CULTURA

'Mil pedazos': el refugio que una joven navarra encontró en la escritura y ahora ve la luz en un poemario

Todavía en la universidad, se ha autopublicado un conjunto de poemas, microrrelatos y reflexiones.

Eva Zúñiga con su recopilatorio de poemas y relatos. UNIVERSIDAD DE NAVARRA
Eva Zúñiga con su recopilatorio de poemas y relatos. UNIVERSIDAD DE NAVARRA

A los 12 años comencé a poner palabras a la situación de acoso escolar que estaba viviendo en el colegio, en ese momento no sabía qué estaba pasando, ni por qué”. Eva Zúñiga, natural de Pamplona, encontró refugio en la escritura una vía de escape y un método para entender lo que estaba viviendo. A partir de ese momento, sus textos han ido creciendo a la par que ella ha ido madurando.

Fruto de ellos, la alumna de la Facultad de Educación y Psicología de la Universidad de Navarra ha autopublicado Mil pedazos, un conjunto de poemas, microrrelatos, y reflexiones.

Estructurados en cuatro capítulos, la autora reflexiona sobre la poca consciencia que a menudo se tiene “de que la vida va pasando, sin darnos cuenta de ello”; sobre “momentos complicados, como puede ser el duelo ante la pérdida de un ser querido, o una ruptura de una relación amorosa o de amistad”; y acerca del “periodo de curación de esas situaciones desagradables”, señala.

 La obra está repleta de guiños, tanto a personas cercanas a la autora (a los que dedica el último capítulo, “Cuerdas”), como a “Evilovers”, apodo de la comunidad que esta alumna ha creado en sus redes sociales. “Evilovers” surgió a raíz de que mis compañeros de la universidad se enteraron de que escribía relatos, y como fans, comenzaron a decirme que ellos eran mis “Evilovers”, explica.

Asimismo, algunos textos van acompañados de un código QR a través del cual pueden visualizar los vídeos, desde la cuenta de la autora en Youtube, en los que Eva narra esas poesías y relatos. Además, con el objetivo de “hacer más accesible sus relatos”, la autora también ha creado un audiolibro, con los mismos textos, que el lector puede encontrar al final de la obra.

“La idea del libro surgió hace tiempo. Lo tenía casi listo hace dos años, cuando estaba en 3º de carrera, pero hasta el año pasado no comencé a moverlo por editoriales. Llegué a firmar un contrato con una, pero a raíz de la pandemia se paralizó y cancelamos el contrato”, explica. A partir de ese momento, la alumna, junto con sus hermanos Esther y Pablo, que le ayudaron con las infografías y los vídeos;  autoeditó y autopublicó la obra.

MÁS QUE UN HOBBY

Más allá de escribir como una manera de plasmar sus experiencias, Eva afirma que muchas personas, a través de su cuenta de Instagram, le han confiado experiencias muy personales. “Me di cuenta que mis relatos ayudaban a otras personas. La gente me decía que se sentía identificada con ellos”, afirma.

La navarra, que cuenta con alrededor de 1300 seguidores en esta red social, ha organizado diversas iniciativas en las que elabora textos personalizados para sus seguidores. Es lo que denomina “Proyecto comparte contigo”, en el que afirma que su objetivo es ayudar a contar a través de sus textos las situaciones de las personas que contactan con ellas, para que después, si ellos quieren, puedan compartir sus historias”.

Además de escribir, Eva reconoce que le encanta recitar. Por ello, ha formado parte de un de un colectivo de literatura independiente a nivel internacional, cuya sede principal se encontraba en Colombia, pero que contaba con una subsede en Madrid.

Este colectivo se encargaba de organizar recitales de poesía, en los que la alumna ha participado, de forma presencial, en la capital, y de manera online una vez comenzó la pandemia. Asimismo, también colabora con Arrebol poesía, un grupo navarro que organiza recitales en varios lugares de Pamplona. “Me gusta recitar porque te permite conectar más con la gente”, afirma. 


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
'Mil pedazos': el refugio que una joven navarra encontró en la escritura y ahora ve la luz en un poemario