SOCIEDAD

Lodosa regresa al medievo para celebrar la coronación del nuevo Rey de la Faba, David Rotari

La iglesia de San Miguel de Lodosa ha acogido esta tradicional fiesta que convierte a un niño en monarca de Navarra por un día.

Coronación de David Rotari como nuevo Rey de la Faba en Lodosa. CEDIDA
Coronación de David Rotari como nuevo Rey de la Faba en Lodosa. CEDIDA

Navarra acaba de coronar a un nuevo rey: es el niño David Rotari Marina, que ha sido el protagonista de la tradicional fiesta del Rey de la Faba, coronado este sábado en la iglesia de San Miguel de Lodosa, en la 54ª edición de esta ceremonia.

El templo lodosano ha sido el escenario principal de esta vistosa celebración que ha comenzado en torno a las 17.30 horas con un desfile hacia la iglesia. Una vez allí el nuevo rey, que logró este privilegio por medio del azar a través del tradicional rosco que esconde un haba reservada al monarca, ha jurado los fueros.

Tras recibir la lealtad de su pueblo, el Rey de la Faba ha tomado su capa, corona, espada y cetro. Con la indumentaria real ha sido alzado sobre el pavés ante los gritos de "¡Real, real, real!".

Durante toda la jornada Lodosa, que ha sido la localidad escogida este año para esta fiesta itinerante, ha acogido diferentes actos con escenografía medieval. Los lodosanos han vivido en sus calles danzas medievales, luchas de guerreros, muestras de cetrería y recitales de música de la época, entre otros actos.

UNA FIESTA INSTAURADA POR TEOBALDO I

Era durante la primera mitad del siglo XIII cuando el rey Teobaldo I instituía en Navarra esta fiesta en la que en el día de la Epifanía, el 6 de enero, reunía en su palacio a los niños más desfavorecidos, obsequiándoles con una generosa merienda.

Al final del combite se servía un rosco con un haba oculta en su interior. El niño a quien le tocase el haba, o faba, recibía durante un día el trato y los honores propios de un rey. Se le denominaba Rey de la Faba. Por mucho tiempo se celebró esta fiesta en Olite, trasladándose posteriormente a otras localidades del Reino de Navarra.

En el siglo XX fue Ignacio Baleztena quien dio el paso de recuperar esta fiesta que llevaba ya unos siglos extinguida. Diseñó una celebración en la que, como si de una lección de historia se tratase, se fusionaba en un solo acto dos antiguas tradiciones navarras: la del Rey de la Faba, y el ritual de coronación de los reyes de Navarra. Se emplea para ello, fielmente, el ritual de coronación del rey Carlos III el Noble, en 1388, que fue coronado en la Catedral de Pamplona.

En 1964 cuando, de la mano de la asociación Muthiko Alaiak, se decide dejar de hacer esta fiesta a puerta cerrada y sacarla a la calle en diferentes municipios. En estas cincuenta y cuatro primeras ediciones ha pasado esta fiesta por un total de 38 localidades navarras.

Precisamente la última de estas localidades ha sido Lodosa. Se ha buscado en los niños y niñas de Lodosa un doble objetivo: reencontrarse con algunas parcelas importantes de la historia de Navarra, y conocer y acercarse a la propia historia local, para que la sientan, la vivan y se sientan orgullosos de vivir en Lodosa.

EL MARCO HISTÓRICO DE LA IGLESIA DE SAN MIGUEL

La iglesia de San Miguel se ha convertido en un marco excepcional, un marco arquitectónico y de religiosidad popular que a través de esta fiesta se ha puesto en valor, contando además con una cuidada decoración del templo con escudos y pendones.

La iglesia de San Miguel comenzó a construirse en el siglo XVI y se acabó unos años después, en el XVII, por iniciativa de doña María de Moreno y Mendoza y de su hijo don Rodrigo de Navarra y Mendoza.

De la misma manera que el rey Carlos III, y otros monarcas navarros, fue coronado en la Catedral de Pamplona ante la imagen de la Virgen del Sagrario, hoy Santa María La Real, David Rotari ha sido coronado en esta iglesia de San Miguel ante la Virgen de las Angustias.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Lodosa regresa al medievo para celebrar la coronación del nuevo Rey de la Faba, David Rotari