PREMIUM  SOCIEDAD

La solución a un molesto problema: un navarro crea una mesa que repele los insectos

Después de dos años de investigación y decenas de prototipos, se lanzará al mercado en la próxima primavera.

Óscar Mancebo y Jesús Sánchez, con la mesa antinsectos que han creado. CEDIDA
Óscar Mancebo y Jesús Sánchez, con la mesa antinsectos que han creado. CEDIDA  

En esta vida, la mayor tontería es la que no se dice. Esta sentencia que ilustra la sabiduría popular también es la base sobre la que se sustenta la creación de grandes inventos por parte de personas que se cuestionan el modo en el que funcionan las cosas. De una simple reunión de amigos, de una comida al aire libre, puede surgir una oportunidad de negocio, si los ojos están abiertos y la mente sabe encontrar la relación entre necesidad y solución.

Jesús Sánchez Botella, estellés de 54 años y director comercial de una empresa de muebles de jardín, se encontraba hace dos años comiendo junto a Óscar Mancebo Galiot, burgalés de 42 años e ingeniero jefe de la misma compañía, cuando notaron el incordio tan molesto que les suponían las moscas y otros insectos mientras trataban de disfrutar de su comida.

De ese problema, enseguida comenzaron a buscar una posible solución para que los insectos no se les acercaran. Y se inició el proceso de investigación: probaron con líquidos, con ráfagas de luces, con ultrasonidos..., con todo tipo de alternativas, hasta que dieron con un producto repelente de insectos que actualmente se usa en el embalaje para la alimentación.

Dicho así, el proyecto parece sencillo, pero detrás hay dos años de duro trabajo, de mil y una pruebas, de cerca de una treintena de prototipos hasta dar con la formulación necesaria para que el material del que está fabricado el producto cumpliera el anhelo de espantar a los insectos, sin perder las características formales que debe tener una mesa así, como su consistencia y su durabilidad.

La técnica hallada para mezclar ese repelente suministrado por una empresa española -de las cuatro que hay en el mundo- con los materiales para la fabricación de la mesa es el corazón del proyecto, la esencia más importante de este invento. Así lo explica Sánchez: "Se trata de una mezcla de tecnopolímero con fibra de vidrio, que da como resultado una mesa de resina. Gracias a tantas pruebas que hemos hechos, hemos hallado una técnica de inyección con la materia prima para crear la mezcla necesaria".

Por si se lo está preguntando, no es un método que se pueda copiar a la ligera. "No es algo que pueda coger mañana otra empresa y copiarlo, ya que hasta que dé con la tecnología que nosotros estamos aplicando, imagino que le costará bastante tiempo", apunta.

A nivel europeo, al menos, no hay nada parecido en el mercado. Por lo que este estellés y su compañero se encuentran ilusionados ante el lanzamiento comercial de la mesa, que tendrá lugar a nivel nacional durante la próxima primavera.

EN TODOS LOS ESCENARIOS POSIBLES

Detrás quedará el esfuerzo invertido y la colaboración de una catedrática de la Universidad del País Vasco, experta en biología animal celular y que, cuando conoció el proyecto, se interesó de inmediato por ayudar a estos dos emprendedores. "Ella es la que ha realizado todas las pruebas hasta que llegamos al objetivo, una mesa que repeliera los insectos. Fueron seis prototipos los que se analizaron en el laboratorio, con diferentes escenarios y ambientes atmosféricos, hasta que nos llegó un informe suyo en el que nos comunicaba un rotundo éxito: tenía un 99% de efectividad".

Con esas cifras, la mesa consigue repeler moscas, abejas, avispas, mosquitos, los insectos más comunes y también los más molestos, según relata Sánchez, orgulloso de haber triunfado "después de largos meses en los que cada vez nos ilusionábamos más y más con el proyecto, pues era muy curioso ver cómo los insectos ignoraban los cebos que poníamos en la nueva mesa y acudían en su lugar a la otra mesa, una normal, en la que habíamos colocado los mismos cebos".

Como no podía ser de otra manera, el producto final cumple con todas las normativas vigentes, ya que se ha verificado que el material con el que está fabricado es completamente inocuo tanto para los seres humanos como para el resto de animales. De hecho, cumple la normativa Reach, un reglamento europeo adaptado para proteger la salud humana y el medio ambiente.

La mesa saldrá al mercado la próxima primavera a un precio aproximado de 115 euros, cuando una mesa similar, pero sin el repelente de insectos, puede costar unos 100 euros. Una diferencia que, según Sánchez, no es demasiado significativa. Sobre todo, por el beneficio que aporta al consumidor. Ese incremento sufraga el 15% más de gastos que cuesta producir la mezcla.

MILES DE EUROS DE INVERSIÓN

La empresa para la que trabajan Sánchez y su compañero Mancebo, una pequeña compañía de unos 30 empleados, se interesó enseguida por el proyecto y respaldó toda la investigación, en la que ya se han invertido 16.000 euros. Ahora, se encuentra preparada para lanzarse a producir en cadena las nuevas mesas.

El objetivo es comercializar 5.000 unidades a través de locales de gran distribución, como Alcampo, Carrefour o Leroy Merlin, aunque todavía se está negociando con varias firmas. También se enfocará a los canales ferreteros y de bricolaje.

Cuando llegue el momento, en primavera, se lanzará una campaña de publicidad en revistas especializadas y enviarán también newsletters. Y asimismo, habrá mucha promoción en el punto de venta, para que el consumidor final esté muy informado.

"Yo creo que triunfará, porque la diferencia de precio entre nuestra mesa y una normal va a ser muy pequeña, mientras que lo que van a conseguir los que la adquieran merece mucho la pena, porque se quitarán de encima una molestia que incordia bastante", concluye Sánchez.

Quién sabe si una tarde de verano, sentados en esta nueva mesa, sin tener que combatir la presencia eterna de los insectos, otras personas podrán reparar en otra necesidad e inventar otro producto que mejore nuestras vidas.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
La solución a un molesto problema: un navarro crea una mesa que repele los insectos