática e Informática.

ENTRE “HARDWARE” Y “SOFTWARE”

La tesis doctoral ha consistido en la construcción de “hardware”, para controlar las ondas emitidas por decenas de pequeños altavoces, y en el desarrollo del “software”, para simular el campo acústico.

Entre otras aplicaciones de esta investigación, al margen de los usos médicos, está, por ejemplo, el uso de las partículas levitantes “para crear nuevos interfaces en la interacción hombre-máquina”. “Por ejemplo, el ‘display’ del futuro podría estar compuesto por cientos de partículas flotando en medio del aire, que actúan como píxeles físicos”, apunta Asier Marzo.

El propio Asier Marzo explica su investigación en el siguiente vídeo disponible en el canal de la UPNA en YouTube:https://youtu.be/Qlq5clzE9qQ

BREVE CURRÍCULUM

Asier Marzo Pérez se tituló en Ingeniería Técnica en Informática de Gestión (2007), con Premio Extraordinario Fin de Estudios, y en Ingeniería Informática (2009) en la Universidad Pública de Navarra, donde cursó el Máster de Tecnologías Informáticas (2011).

Como investigador, es autor de cinco artículos publicados en revistas científicas y de una veintena de ponencias en congresos internacionales. Y en su experiencia laboral, cabe señalar su labor como desarrollador de videojuegos y como ingeniero de “software”. En la actualidad, trabaja como investigador ayudante en la Universidad de Bristol (Reino Unido).


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Mover objetos sin tocarlos, el avance descubierto por un ingeniero informático de Pamplona en la UPNA