• martes, 27 de julio de 2021
  • Actualizado 21:57

 

 
 

SOCIEDAD

El ministro que prohíbe público en El Sadar acude a un concierto en Pamplona con 1.200 personas en un pabellón

Rodríguez Uribes disfrutó del concierto de Pablo López en el Navarra Arena, justo a unos metros de donde Osasuna tuvo que jugar su partido sin público horas después. 

Partido entre Osasuna y Levante correspondiente a la jornada número 3 jugado en el estadio de El Sadar de Pamplona. MIGUEL OSÉS
El ministro Rodríguez Uribes, a la izquierda durante el concierto de Pablo López en el Navarra Arena. A la derecha, el estadio de El Sadar vacío antes del partido de Osasuna. MIGUEL OSÉS

El ministro de Cultura y Deporte que prohíbe ahora mismo que haya público en los estadios de fútbol al aire libre acudió este sábado en Pamplona a un concierto con 1.200 personas en un pabellón cerrado. 

José Manuel Rodríguez Uribes (PSOE) visitó Pamplona este fin de semana y transitó por la feria del libro del paseo de Sarasate antes de participar en el concierto que el cantante Pablo López ofreció en el pabellón Navarra Arena. El evento se celebró con las medidas de seguridad adaptadas a la situación actual del coronavirus en Navarra, una de las comunidades más golpeadas con la pandemia y cuya capital, Pamplona, ha estado en el ojo del huracán por sus malos datos que le mantienen al borde del confinamiento obligado. 

El pabellón Navarra Arena ha celebrado ya en las últimas semanas varios eventos musicales con nuevas medidas de seguridad, con un estricto protocolo que permite un buen número de personas. En la pista hay mesas altas para que un grupo reducido de personas disfruten del concierto sin contacto con otros espectadores, al igual que ocurre en las gradas, donde se respetan las medidas de seguridad. Además, salvo en el momento de consumir alguna bebida, la mascarilla es obligatoria.

Unas medidas que el ministro consideró más que aceptables para acudir al evento y promocionarlo en sus redes sociales y en las de ministerio, pero que no admite ni permite para los campos de fútbol de Primera y Segunda División, donde además el espectáculo tiene lugar al aire libre. 

El pabellón Navarra Arena se encuentra físicamente puerta con puerta con el estadio de El Sadar, donde con sólo unas horas de diferencia Osasuna tuvo que disputar un partido de fútbol ante el Celta de Vigo a puerta cerrada, sin que el CSD, organismo del propio ministerio de Uribes, permita el acceso de público. 

Irene Lozano, la máxima responsable del Consejo Superior de Deportes, descartó hace unos días que el público pueda volver a los estadios durante el año 2020, sin poder asegurar que esta situación cambie en 2021. 

El ministro de Cultura y Deporte, Rodríguez Uribes, en el pabellón Navarra Arena este sábado. MIGUEL OSÉS

De esta manera, nos encontramos ante una situación absolutamente incongruente: un ministro que acude a un evento con cientos de personas en un pabellón cerrado pero que prohíbe que un número similar de espectadores vaya a otro espectáculo similar y al aire libre con las mismas medidas de seguridad. 

La situación actual ha generado ya el descontento en muchos clubes de fútbol, que se han visto abocados a cancelar sus campañas de captación o renovación de socios debido a que no pueden garantizar que el público entre a los estadios. En el caso de Osasuna, el club rojillo ha renovado el carné de socios con el pago de una cuota de 80 euros por persona hasta que se pueda conocer si es posible acceder a los estadios. 

De hecho, el conjunto rojillo quiere invitar el último fin de semana a un número reducido de socios al estadio para conmemorar el centenario del club, que se cumple este mes de octubre, pero por el momento la respuesta de las autoridades que acuden a disfrutar de conciertos es contundente: prohibido público en los estadios al aire libre y con medidas de seguridad. 

Esta situación que vive el fútbol profesional es todavía más ridícula si se compara con otros deportes, donde el acceso de espectadores a las gradas y en pabellones está permitido por las autoridades. Por ejemplo, en Navarra se puede acudir a los frontones a los partidos de pelota y a disfrutar de los partidos de balonmano del Helvetia Anaitasuna. 

También podrá acceder público a los partidos de fútbol de categorías inferiores, como es el caso de Segunda División B o de Tercera. Por ejemplo, en el caso de Osasuna, sus seguidores podrían ir a ver un partido del Promesas, pero no a un partido del primer equipo. En este caso, la responsabilidad corresponde a las Comunidades Autónomas. En Navarra, las restricciones afectan al aforo, pero no hay ningún evento con prohibiciones totales como ocurre en el caso del fútbol. 

Fuera de España, son cientos las competiciones que se celebran con público, con control de aforos y medidas de seguridad. La Supercopa de Europa organizada por la UEFA contó con espectadores en el partido que enfrentó al Bayern de Munich y Sevilla, que terminó con la victoria de los alemanes con un gol del navarro Javi Martínez. 

También estas semanas se puede ver público en el Roland Garros de París, por no hablar de las muchedumbres que se agolpan en las carreras ciclistas para aplaudir a los deportistas, como se ha visto en el Tour de Francia o en el Giro de Italia


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
El ministro que prohíbe público en El Sadar acude a un concierto en Pamplona con 1.200 personas en un pabellón