• lunes, 27 de septiembre de 2021
  • Actualizado 05:23

 

 
 

SOCIEDAD

La mascarilla, la gran aliada para combatir la alergia al polen

Las gramíneas son el tipo de planta que más alergia al polen causa en nuestro país, con alrededor de 7 millones de personas afectadas

Una mujer sufre alergía al polen durante la primavera. EFE.
Una mujer sufre alergía al polen durante la primaver. EFE.

Los expertos alertan de que las abundantes precipitaciones de este otoño e invierno hacen prever niveles de polen elevados esta primavera.

“Las intensas nevadas que dejó el temporal ‘Filomena’ y el posterior deshielo han favorecido el crecimiento y desarrollo de las plantas, mientras que las bajas temperaturas que hemos tenido durante semanas han contribuido a que enraícen mejor las gramíneas salvajes”, afirma el doctor Julio Maset, médico de Cinfa.

Las gramíneas son el tipo de planta que más alergia al polen causa en nuestro país, con alrededor de 7 millones de personas afectadas, según la Sociedad Española de Alergología e Inmunología Clínica (SEAIC). Este tipo de polen es muy alergénico y, además, crece de manera espontánea en áreas muy extensas y terrenos muy variados, desde campos de cultivo y descampados hasta en los arcenes de las carreteras.

De hecho, la SEAIC apunta que las gramíneas ocupan el 20% de la superficie vegetal del mundo, y en España crecen por doquier, por lo que la sensibilización a su polen se produce por toda la península.

Por su parte, el ciprés, causante también de alergia, es muy abundante en áreas metropolitanas y, aunque libera grandes cantidades de polen, lo hace solo durante un periodo corto de tiempo, de tres a cuatro semanas.

Como indica Maset, “aunque el polen de plantas como las gramíneas resulta inofensivo para la mayoría de las personas, el organismo de los pacientes alérgicos lo identifica como un agente invasor y libera sustancias como la histamina para protegerse”. En consecuencia, llegan para ellos síntomas tan clásicos como los estornudos, la secreción nasal acuosa, el picor de nariz y el lagrimeo, pero también enfermedades que, de no tratarse adecuadamente, pueden revestir gravedad, como el asma alérgica.

Además, se acaba de conocer un estudio internacional realizado por más de 150 investigadores en 31 países que sostiene que el nivel de polen en la atmósfera es un factor importante de riesgo para el contagio de Covid-19, debido a que las altas concentraciones de polen pueden provocar una respuesta inmunitaria más débil, tanto en personas alérgicas como en las que no lo son.  

USO DE MASCARILLA

Por eso, hay un elemento, ya convertido en cotidiano, que puede hacer que la primavera sea diferente para muchas personas con alergia al polen, el uso de la mascarilla higiénica que por su acción filtrante genera un grado de exposición al polen menor que otros años.

“Como no hay mal que por bien no venga, la mascarilla puede convertirse en la mejor aliada de los alérgicos al polen, ya que llevarla puesta en la calle puede ayudar a reducir su exposición a esta sustancia y, por tanto, a prevenir parte de los síntomas, especialmente la rinitis y el asma”, asegura el médico.

Por último, no hay que olvidar que unas sencillas precauciones en el día a día siempre son necesarias para ayudar a controlar esas molestias alérgicas. “Por ejemplo, llevar puestas las gafas de sol al salir de casa, mantener las ventanas de casa cerradas durante las horas de mayor concentración de polen y las del coche al desplazarnos, o evitar tender la ropa en el exterior”, concluye el experto de Cinfa. 

DECÁLOGO DE CONSEJOS

1. Mejor, dentro de casa. En los días de mayor concentración de polen y, sobre todo, durante los días de fuerte viento, es recomendable que optes por actividades que puedas realizar dentro del hogar.

2. Horario prohibido. Los intervalos entre las cinco y las diez de la mañana y las siete y diez de la noche son los que acumulan una mayor concentración de polen. Por esta razón, reduce durante esos tramos horarios las actividades al aire libre y mantén las ventanas de casa cerradas.

3. Conoce los niveles de polen antes de salir. Consulta en la web de la SEAIC o de otros organismos oficiales la previsión de los niveles ambientales de polen en tu ciudad, de cara a reducir tus actividades al aire libre en los días en los que haya mayor concentración.

4. La mascarilla, tu mejor aliada. Con restricciones por la pandemia o sin ellas, si sufres alergia al polen, llevar la mascarilla en la calle te ayudará minimizar la exposición al polen de tu organismo y, por tanto, a reducir los síntomas.

5. Protege tu vista. Cuando salgas a la calle, es conveniente que lleves gafas de sol para que el polen no entre en contacto con tus ojos.

6. Cierra las ventanillas cuando viajes en coche. Durante los desplazamientos en coche, mantén las ventanillas cerradas para evitar que los granos de polen entren en él.

7. Los filtros para el aire ayudan. Puedes colocar filtros antipolen en los aparatos de aire acondicionado, tanto en casa como en el coche. No olvides cambiarlos con frecuencia para que no pierdan eficacia. 

8. La ropa, un imán para el polen. Los granos de polen pueden quedarse atrapados en las prendas, por lo que una buena medida es ducharte y cambiarte de ropa al llegar a casa. Así mismo, evita tender la ropa en el exterior, sobre todo, ahora que llega la primavera.

9. No remuevas el polen. Es decir, evita aquellas actividades que puedan remover partículas de polen tales como cortar el césped o barrer la terraza. En caso de alergia al polen de gramíneas, tampoco deberías tumbarte sobre el césped. 

10. Consulta a tu farmacéutico. Si tomas medicamentos específicos para las alergias como antihistamínicos, debes hacerlo siempre bajo supervisión médica, de forma regular y en la dosis recomendada por el especialista. Recuerda, además, que nunca debes mezclar estos medicamentos con alcohol. Si tienes cualquier duda, pregunta a tu farmacéutico. 


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
La mascarilla, la gran aliada para combatir la alergia al polen