PREMIUM  SOCIEDAD

Cuando Pamplona se convirtió en la cuna de los Mini en España y Landaben 'arrancó' su tirón automovilístico

La fábrica de Automóviles de Turismo Hispano-Ingleses, en el Polígono de Landaben, fue la principal impulsora de los primeros vehículos 'Mini' en España. 

La explanada de AUTHI en Landaben, con los Mini que se fabricaban en los años 70 en Pamplona cubiertos por nieve. Foto: MINI ESPAÑA / Antonio Herrera Solís
La explanada de AUTHI en Landaben, con los Mini que se fabricaban en los años 70 en Pamplona cubiertos por nieve. Foto: MINI ESPAÑA / Antonio Herrera Solís  

Entre los años 1968 y 1975, la fábrica española de Automóviles de Turismo Hispano-Ingleses (AUTHI), en el polígono Landaben de Pamplona, impulsó dos modelos de 'Mini'.

Así lo ha recordado la conocida marca automovilística junto a unas históricas fotos que ilustran el origen de la actual factoría de Volkswagen en Landaben, y que comenzó como la cuna de los Mini en España.

AUTHI fue una compañía automovilística dedicada a la difusión de modelos pertenecientes a la marcas británicas Austin y Morris bajo licencia. Las instalaciones de la empresa quedaron oficialmente terminadas el 12 de noviembre de 1966. Más tarde, en 1975, la sede pasó a manos de la marca española SEAT, y desde 1994, del fabricante alemán Grupo Volkswagen.

Desde sus inicios, la corporación estableció su domicilio social en la localidad navarra de Arazuri, situada al oeste de Pamplona y a orillas del río Arga.

Sede automovilística en el Polígono de Landaben, al noroeste de la capital navarra. MINI ESPAÑA/ Antonio Herrera Solís

En ella, se ubica el Polígono de Landaben, con una superficie total de 1.200.000 metros cuadrados. En enero de 1967, tras el paso de varios meses desde su apertura, se comercializaron los primeros vehículos fabricados por AUTHI: 'ADO 16 Morris' y 'Austin 1100'.

PRIMER MINI, EN NAVARRA

Un año más tarde, en octubre de 1968, se puso a la venta el 'Mini 1275 C', que incorporaba asientos de piel y tablero de nogal, contando así con un acabado más elegante y exclusivo.

Los 'Mini 1000' salieron al mercado en abril de 1969 y contaban con dos versiones diferentes: 'Standard' y 'Especial'. Este último era considerad el más lujoso, e incluso el mejor Mini fabricado por AUTHI a lo lo largo de su historia. 

El montaje de estos primeros Mini se llevaba a cabo en la fábrica navarra y se basaba en colecciones de chapa procedentes de Inglaterra y en otros suministros originarios de una planta instalada en el municipio cántabro de Los Corrales de Buelna. En ella, se fabricaban motores, transmisiones y cajas de cambio,

Además, AUTHI también se servía de otras empresas pertenecientes a su grupo, constituido por Crilastic, Ketalauto y Tecniauto, en Barcelona. Estas aportaban pequeñas piezas, también necesarias para el proceso de producción.

Otras plantas menores, por su parte, eran los talleres Miguel de Prado en Valladolid y Ogerma en Madrid, dedicados al revestimiento y la disposición de las butacas en los vehículos.

A pesar de su novedosa calidad, los niveles de venta de estos modelos no alcanzaron las expectativas de éxito con las que contaban sus principales promotores. Todo se debió al elevado coste de los vehículos, considerados excesivamente lujosos, que quedaba fuera del alcance de los bolsillos de los españoles en aquella época.

ADIÓS AL LUJO

Con la introducción del 'Mini 850', se eliminó la sensación de lujo y excesivo coste que hasta entonces caracterizaba a la marca española. También en 1971 se introdujo en el mercado el 'Mini 1275 GT', que sustituyó al 1275 C (1968). El cambio se basaba en la eliminación de los asientos de piel, tablero de nogal y faros halógenos; así como una disminución del precio, que lo situó en un nivel muy competitivo.

Lanzamiento del modelo 'Mini 850'. MINI ESPAÑA/ Antonio Herrera Solís

En 1973 se amplió el capital de la empresa a 2.400 millones de pesetas, el fabricante automovilístico British Leyland (BL) compró prácticamente toda la participación española. Fue entonces cuando el diplomático español Manuel Díez Alegría, natural del concejo asturiano de Llanes, se puso al frente de la corporación.

A finales del mismo año, la marca BL- AUTHI experimentaba un fuerte declive. A pesar de ello, lanzó el 'Mini Cooper 1300': una versión mucho más cuidada que su antecesor, el 'Mini 1275 GT'.   

El Cooper destacó por su complejidad y alto confort. No obstante, a pesar de la alta calidad que caracterizaba a todo el conjunto de su equipamiento, su rendimiento aún dejaba bastante que desear: apenas superaba los 60 caballos de vapor (CV). 

La producción de este modelo no fue suficiente para mantener la rentabilidad de la fábrica y, junto a la crisis del petróleo que azotó la década de los 70, la empresa decidió cerrar sus puertas en el año 1976. 


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Cuando Pamplona se convirtió en la cuna de los Mini en España y Landaben 'arrancó' su tirón automovilístico