SOCIEDAD

La mayor parte de las intoxicaciones alimenticias se dan en el ámbito doméstico

En 2015 se realizaron 4.117 inspecciones a empresas y establecimientos, 2.019 análisis de muestras de alimentos y el control de 55,17 millones de animales sacrificados.

Carne incautada por la Policía Municipal en Pamplona al encontrarse en mal estado. PM
Carne incautada por la Policía Municipal en Pamplona al encontrarse en mal estado. PM  

Un total de 4.117 inspecciones a empresas y establecimientos, 2.019 análisis de muestras de alimentos y el control de 55,17 millones de animales sacrificados en los mataderos son algunas de las cifras arrojadas el pasado año por los controles de seguridad realizados en toda la cadena alimentaria, desde el productor a la mesa, por el Gobierno foral, a través del Instituto de Salud Pública y Laboral de Navarra y de la Dirección General de Desarrollo Rural, Agricultura y Ganadería.

Esta vigilancia tiene por objetivo "verificar la seguridad microbiológica y química de los alimentos para controlar sus riesgos asociados, especialmente los brotes epidémicos de toxiinfecciones alimentarias", según ha informado el Gobierno de Navarra en comunicado de prensa.

No obstante, también es necesario que los consumidores adopten comportamientos saludables en la elección de los alimentos y durante la preparación y la conservación de las comidas, con el fin de mejorar su situación nutricional y garantizar la seguridad de los productos que van a ingerir.

Cabe destacar que, actualmente, la mayor parte de los brotes de toxiinfecciones alimentarias registradas son de tipo doméstico y en menos ocasiones se detectan por alimentos consumidos en locales de restauración colectiva, tendiendo a disminuir este tipo de episodios y el número de personas afectadas.

La Dirección General de Desarrollo Rural, Agricultura y Ganadería asume el control de la producción primaria y de la calidad diferenciada de los alimentos, mientras que el Instituto de Salud Pública y Laboral de Navarra realiza los controles de las etapas posteriores hasta el consumidor o consumidora final. Los ayuntamientos de Pamplona y de Tudela asumen estas últimas funciones en los establecimientos alimentarios de sus términos municipales.

INSPECCIONES Y ANÁLISIS EN EMPRESAS ALIMENTARIAS

Según datos del Gobierno foral, a finales de 2015 existían en Navarra un total de 2.029 industrias y establecimientos alimentarios y 8.473 comercios minoristas de alimentación, incluyendo establecimientos de restauración o comedores colectivos.

Para controlar estos locales, el personal del Instituto de Salud Pública y Laboral de Navarra realizó un total de 4.117 visitas de inspección. La frecuencia de estos exámenes se determina aplicando criterios de evaluación del riesgo de cada establecimiento, según el tipo de alimentos que se manipulan, las actividades y procesado que realizan, y el historial previo de la empresa en relación con sus sistemas de autocontrol.

Otra actividad de control importante es la obtención de muestras para verificar la seguridad microbiológica (algunas bacterias) y química de los alimentos (plaguicidas y otras sustancias). De este modo, se han realizado un total de 851 análisis sobre productos alimenticios. Principalmente se obtienen muestras de comidas preparadas, carne y productos cárnicos, leche y lácteos, huevos y ovoproductos, y productos de la pesca.

Además, se efectuaron otras actuaciones no programadas como 103 visitas durante la tramitación de la autorización sanitaria de funcionamiento o las 87 inspecciones realizadas por alertas alimentarias relacionadas con establecimientos o productos con riesgo para la salud, por denuncias de particulares o por comunicaciones de otras administraciones.

En las inspecciones se comprueba el cumplimiento de los requisitos de seguridad alimentaria establecidos en las normativas europeas y nacionales. Derivadas de estos controles y dependiendo del grado de cumplimiento de la legislación sanitaria, pueden resultar otras actuaciones de carácter correctivo. Así, durante el año 2015 se propuso la incoación de 81 expedientes sancionadores y 30 apercibimientos para la adopción de medidas correctoras en empresas con incidencias.

A través de la Red de alertas europeas, en el mismo año, se recibieron y analizaron un total de 197 alertas alimentarias, realizándose actuaciones en 21 de ellas porque afectaban a Navarra, y 54 comunicaciones por presencia de residuos de medicamentos en animales de diferentes ganaderías, en este caso, ninguna de ellas en la Comunidad Foral.

CONTROLES EN MATADEROS

Actualmente hay 14 mataderos activos en Navarra. En cada uno de ellos existe un servicio permanente de inspección en los periodos de funcionamiento, con el objetivo de efectuar los controles necesarios para garantizar el cumplimiento de las normativas europeas sobre bienestar animal, el procesado higiénico de las canales (cuerpos de los animales sin tripas y demás despojos) y la aptitud para consumo de las carnes.

Durante el año 2015 el número de animales destinados a consumo humano controlados en Navarra fue el siguiente: 52.064.843 aves, 2.337.188 conejos y 771.072 canales de las especies bovina, equina, ovina y porcina. Aquellos animales que no eran aptos para el consumo humano se decomisaron. Así, el pasado año fueron retirados 281.268 aves, 9.489 conejos, 688 canales de ovino y caprino, 128 canales de equino y 69 canales de bovino.

En el año 2015 se procesaron un total de 1.168 muestras para investigación de residuos de sustancias no autorizadas en carnes (PNIR): medicamentos veterinarios no autorizados; plaguicidas etc. En el caso de las carnes de los animales porcinos y equinos se analizó también la posible presencia de Trichinella.

EL PAPEL DE LOS CONSUMIDORES

Desde el Instituto de Salud Pública y Laboral de Navarra se señala el importante papel de los consumidores respecto a la seguridad alimentaria, puesto que son responsables de la elección de los alimentos, y de consultar y tener en cuenta la información que aparece en las etiquetas que acompañan a los productos que adquieren, donde se incluyen las condiciones y fechas de conservación, los requisitos de manipulación del alimento, la posible presencia de alergenos, la composición nutricional y otras informaciones valiosas para una alimentación sana y segura.

Cabe recordar que el verano es una temporada especialmente crítica debido a que las altas temperaturas favorecen el desarrollo de los microorganismos causantes de las toxiinfecciones alimentarias. Además, durante la época estival hay una mayor tendencia a comer fuera de casa y por ello hay que ser especialmente cuidadosos y cuidadosas en la aplicación de comportamientos de seguridad alimentaria.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
La mayor parte de las intoxicaciones alimenticias se dan en el ámbito doméstico