PREMIUM  SOCIEDAD

Los Maristas de Alepo reciben el Premio Solidaridad en un emotivo acto en Pamplona

El hermano Georges Sabé ha viajado hasta Pamplona para recibir un diploma, una reproducción de la "piedra vigilante" de Jorge Oteiza y 15.000 euros.

Uxue Barkos, Georges Sabe, Txomin García Hernández y otros representantes institucionales.
Uxue Barkos, Georges Sabe, Txomin García Hernández y otros representantes institucionales.  

La presidenta del Gobierno foral, Uxue Barkos, y el de Laboral Kutxa, Txomin García, han entregado este mediodía el Premio Internacional Navarra a la Solidaridad a los Maristas de Alepo (Siria), un acto que ha estado cargado de emoción y reconocimiento por la labor que desarrollan y las condiciones en las que lo hacen.

El hermano Georges Sabé ha viajado hasta Pamplona en representación de la comunidad para recibir en el Salón del Trono del Palacio de Navarra este premio, un diploma acreditativo, una reproducción de la "piedra vigilante" de Jorge Oteiza y 15.000 euros, que por unanimidad les ha concedido un jurado presidido por Miguel Induráin.

Siria es hoy "un país de alto riesgo y necesidades terribles" y Alepo, "la ciudad del adiós". Un adiós para muchas personas "sin ningún destino pero que tienen el deseo de huir de la atrocidad de la guerra", ha contado Sabe.

Y ha explicado que los Maristas en Alepo, ciudad "divida en dos partes de forma vergonzosa", una bajo control del Gobierno sirio y otra en manos de organizaciones terroristas como Estado Islámico, pretenden "sembrar esperanza" y ayudar a personas que necesitan "sentir seguridad, cercanía y ternura" y de las que han aprendido "a estar dispuestos y preparados".

POBLACIÓN DE MENDIGOS

Georges Sabé ha aseverado que desde la revuelta social de 2011 hasta la actualidad, Alepo ha pasado de ser una "población productiva a una población de mendigos", por lo que se ha preguntado "¿quién ha decidido la guerra en Siria y quién promovido la primavera del mundo árabe?".

Con ambos interrogantes en el aire, Sabé ha comprometido que los Maristas seguirán aportando en Alepo su "humilde contribución en la edificación de una civilización de paz y amor".

"Un día, y lo espero próximo, os invitaremos a Alepo, os recibiremos en nuestra querida tierra para compartir un nuevo camino de entendimiento entre los pueblos. Un camino sin fronteras. Un camino de paz y de esperanza", ha manifestado.

Minutos antes, al hacer entrega del premio, la presidenta Barkos ha destacado que se trata de una distinción para mostrar "el profundo agradecimiento y reconocimiento" de Navarra a los conocidos como "maristas azules" por el trabajo que realizan en Alepo, ya solo una "sombra" de lo que fue, la mayor ciudad y corazón económico de Siria.

CINCO AÑOS DE GUERRA

En su discurso Barkos ha querido subrayar además "la vergüenza" que produce que después de cinco años de guerra ni las instituciones europeas ni los estados miembros hayan sabido dar respuesta a la situación y a los refugiados.
 

Una actitud, ha añadido, que contrasta con la de los Maristas, de los que ha puesto en valor "su implicación constante por paliar las graves consecuencias del conflicto armado" y su "firme posición en favor de la paz y la convivencia sin importar la confesión ni la identidad colectiva".

"Son admirables vuestra dedicación y trabajo en favor de los más vulnerables, vuestros valores de compasión y conciliación" y "vuestra propia supervivencia y lucha no violenta en un contexto altamente inseguro", ha subrayado la presidenta navarra, que ha recogido la invitación de Georges Sabé para un próximo encuentro "en la sala del trono de la ciudadela de Alepo el día que llegue la paz a Siria".

Una esperanza que guía la labor de los "maristas azules" en un país donde han muerto más de 300.000 personas, un millón ha resultado herida, hay 9 millones de desplazados interiores y 3 de refugiados en el extranjero.

Sin comida, ni agua, ni luz, ni apenas hospitales, y con dos millones de niños sin escolarizar, los Maristas de Alepo junto a 70 voluntarios ofrecen a más de mil familias de distinta confesión ayuda básica, además de asistencia sanitaria, programas de educación y valores de tolerancia y respeto, ha subrayado Txomin García, quien ha agradecido este ejemplo de "generosidad". 


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Los Maristas de Alepo reciben el Premio Solidaridad en un emotivo acto en Pamplona