• jueves, 16 de septiembre de 2021
  • Actualizado 21:50

 

 
 

SOCIEDAD

Kukuxumusu defiende que Urmeneta ya no aportaba y tenía "elevadísimos honorarios"

La empresa señala que intentó renegociar el sueldo de Urmeneta y que él respondió con un acto violento con amenazas en las oficinas 

Mikel Urmeneta presenta su nueva marca, Katuki Saguyaki, acompañado de sus dibujantes y representantes de la Comparsa de Gigantes y Cabezudos de Pamplona (1). IÑIGO ALZUGARAY
Mikel Urmeneta presenta su nueva marca, Katuki Saguyaki. IÑIGO ALZUGARAY

Kukuxumusu ha respondido a Mikel Urmeneta, que ha criticado duramente a la empresa que él mismo fundó en 1989 y de la que todavía mantiene el 33% del accionariado. Mikel Urmeneta ha presentado hoy una nueva marca de dibujos y una colección de San Fermín inspirada en la Comparsa de Gigantes de Pamplona.

Según Kukuxumusu, la empresa había llegado a una situación de pérdidas y de necesario reajuste, por lo que consideran comprensible que una empresa no pudiera permitirse pagar unos "elevadísimos honorarios a un director artístico que apenas aporta y que está centrado en sus proyectos personales".

Por ello, Kukuxumusu desvela que se intentó negociar una reducción de sus honorarios, pero Urmeneta ni aceptó ni hizo ninguna contrapropuesta, lo que la empresa entendió como una negativa a seguir en el proyecto en las actuales circunstancias.

Según los datos que obran en el registro mercantil, Urmeneta facturó por sus honorarios más de 250.000 euros a Kukuxumusu en 2014.

"URMENETA ACUDIÓ A LA OFICINA EN ACTITUD VIOLENTA"

Sobre la supuesta discusión acalorada que Urmeneta ha comentado en rueda de prensa que mantuvo con la dirección de la empresa Kukuxumusu señala: "Mikel Urmeneta se presentó un día en las oficinas, en actitud amenazante y violenta contra su socio, el gerente y el resto de trabajadores de la empresa y, en presencia de la mayoría de ellos, amenazó a su socio, insultó al gerente y llegó a lanzar un ordenador contra el suelo; exigía el pago inmediato de sus honorarios mensuales, retrasados dos meses debido a una falta de liquidez puntual de la empresa, la cual antepuso, en todo momento, el ingreso de las nóminas de sus trabajadores".

Sobre el burofax que Mikel Urmeneta ha esgrimido como prueba de que ha sido despedido, Kukuxumuxu señala que "le fue enviado tras este suceso en las oficinas, y la consiguiente pérdida de confianza de la dirección después de varios meses de agotamiento en sus intentos por reconducir la situación y llegar a un acuerdo"

En cuanto a los dibujantes externos, Kukuxumusu señala que "se les comunicó la situación ese mismo día, pero cuatro de ellos decidieron apoyar a Mikel Urmeneta y dejar de colaborar con Kukuxumusu. Un hecho que la empresa lamenta, pero que sucede a menudo en cualquier ámbito de la vida. Nadie es imprescindible y Kukuxumusu es mucho más que un nombre, un artista, un director o un accionista". 

Respecto a los “múltiples gestos de desprecio” que, según Mikel Urmeneta, han sufrido dibujos y dibujantes, Kukuxumusu indica que Urmeneta, como director artístico, "era el responsable de aprobar todos y cada uno de los dibujos que salían de Kukuxumusu para su comercialización, algo que ha sido respetado hasta el final. Como ejemplo, el propio logo, modificado hace un año escaso –y no a las pocas semanas de la entrada de Bermejo en la empresa, como él apunta-, y que, en contra de lo que Urmeneta asegura, contó no solo con su aprobación sino también con su expreso “me gusta".

Kukuxumusu ha señalado también que Ricardo Bermejo, el actual socio mayoritario de la marca, entró en el accionariado de Kukuxumusu en febrero de 2014 invitado por el propio Mikel Urmeneta.

"En ese momento la situación financiera de la empresa era muy delicada, en buena medida debido a la lamentable gestión liderada por el propio Urmeneta. La coyuntura requería un aporte importante de capital para mantener los puestos de trabajo, dar confianza a los proveedores y bancos, preservar la continuidad de la marca y evitar el cierre definitivo", explica la empresa.

Según ellos, la empresa confió en Urmeneta como  "director artístico y entendió que, dada su trayectoria profesional, aportaría a Kukuxumusu todo su genio creativo, su extensa red de contactos con personajes de alta credibilidad pública, así como su indudable talento mediático para estar en todas las salsas". 

Entre los servicios que Kukuxumusu encargó a Urmeneta figuraban el traer clientes, proyectos y trabajos con los cuales poder generar negocio. 

Sin embargo, apunta la empresa, "la mayor parte de su aporte generó muchos gastos, mínimos ingresos, un resultado negativo de sus gestiones y la consiguiente decepción de nuestro equipo".

LOS DIBUJOS SON LO MÁS IMPORTANTE

En un comunicado remitido a los medios, Kukuxumusu apunta que los dibujos son y serán lo más importante y que a los dibujantes no solo se les respeta, sino que también se les admira, se les cuida y se les apoya, tanto a los históricos, como a los menos históricos, los actuales o los futuros"

La empresa mantiene que "Kukuxumusu sigue en plena forma y eso es gracias al trabajo de decenas de personas y a los miles de clientes y seguidores que siguen queriendo besar a esta pulga que nació hace 27 años y que, tras algunas dificultades, va poco a poco recuperando la salud".


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Kukuxumusu defiende que Urmeneta ya no aportaba y tenía "elevadísimos honorarios"