PREMIUM  SOCIEDAD

"Violadas o muertas", el libro que quiere ser un "grito" contra 'las manadas'

Ha sido escrito por Isabel Valdés y denuncia la cultura de la violación y aborda el "impresionante levantamiento" de las mujeres y el feminismo en los últimos años.

Portada del libro Violadas o Muertas, de Isabel Valdés
Portada del libro Violadas o Muertas, de Isabel Valdés  

Las mujeres están indignadas ante la violencia, hartas de tanta desigualdad, y han empezado a canalizar su rabia para luchar contra la cultura de la violación, un grito que ahora se amplifica en el libro "Violadas o muertas. Un alegato contra todas las "manadas" (y sus cómplices)".

Se trata de un ensayo periodístico, una "crónica social" que condensa "la historia completa" del suceso de los Sanfermines de 2016 y el posterior juicio a La Manada.

De forma paralela, denuncia la cultura de la violación y aborda el "impresionante levantamiento" de las mujeres y el feminismo en los últimos dos años, explica su autora, la periodista Isabel Valdés, en una entrevista con Efe.

"Es un retrato absoluto y sin ningún tipo de sombra de que aquello fue una violación. También es un alegato, un manifiesto, un grito contra todo lo malo y para todo lo bueno", subraya.

"No sólo da cuenta de lo que ha ocurrido, sino de cómo lo hemos sentido y de qué es lo que queremos", precisa.

Valdés indica que el caso de La Manada ha generado tanto rechazo por circunstancias que lo hacen único: la víctima tenía 18 años y los hechos se producen en unas fiestas multitudinarias y en un momento en el que el feminismo empezaba a hervir.

Las características de los agresores completaron el cuadro de lo abominable: "Cinco individuos que la doblan en tamaño, a los que les vemos la cara y reconocemos en ellos a un prototipo de hombres muy determinado. Se denominan a sí mismos La Mandada, entre ellos hay un guardia civil y un militar. La fotografiaron y la grabaron, se jactaron de ello en grupos de Whatsapp", relata.

"Era un bofetón en la cara de todas. Era carne de indignación para las mujeres, carroña para los malos medios y una historia que contar para los buenos medios", asevera Valdés.

CRITICAS A LA DESCONEXIÓN ENTRE JUSTICIA Y SOCIEDAD

"El que no llamaran por su nombre a lo que era una violación es otro eslabón más en esa cadena de invisibilización, negación y ocultación de lo que nos ocurre a las mujeres, de lo que nos lleva pasando a las mujeres durante toda la historia de la humanidad", lamenta.

Exige Valdés que no se describa a los agresores como "animales o bestias o monstruos o perturbados o dementes": "Esta construcción conceptual hace que la violencia, en cualquiera de sus formas, parezca más una anomalía que un problema estructural. Y parece que la justifica al darle esa percepción de inevitable".

La periodista, responsable de Mujeres en El País, sostiene que este caso no sólo fue un proceso a La Manada, sino "el paradigma de un juicio urgente a la sociedad".

"Y una defensa cerrada y en bloque de nuestros cuerpos, los de todas, y de nuestra libertad", escribe en "Violadas o muertas" (ed. Península).

A lo largo del ensayo, Valdés hace una crítica feroz a la cultura de la violación, que componen todas aquellas pequeñas cosas basadas en estereotipos de género que anestesian a la sociedad y extienden la percepción de que el cuerpo de la mujer es propiedad del hombre.

En ese contexto, las víctimas de agresiones sexuales son cuestionadas y muchas optan por el silencio: en ocasiones, incluso se ven en la disyuntiva de resistirse mientras son violadas, con el riesgo de ser asesinadas -de ahí el título del ensayo-.

Es consciente de que aún queda mucho por hacer -las últimas noticias de violaciones múltiples lo confirman-, e incide en que "la educación es el único camino" para erradicar la violencia.

Además de gritar contra una sociedad en la que se dan crímenes como el brutal asesinato de Nagore Laffage o los abusos de La Manada, el ensayo quiere contar también cómo las mujeres han canalizado su rabia para luchar por sus derechos.

Ya no les queda paciencia, están "dispuestas a seguir hasta donde haga falta". Y con esa reflexión optimista cierra su libro.

"No vamos a ceder espacio, ya no. Nuestra revolución camina, a ratos lenta y a ratos desbocada, pero blindada, en bloque, sin repliegues. E imparable. Bienvenidas a la resistencia". 


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
"Violadas o muertas", el libro que quiere ser un "grito" contra 'las manadas'