PREMIUM  SOCIEDAD

Llamar a un fontanero de urgencia puede triplicar su coste: Irache advierte de las reclamaciones más frecuentes

Desde la asociación de consumidores advierten del coste "desproporcionado" y aconsejan solicitar las tarifas antes de elegir qué servicio se va a contratar.

Un fontanero trabajando en una vivienda. ARCHIVO
Un fontanero trabajando en una vivienda. ARCHIVO  

La asociación de consumidores Irache ha realizado un estudio sobre los servicios de fontanería a domicilio en el que ha comprobado que los servicios de urgencia encaren el precio en ocasiones de "forma desproporcionada", pudiendo llegar a triplicar el coste de uno ordinario.

El estudio se ha llevado a cabo tras las consultas y quejas presentadas por varias personas que se habían encontrado en esos casos, según informa Irache en un comunicado. Entre las conclusiones destaca que un servicio urgente en fin de semana de una empresa especializada en servicios a domicilio puede encarecer el precio de uno ordinario en más de un 300%.

Aunque los precios son libres y varían entre empresas, hay alguna empresa de fontanería que cobra 40 euros por una visita de una hora, sin contar las piezas que haya que cambiar, mientras que un servicio urgente puede suponer, sin grandes añadidos, unos 140 euros o acercarse a los 200 euros si el consumidor elige la hora a la que debe acudir el técnico. A Irache ha llegado alguna persona que ha tenido que pagar más de 300 euros por estos servicios.

La urgencia en el servicio, que se produzca por la noche o en fin de semana son aspectos que elevan el precio, según el estudio que recoge que algunas empresas suman un fijo de 50 euros al coste total por cada añadido y otras suben el precio según cada circunstancia.

Así pueden pasar de 19 euros el desplazamiento por un servicio ordinario a 29 euros si es fuera de horario de oficina o a 33 euros si es fin de semana. La hora de mano de obra se puede encarecer 10 ó 17 euros según el momento en que se solicite el servicio. También la distancia entre la vivienda y la empresa puede encarecer el servicio. Algunas compañías cobran un fijo y a partir de cierta distancia de su sede comienzan a cobrar entre 0,50 y 1,50 euros por cada kilómetro adicional, si el trabajo se da en festivo.

Algunas empresas incluyen en su hoja de tarifas el precio de diagnosticar alguna avería, que se cobrará cuando el consumidor decida no encargar la reparación, y que puede ir desde 14 hasta 20 euros, junto con desplazamiento y otras establecen que este cobro, sin contar con el desplazamiento, será del equivalente a quince, treinta minutos o una hora de mano de obra según el tipo de avería.

Irache indica que algunos consumidores han denunciado que el técnico que ha acudido les ha presupuestado un precio y que, cuando se le ha solicitado factura, le ha dicho que en ese caso habría que añadir el IVA. La normativa dice que los precios ofertados deberán incluir todo tipo de cargas o, cuando menos, indicar que hay que aplicarles el impuesto que corresponda.

Se ha constatado además que hay empresas que piden el número de tarjeta bancaria antes de acudir, por lo que si el consumidor no está de acuerdo con el coste será él quien tendrá que reclamar para recuperar su dinero.

En el estudio se han recibido varias negativas a facilitar las tarifas, según Irache que ha detectado que algunas de las compañías que se publicitan como prestadores de servicios de urgencia no constan como empresas habilitadas, sino que son intermediarias que lo que hacen es contactar con otros profesionales.

Ante posibles abusos o facturas exageradas, aconseja estudiar si la situación exige una actuación inmediata o puede esperar unas horas a ser solucionada y revisar el seguro del hogar por si cubre la contingencia. En el caso de que se opte por llamar preguntar por la tarifa por desplazamiento, asistencia y hora de mano de obra, pedir un presupuesto y solicitar una factura.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Llamar a un fontanero de urgencia puede triplicar su coste: Irache advierte de las reclamaciones más frecuentes