SOCIEDAD

Reflexionan en Pamplona sobre la mediación judicial, "una buena fórmula que no termina de despegar en la UE"

Se trata de "un medio que es tremendamente efectivo, pero que no utiliza nadie", ha señalado en la jornada el experto en mediación Luis Fernando Rodríguez, profesor de la UNED.

Un juez sostiene el martillo o maza que usa durante un juicio. ARCHIVO
Un juez sostiene el martillo o maza que usa durante un juicio. ARCHIVO  

La mediación es una excelente forma de resolver litigios que persigue la conformidad de las partes sin pasar por un largo y costoso proceso judicial, pero su aplicación, pese a la directiva aprobada en 2008 y su incorporación en todos los estados miembros, no termina de despegar en la Unión Europea.

Así, según se ha puesto de relieve en la jornada "Mediación, punto de encuentro" celebrada en el Palacio de Justicia de Pamplona, pese a los esfuerzos para la extensión de esta fórmula, la misma solo se aplica en el 1 % de los litigios tramitados en Europa.

Se trata de "un medio que es tremendamente efectivo, pero que no utiliza nadie", ha señalado en la jornada el experto en mediación Luis Fernando Rodríguez, profesor de la UNED.

Rodríguez ha desgranado las bondades de la mediación, un sistema que garantiza la confidencialidad del proceso, que paraliza los plazos procesales mientras dura el arbitraje y que, de llegarse a un acuerdo, el mismo es ejecutivo en todos los países de la UE.

La directiva europea que trató de impulsar este sistema, de 2008, se refería a la mediación para la resolución de litigios transfronterizos, pero todos los estados, salvo tres, la incorporaron a su ordenamiento para aplicarla también en su ámbito interno.

Entre las ventajas de esta normativa, que dio de plazo a los estados para implementarla hasta mayo de 2011, están asimismo las medidas para garantizar la calidad de la mediación y la formación continua de los mediadores.

Sin embargo, ha destacado Rodríguez, el estudio encargado a expertos en esta materia por el Parlamento Europeo en 2013 reveló que la mediación solo llegaba al 1 % de los litigios en Europa y, en otro estudio encargado hace 14 meses, el resultado fue idéntico: otro 1 %. Sin embargo, ha subrayado el ponente, de ese 1 % de mediaciones, el 70 % terminaron con éxito, lo que pone en evidencia la efectividad de este sistema.

Al ser preguntados por las medidas legislativas que serían necesarias para aumentar ese porcentaje, los expertos respondieron de forma unánime que se debería hacer obligatoria la mediación, una opción, ha opinado Rodríguez, que sería posible en Europa.

En ese sentido, ha comentado que hay diferentes modelos de mediación, como la que es totalmente voluntaria, que es el sistema aplicado en España, la que es voluntaria pero con incentivos y sanciones, la que obliga a una primera sesión entre las partes y la que establece la obligatoriedad del arbitraje.

Respecto a los incentivos, en trece estados de la UE se establecen reducciones de las tasas si hay mediación y en países como Alemania o Eslovenia, la mediación intrajudicial es totalmente gratuita.

También hay países que aplican sanciones, como Irlanda, que impone una multa a quien se niega a la mediación, o Eslovenia, que obliga a pagar las costas, aunque después se gane el juicio.

Rodríguez ha apostado por el modelo "exitoso" de Italia, un país en el que se producen entre 150.000 y 200.000 mediaciones anuales, frente a las 2.000 de España.

Italia introdujo en 2011 la mediación judicial para determinados casos y, así, según datos referidos al primer semestre de 2018, en ese periodo se registraron 80.000 mediaciones concluidas, un 44,3 % de ellas con éxito. Además, en ámbitos como el inmobiliario la litigiosidad ha caído un 49 % y, en el de las herencias, un 33 %.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Reflexionan en Pamplona sobre la mediación judicial, "una buena fórmula que no termina de despegar en la UE"