PREMIUM  SOCIEDAD

Una jornada en Pamplona aborda la figura del asistente para garantizar una vida independiente a quienes sufren discapacidades

Cocemfe Navarra ha celebrado esta semana en Civican la jornada ‘Objetivo común: vida independiente’, donde se ha incidido en la accesibilidad universal.

Javier Fernández, de la Fundación Caja Navarra, Carmen Aguirre, de la comisión del programa PAVI, Manuel Arellano, presidente de Cocemfe Navarra; María Carmen Maeztu, de la Agencia Navarra para la Autonomía y David González, de Caixa Bank Pampl
Javier Fernández, de la Fundación Caja Navarra, Carmen Aguirre, de la comisión del programa PAVI, Manuel Arellano, presidente de Cocemfe Navarra; María Carmen Maeztu, de la Agencia Navarra para la Autonomía y David González, de Caixa Bank Pampl  

Cocemfe, la Federación de asociaciones de personas con discapacidad física y orgánica de Navarra, ha celebrado esta semana en Pamplona unas jornadas con el objetivo de acercar a la ciudadanía en general y a los profesionales del sector social la denominada filosofía de vida independiente.

La nueva figura del asistente personal, la accesibilidad universal y la educación inclusiva son “las herramientas clave” para que una persona con discapacidad o diversidad funcional pueda desarrollar un proyecto de vida independiente en igualdad de condiciones que el resto de la ciudadanía navarra. Así se dio a conocer en las jornadas “Objetivo común: vida independiente”, celebradas en Civican.

Las ponencias, que contaron con la presencia de casi un centenar de personas, se enmarcan en el Programa de Apoyo a la vida independiente gestionado por Cocemfe Navarra desde el año 2013 con el objetivo de ofrecer a personas con discapacidad o diversidad funcional herramientas para “tomar sus decisiones acerca de su propia existencia y desarrollar su proyecto de vida autónoma” contando con el apoyo de asistentes personales.

Un apoyo conjunto de la Obra Social “la Caixa” y Fundación Caja Navarra de 150.000 euros (de los que el 85% lo pone la Obra Social “la Caixa” y el 15% restante Fundación Caja Navarra) ha hecho posible este programa, que además está apoyado por Fundación Once y por la Agencia Navarra para la autonomía y desarrollo de las personas.

Este programa permitió en 2016 que 13 personas con diversidad funcional o discapacidad tomaran las riendas de sus vidas gracias a la colaboración de 17 asistentes personales.

Para ello, las personas participantes utilizaron una media de 102 horas mensuales de asistencia personal para el desarrollo de sus proyectos de vida en ámbitos como la formación, el empleo, la participación social, el ocio y el tiempo libre.

"NOS CONSIDERAN COMO PERSONAS QUE HAY QUE ARREGLAR"

A juicio de Carmen Aguirre, primera ponente de la jornada y usuaria de dicho programa, “estamos inmersos en una sociedad que se caracteriza por la diversidad y la igualdad de derechos, pero se discriminan a las personas distintas a la mayoría, también a las personas con diversidad funcional”. En este sentido, aboga por fomentar la filosofía de vida independiente, así como por “desterrar el modelo médico rehabilitador, que nos considera como personas diferentes que hay que arreglar para restaurar la normalidad”.

Por su parte, Merce Irigoyen, miembro de la comisión mixta del programa, explicó que el acceso al trabajo, la cultura, la formación o el ocio “no se produce en situaciones de igualdad y libertad”, lo que conduce a una menor participación social. Por ello, apostó por la accesibilidad y la asistencia personal como “piezas clave” para lograr “la igualdad que nos corresponde por derecho”, así como por actualizar los servicios que ofrecen las administraciones.

 “La única alternativa de vida que ofertan a las personas con diversidad funcional es el internamiento. Desde este foro, instamos a que las personas libremente puedan elegir vivir de forma independiente cómo, dónde y con quien quieran contando para ello de la misma dotación económica que la correspondiente a una plaza residencial”, añadió.

UN ASISTENTE PERSONAL NO ES SERVICIO DOMÉSTICO

En este sentido, Marian Madariaga, que trabaja como asistente personal, quiso resaltar la diferencia de esta nueva figura laboral con la de servicio doméstico. “Un asistente personal es una herramienta humana con la que cuenta una persona con diversidad funcional para realizar su proyecto de vida. Hace o colabora en cualquier tarea de la vida diaria que no puede realizar por si misma, sea en casa, en la universidad…”, explicó Madariaga.

La asistente indicó el principal mandamiento que rige esta profesión: “Ser activos, pero no directivos”. “No podemos caer en el error de intervenir en la vida de la persona usuaria porque es ella la única que toma decisiones sobre su propia vida, al igual que yo hago con la mía”, precisó Madariaga.

Un debate sobre la accesibilidad universal y la educación inclusiva completaron las jornadas, con la participación del consultor en accesibilidad universal Luis Casado, Mariana Jauregui, “madre de niñas con capacidades diversas”, Nerea Pérez Anguas, terapeuta ocupacional del Berritzegune y Antonio Centeno, activista del movimiento de Vida Independiente.

Cerró las jornadas Celina Domaica, coordinadora del Programa de Apoyo a la Vida Independiente de Cocemfe Navarra, quien destacó la reivindicación de que la vida independiente es “un derecho plenamente reconocido” y abogó por una “asistencia personal de calidad, suficiente y adaptada a cada persona”, contando para ello con ayudas económicas de la Administración acordes a las necesidades reales y totales de contratación de asistencia personal. 


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Una jornada en Pamplona aborda la figura del asistente para garantizar una vida independiente a quienes sufren discapacidades