SOCIEDAD

Volcados con la ciencia: más de 750 estudiantes de ESO y Bachillerato participan en talleres y experimentos

“La ciencia contra el crimen”, a cargo del profesor de Bioquímica Iñigo Izal, ha cerrado el ciclo de charlas de divulgación.

Imagen de una de las charlas durante la Semana de la Ciencia de la UNAV. Universidad de Navarra
Imagen de una de las charlas durante la Semana de la Ciencia de la UNAV. Universidad de Navarra

Las Semanas de la Ciencia se han cerrado hoy en la Universidad de Navarra con la conferencia “La ciencia contra el crimen”,
impartida por el profesor de Bioquímica Iñigo Izal.

En total, más de 750 estudiantes de ESO y Bachillerato de 15 centros navarros han participado durante estos días en los talleres “Toca la Física, la Química y la Biología” y han realizado experimentos de Microbiología; han podido visitar el Museo de Ciencias y asistido a alguna de las cuatro charlas sobre ciencia y divulgación abiertas a todo el público.

La última de ellas, “La ciencia contra el crimen”, ha servido a su autor para explicar, a través de algunos casos históricos curiosos, cómo utilizando técnicas de manipulación de DNA es posible determinar el origen de las muestras biológicas.

“La historia empieza en 1968 con el asesinato de Claire Joseph. En aquellos años poco se podía hacer con una muestra de origen biológico en una investigación criminal, aparte de determinar el grupo sanguíneo. En la charla hemos recurrido a este caso porque, gracias a que los grupos sanguíneos de víctima y asesino eran los más raros en la población, se logró atrapar al autor del crimen”.

“La idea con la conferencia es que los alumnos comprendan que para que un análisis de DNA sea útil necesitamos determinar o medir algo que nos haga únicos. Es decir, que su frecuencia en la población sea tan baja que mi huella genética no pueda compartirla nadie más”, relata.

A este avance se llega en los 80, con la descripción de las principales técnicas de manipulación de DNA. “En la conferencia hemos contado el modo en que Sir Alec Jeffrey logró realizar la primera huella genética o “DNA fingerprint”, utilizando sangre de una colega suya y de los padres de ella.

A partir de este momento varios abogados comenzaron a ponerse en contacto con él y el análisis genético entró en el campo de la materia forense, a través de un caso de inmigración y otro de asesinato de adolescentes en los cuales, por primera vez, se detuvo a un culpable de asesinato gracias al análisis de DNA”, aclara el profesor de la Facultad de Ciencias de la Universidad de Navarra.

Al final de la conferencia ha explicado a los alumnos cómo se realizan en la actualidad los análisis modernos de DNA por parte de la policía científica.

Los más de 750 estudiantes de ESO y bachillerato que han participado este año en las actividades de Semanas de la Ciencia de la Universidad de Navarra procedían de los colegios Luis Amigó, Ikastola Paz de Ziganda, Dominicas, IES Plaza de la Cruz, Jesuitas, Teresianas, IES Padre Moret, IES Sangüesa, Santa Luisa de Marillac, CIP Donapea, IES Caro Baroja, Notre Dame, IES Berriozar, Liceo Monjardín e IES Basoko.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Volcados con la ciencia: más de 750 estudiantes de ESO y Bachillerato participan en talleres y experimentos