SOCIEDAD

Llega la época de la trasterminancia: ganaderos navarros suben las vacas a las faldas del Pico de Orhi

Se trata de una variedad menor de la trashumancia caracterizada principalmente por movimientos de ganado estacionales de corto recorrido.

Las vacas recorren unos 35 kilómetros hasta las faldas del Pico de Orhi. Cedida UAGN.
Las vacas recorren unos 35 kilómetros hasta las faldas del Pico de Orhi. Cedida UAGN.  

La trasterminancia es un término menos conocido, pero muy habitual en la zona norte de Navarra. Se trata de una variedad menor de trashumancia caracterizada principalmente por movimientos de ganado estacionales de corto recorrido, por lo general inferiores a los 100 kilómetros. Estos desplazamientos se producen próximos a las explotaciones ganaderas entre las zonas bajas de los valles, en el invierno, a los puertos de montañas, en la temporada estival.

Gonzalo Palacios, ganadero de Izal de 40 años y vicepresidente de la UAGN, comienza la trasterminancia hacia las faldas del pico de Orhy, acompañado de un grupo de ocho personas. “Mi padre ya subía la vacas, no recuerdo desde cuando lo hacemos…desde siempre”.

Un total de 120 vacas de raza pirenaica y 12 terneros recorren unos 35 km hasta llegar a su destino, en el que estarán hasta el próximo mes de octubre. “Este año se han abierto los pastos una semana más tarde, porque normalmente suele ser el día 10 de junio”, explica su primo Enrique Alzueta, de Ezcároz y 35 años, que aunque no trabaja en el sector agrario, lleva varios años acompañando a Gonzalo.

Este año también van con Gonzalo en esta travesía su madre Teo Samper, encargada del refrigerio; sus tíos, José Javier y Soco; Vicente Aberturas, que lleva poco más de un año trabajando con él; y varios amigos de la familia; Fran Ecay y su hijo Nicolás y Peio Sarratea. Para Fran Ecay, gerente de la Constructora Ecay.

“Es una terapia excelente para desconectar del estrés de mi día a día. Llevo varios años acompañando a Gonzalo y su familia”. Peio Sarratea, ganadero de Almandoz, y de 25 años, es la primera vez que va con Gonzalo. “Es una bonita experiencia que espero repetir en más ocasiones”.

El grupo comenzó el recorrido en la pequeña localidad de Izal, situada en el valle de Salazar, en la comarca de Roncal-Salazar, y llegó a Güesa, a través del monte. En Güesa, cercaron las vacas con un vallado eléctrico, y a las tres y media de la madrugada continuaron hacia Ochagavia (San Esteban) por carretera, llegando a las seis de la mañana.

“Desayunamos un café con magdalenas y rosquillas elaboradas por mi madre Teo, y continuamos unas cuatro horas por el monte hasta llegar al Centro de Esquí Nórdico de Abodi, sobre las 10 de la mañana, donde paramos a almorzar tortillas, embutidos, también elaborados en casa”, explica Gonzalo Palacios, mientras camina a buen ritmo.

Y la recta final, por carretera, durante una hora y media aproximadamente hasta llegar a las faldas del pico de Orhi, sobre las 12 horas. “Es un recorrido ameno, porque vamos con familiares y amigos y paramos a descansar”, comenta Gonzalo Palacios. El recorrido ha transcurrido con normalidad y las vacas ya están en su nuevo espacio, un gran pasto de 950 hectáreas. “Las vacas podrían venir solas, otra cosa es la vuelta”, afirma Vicente Aberturas, mientras comprueba durante todo el recorrido que el ganado está bien.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Llega la época de la trasterminancia: ganaderos navarros suben las vacas a las faldas del Pico de Orhi