PREMIUM  SALUD

El decálogo para tener la mejor salud bucodental: la compañía navarra Cinfa da los consejos definitivos

El médico Eduardo González advierte que "los problemas dentales pueden provocar una gran variedad de problemas de salud".

Un dentista atiende a una paciente en una consulta. ARCHIVO
Un dentista atiende a una paciente en una consulta. ARCHIVO  

En vísperas del Día Mundial de la Salud Oral, que se celebra este martes, el médico Eduardo González Zorzano, experto del Departamento Científico de la compañía navarra Cinfa, recuerda que “la boca es una de las principales vías de contacto de nuestro organismo con el exterior y, por tanto, una de sus partes más vulnerables: es más sensible a los cambios de temperatura, a sustancias como el café y el tabaco y a la acción de los virus y las bacterias”.

Si la placa y el sarro se acumulan en el interior de la boca, la salud bucal comienza a deteriorarse. El problema más común son las caries dentales, que suponen la destrucción definitiva de los tejidos duros del diente. “Aparecen cuando las bacterias presentes en la placa metabolizan los azúcares de los alimentos y producen ácidos capaces de disolver el esmalte”, explica González.

La gingivitis, otra de las patologías de la boca más comunes, tiene lugar cuando las bacterias que forman la placa liberan toxinas que irritan y lesionan los tejidos gingivales. En consecuencia, las encías se inflaman y sangran con facilidad. Si no se trata, puede derivar en periodontitis y afectar a los ligamentos y huesos que soportan los dientes, lo cual, en los casos más graves, puede llegar a provocar la pérdida de piezas dentales.

“Los problemas dentales pueden llegar a provocar una gran variedad de problemas de salud. Por ejemplo, la periodontitis y las infecciones bucales se asocian a un aumento de partos prematuros y de  enfermedades cardíacas. Por este motivo, es básico seguir un estilo de vida sano y, sobre todo, llevar a cabo todos los días una correcta higiene bucal”, recuerda González.

EL DECÁLOGO

- No abuses del azúcar y los carbohidratos refinados. Reducirás las posibilidades de padecer caries o problemas en las encías si reduces en tu dieta el aporte de hidratos de carbono y evitas los dulces y bebidas azucaradas. Si los ingieres, recuerda cepillarte los dientes posteriormente.

- Limita los picoteos entre comidas. Sobre todo, si no cuentas con la opción de lavarte los dientes después, ya que la placa bacteriana comienza a formarse tan solo veinte minutos después de comer. Evita también los alimentos antes de dormir si ya te has lavado los dientes.

- Cepíllate los dientes cuidadosamente. Lo ideal es hacerlo después de cada comida, pero, si no existe otra opción, al menos debes cepillarte los dientes por la mañana y antes de irte a dormir. La operación debe durar entre dos y tres minutos y realizarse con una suave presión y pequeños movimientos circulares hacia delante y hacia atrás.

- Renueva tu cepillo cada tres meses. O cuando las cerdas comiencen a verse gastadas. Es preferible que estas sean suaves para evitar que dañen el esmalte dental y que la cabeza del cepillo sea redondeada. 

- Usa dentífricos de baja abrasividad con flúor. Es conveniente optar por pastas de dientes que contengan flúor en su fórmula, pues esta sustancia previene las caries. Así mismo, existen en el mercado fórmulas con agua termal, que contribuye a reequilibrar el ecosistema bucal y aporta las sales minerales y los oligoelementos necesarios para una buena mineralización de los dientes. Otra opción adicional al cepillado son los enjuagues bucales de uso diario.

- Aprende a usar hilo dental, cepillos y sprays interdentales. El hilo dental se introduce entre los dientes con movimientos suaves de vaivén y sin tocar las encías, para eliminar los restos de alimentos ocultos en los espacios interdentales. Otra posibilidad es usar un cepillo interdental, que llega a donde los normales no lo hacen, o sprays interdentales que, además de limpiar profundamente, reducen la irritación de las encías.

- No olvides cuidar tus encías. Sobre todo, si las tienes muy sensibles, recurre a un dentífrico especial y cepillos de cerdas blandas. Cepíllate con suavidad con movimientos horizontales, pero no inmediatamente después de comer, ya que hay una mayor secreción de ácidos.

- No fumes. El tabaco disminuye la secreción de saliva, favoreciendo la aparición de bacterias y desequilibrando el ecosistema oral. De este modo, aumenta el riesgo de padecer caries o enfermedades de las encías como la periodontitis, además de producir halitosis.

- Acude a tu odontólogo regularmente. Debido a que ni siquiera un cepillado profundo consigue eliminar por completo la placa dental, las limpiezas bucales están recomendadas cada seis o doce meses. Igualmente, debes realizar una revisión de tus dientes al menos una vez al año.

- Inculca a tus hijos una buena higiene dental. Conciénciales de la importancia de no comer dulces entre horas y de cepillarse los dientes después de cada comida. Explícales cómo deben hacerlo y controla cómo se cepillan hasta que desarrollen una rutina adecuada.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
El decálogo para tener la mejor salud bucodental: la compañía navarra Cinfa da los consejos definitivos