SOCIEDAD

Las campanadas de Marlaska y Chivite: acercan a 12 terroristas sanguinarios, una de ellos a Pamplona

Tanto Chivite como Pedro Sánchez mantienen acuerdos con EH Bildu que han incluido el acercamiento de terroristas de ETA sin arrepentimiento alguno. 

La presidenta del Gobierno de Navarra, María Chivite, se reúne con el ministro del Interior en funciones, Fernando Grande Marlaska. IÑIGO ALZUGARAY
La presidenta del Gobierno de Navarra, María Chivite, se reúne con el ministro del Interior en funciones, Fernando Grande Marlaska. IÑIGO ALZUGARAY

La Asociación Víctimas del Terrorismo (AVT) ha dicho este miércoles que el ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, "da las campanadas con el acercamiento de doce presos", once de ETA y uno de GRAPO, al País Vasco.

Tanto María Chivite como Pedro Sánchez mantienen acuerdos con EH Bildu para mantenerse en el cargo y acordar los presupuestos que han incluido el acercamiento de terroristas de ETA sin arrepentimiento alguno. 

En un comunicado la AVT lamenta estos traslados y advierte de que en la lista "se encuentran terroristas con numerosos delitos de sangre como Juan Carlos Iglesias Chouzas, Gadafi, y José Ignacio Guridi Lasa".

"Se trata de la vez que más presos se va a acercar ya que se nos ha comunicado el traslado de once de ETA y el de un importante dirigente de los GRAPO, Manuel Pérez Martínez, conocido como Camarada Arenas", añade.

La AVT comenta que "estos nuevos acercamientos coinciden con el aniversario del atentado cometido por ETA en la terminal T-4 del aeropuerto de Barajas y uno de los implicados, Igor Portu Juanma, está en la lista de estos traslados".

"Si ya es doloroso comunicar a las víctimas que sus verdugos van a ser acercados a sus domicilios más lo es hacerlo el día de su aniversario, con el dolor añadido que esto supone para las víctimas", advierte.

Recuerda que estos acercamientos tienen lugar después de que Sare, una de las organizaciones del entorno de los presos etarras, se congratulara por el hecho de haberse producido acercamientos casi semanalmente e insistiera en que "el fin de la política de deportaciones será un hecho cuando todos los presos estén en el País Vasco".

Pero la AVT denuncia que "no los quieren cerca, los quieren libres" y añade que 105 de los 195 etarras en prisión están a menos de doscientos kilómetros de sus domicilios cuando "las víctimas del terrorismo tienen que recorrer muchos kilómetros para visitar las tumbas de los asesinados por estos terroristas".

Por ello la asociación manifiesta que se siente en la obligación de "alzar la voz ante esta inmoral campaña de derogación de la política de dispersión que está llevando a cabo el Gobierno" y añade que sigue "esperando noticias" de la reunión que lleva "mucho tiempo" solicitando con el Ministerio del Interior "para que dé la cara y explique qué ha cambiado en la política penitenciaria".

"En septiembre de 2018 el ministro nos aseguró que los acercamientos serían puntuales, sin delitos de sangre y con la mayor parte de condena cumplida, algo que en los últimos meses no se ha llevado a cabo", asegura la AVT.

Añade que "de hecho los acercamientos son masivos, de presos que cuentan en su historial delictivo con asesinatos y sin colaborar con la justicia, algo fundamental para comprobar el verdadero arrepentimiento de un terrorista".

"Estos nuevos acercamiento coinciden también con una entrevista a José Antonio Urruticoechea Bengoechea, Josu Ternera, en la que el etarra se autodefine como un 'artesano de la paz' y el negociador de ETA que buscó el fin de la lucha armada", lamenta.

La AVT recuerda que "en España no hubo una guerra, nunca hubo dos mandos, sino que hubo unos asesinos y unas víctimas que sufrieron el terror de estos sanguinarios".

"Puede que ETA ya no mate pero sigue muy presente en la vida de todos los españoles sobre todo en las miles de vidas que rompió para siempre", concluye. 

LOS PRESOS TRASLADADOS


Prisiones detalla que Iglesias Chouzas "Gadafi" progresará al segundo grado (el régimen ordinario de cumplimiento) y pasará de la cárcel de Alicante a la de Dueñas, en Palencia, según Prisiones, que explica que el etarra asume la legalidad penitenciaria, ha presentado un escrito reconociendo el daño causado y su decisión de no recurrir nunca más a la violencia.

Ingresó en prisión el 1 de julio de 2003, cuando fue entregado por Francia tras su detención en aquel país, y cumple una condena de 30 años por asesinatos, atentados, estragos, terrorismo, depósito de armas y explosivos, detención ilegal y robo con violencia. Cumplirá las tres cuartas partes de su condena en febrero de 2031.

Por su parte Igor Portu, uno de los autores del atentado de la terminal 4 de Barajas, ha progresado a segundo grado y será trasladado de Córdoba a la prisión de Daroca en Zaragoza, donde continuará su condena a 40 años por asesinato, organización criminal, tenencia de explosivos, estragos e incendios.

Cumplirá las tres cuartas partes de la pena en junio de 2035 y ha aceptado la legalidad penitenciaria y ha presentado escrito en el de desvinculación de la actividad terrorista, detalla Prisiones.

La exdirigente de ETA Ainhoa García Montero ha mantenido este mismo comportamiento, por lo que progresa a segundo grado y será trasladada a Asturias desde Salamanca, donde seguirá cumpliendo la pena de 30 años por asesinato, atentado, tenencia de explosivos, depósito de armas y daños.

Fue condenada por la Audiencia Nacional a 140 años de cárcel como cooperadora necesaria en el atentado con coche-bomba en el que murieron dos trabajadores de la empresa Elektra de San Sebastián en 2001, y a 22 años de prisión por acceder a armas y explosivos que se usaron en atentados como en el que murieron el ertzaintza Mikel Uribe y el ex gobernador civil de Guipúzcoa Juan María Jauregi.

José Ignacio Guridi Lasa -"Xabi"-, condenado por la muerte de dos guardias civiles en Sallent de Gállego (Huesca) en 2000, progresa a segundo grado y pasa de la cárcel de Jaén a la de Mansilla de las Mulas (León) tras acogerse a la legalidad penitenciaria y reconocer el daño causado.

Guridi Lasa cumple una condena de 30 años por atentados, estragos, incendios, asociación ilícita, depósito de armas, lesiones y falsificación.

Fermín Villa Michelena, condenado por dos atentados con coches bomba en Madrid con decenas de heridos, progresa a segundo grado y pasa de Alicante a Zaragoza para cumplir su condena a 30 años por estragos, atentados, terrorismo y depósito de armas. Cumplirá tres cuartas partes de la pena en diciembre de 2036.

Otro de los etarras trasladados es Manex Castro Zabaleta, que se ha desmarcado de la actividad terrorista y ha pasado a segundo grado. Pasará de Cádiz a Zaragoza para completar su condena a 40 años por asesinato, detención ilegal, estragos e incendios y daños.

Manex Castro ha sido condenado, entre otros delitos, a 44 años de prisión por su participación en el atentado que en diciembre de 2008 le costó la vida al empresario Ignacio Uría.

Juan Carlos Besance, condenado por el asesinato del concejal de UPN en Leitza (Navarra) José Javier Múgica, y por intentar asesinar al exconsejero vasco de Justicia y Educación de Jose Ramón Rekalde, también progresa a segundo grado y será trasladado de Huelva a Palencia. Cumple condena de 30 años por asesinato, estragos, asociación ilícita, tenencia de explosivos y atentado.

María Jesús Arriaga Martínez, condenada por participar en el intento de asesinato del policía José María Izquierdo en 1985 en Pamplona, también progresa de grado y pasa de la cárcel de Salamanca a Pamplona, tras desvincularse del terrorismo.

Otro preso etarra que se acercará a su ámbito familiar tras renunciar a la violencia es Francisco Javier Gallaga Ruiz, que progresa a segundo grado y pasa de Córdoba a Daroca (Zaragoza) para completar su condena de 30 años por asesinato, homicidio, incendio y estragos.

Gallaga fue condenado a 343 años de cárcel por el asesinato perpetrado en 1996 contra un autobús del Ejército en Córdoba en el que murió el sargento Miguel Angel Ayllón.

Por su parte Iker Lima Sagarna será trasladado de Huelva a la cárcel de Mansilla en León y se le aplicará el régimen de flexibilidad del artículo 100.2 del régimen penitenciario. La Audiencia Nacional le condenó a 22 años de prisión por el ataque con "cócteles molotov" al cuartel de la Guardia Civil de Galdácano (Vizcaya) del 1 de enero de 2000.

Y Luis Enrique Garate Galarza irá desde el Puerto de Santa María a la prisión de El Dueso de Cantabria, donde progresará a segundo grado. Fue condenado a 76 años de prisión por el secuestro del industrial Lucio Aguinagalde y la muerte del jefe de la Ertzaintza en el tiroteo ocurrido durante su liberación en 1986.

El condenado del GRAPO Manuel Pérez Martínez, considerado uno de los dirigentes de la banda y condenado por ordenar atentar contra una sede socialista en Barcelona en el año 2000, irá de Castellón a Aranjuez tras pasar a segundo grado. Cumple condena de cumple una condena de 25 años por estragos, incendios, detención ilegal y daños


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Las campanadas de Marlaska y Chivite: acercan a 12 terroristas sanguinarios, una de ellos a Pamplona