PREMIUM  TIEMPO

Las lluvias de las últimas horas elevan el caudal de los ríos navarros y varios se encuentran ya en prealerta

Protección Civil sigue de cerca la evolución de algunas 'aguas' en Navarra, especialmente aquellas de la vertiente cantábrica.

Vista aérea de la zona de los Corralillos y de la Rochapea en una inundación.
Vista aérea de la zona de los Corralillos y de la Rochapea en una inundación.  

Las copiosas y continuas lluvias caídas en la Comunidad foral durante las últimas horas han provocado que el servicio de Protección Civil permanezca atento a la evolución del caudal de los ríos navarros, especialmente aquellos ubicados en la vertiente cantábrica.

Según recoge el aforo del agua en la página web del Gobierno de Navarra, los niveles han aumentado en los últimos días.

Así, por ejemplo, el río Arakil, afluente importante del Arga, se encuentra en situación de prealerta en Echarren al registrarse una altura superior a los 3.8 metros y un caudal de 33.68 metros cúbicos por segundo.

No son las únicas aguas que se vigilan. También el río Urumea presenta una tendencia creciente y ya ha superado el nivel de seguimiento. Además, el Bidasoa se encuentra próximo a dicho nivel aunque, por el momento, su situación es estable.

Ambos río se encontraba a última hora de este pasado lunes en situación de prealerta y alerta, aunque parece que las previsiones van a dar una tregua y se anuncia la disminución de las precipitaciones a partir de este próximo miércoles.

En el caso del Bidasoa, que en su primer tramo se denomina Baztán, su situación es normal según los datos medidos en las dos estaciones de Oharriz y Erraza.

No obstante, en Legasa, el nivel registra aproximadamente una altura cercana a los 3,2 metros por lo que se ha activado la fase de seguimiento a pesar de que aún se mantiene lejos de los niveles de alerta, situados en los 4,6 metros. 

La tendencia del río Bidasoa es, por el momento, estable y su cauda ronda los 125 metros cúbicos por segundo, cuando a primeras horas de la noche pasada era de 90,60.

En el caso del Urumea, la altura a su paso por Eñerozu (en Hernani) es de 3,72 metros, superando ampliamente el nivel de seguimiento.

Su caudal es aproximadamente de 125 metros cúbicos por segundo y, en este caso, la tendencia también es estable.

Las cuatro estaciones que miden la pluviometría que afectan directamente a los ríos de la cuenca del Cantábrico en la Comunidad Foral, han registrado en las últimas horas 38,3 litros (Bera); 30,1 (Santesteban); 30,1 (Iñarbegi) y 13,2 litros (Gorramendi).

Por eso,  los responsables de Protección Civil mantienen informadas a las autoridades de las localidades próximas a los ríos de esta vertiente sobre la evolución del nivel.

Por el momento, no se han registrado inundaciones de importancia y la situación de las carreteras es de normalidad en la red principal, mientras que en la secundaria está cortada por inundación la NA-2410 (Barranca) en el punto kilométrico 12,5.

En la NA-170 (A-15 Santesteban) ya ha sido retirado el árbol que ha impedido la circulación en el punto kilométrico 29 entre las 5.20 y las 6 horas de este martes.

En general, se recomienda circular con precaución por las carreteras de la mitad norte de la Comunidad por la posible presencia de balsas de agua en la calzada, como ocurre en la NA-1300 (Irurtzun-Límite con Guipúzcoa) entre los kilómetros 26 y 30. 


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Las lluvias de las últimas horas elevan el caudal de los ríos navarros y varios se encuentran ya en prealerta