SOCIEDAD

El pamplonés Jonan Basterra, en Ifema por coronavirus: "Andar es como subir la Mesa de los Tres Reyes"

Periodista de 50 años, lleva internado desde el fin de semana en el hospital improvisado de Madrid, donde se recupera de la infección respiratoria. 

Jonan Basterra, pamplonés hospitalizado en el pabellón Ifema de Madrid por coronavirus.
Jonan Basterra, pamplonés hospitalizado en el pabellón Ifema de Madrid por coronavirus.  

Jonan Basterra, pamplonés de 50 años, libra en el pabellón Ifema su lucha contra el coronavirus.

Periodista, fotógrafo, apasionado del mundo de Internet, de la F1 y de los Sanfermines, es uno de los casi 1.000 ingresados en el improvisado hospital para pacientes por el Covid-19 en Madrid. 

Basterra reside en la capital de España por trabajo desde hace años, pero no falta nunca a su cita con el 6 de julio. Cada año cubre las fiestas como fotógrafo para Diario de Navarra, con especial énfasis en el encierro de cada día. 

De entre los 'miuras' que ha visto pasar en su vida, este es uno de los más grandes y peligrosos. "Nunca había tenido nada así, ningún problema respiratorio ni tampoco una neumonía, que es en lo que me ha desembocado el coronavirus", explica. 

Este miércoles se encuentra mucho mejor, desde que el pasado fin de semana comenzara a tener síntomas claros. El viernes ya hizo una primera visita a su centro de salud ante el agravamiento de su estado de salud, con dificultades para respirar y fiebre. "Me derivaron desde allí hasta el Ramón y Cajal, donde la radiografía reveló la neumonía. Estuve 24 horas en un box de enfermería, a ratos sentado y a ratos en una cama. El sábado por la tarde vino un celador y me dijo que me llevaban a Ifema", recuerda. 

En una ambulancia viajó con otros 6 pacientes hasta Ifema, en concreto al pabellón 9. "Estoy aquí cómodo, tenemos unas distancias entre los distintos enfermos y, sobre todo, no nos falta de nada en atenciones del personal. En realidad, cuando te dicen que te llevan a Ifema es una buena noticia, porque significa que no estás grave y que tu siguiente paso será volver a casa", reflexiona al tiempo que agradece el no ocupar una cama en un hospital para alguien a quien le hará "mucha más falta". 

Ahora no hay tiempo para pensar en los próximos Sanfermines, que si no llegan el 6 de julio, llegarán en el momento que sea. "La salud es lo que nos importa a todos ahora y estoy dedicado a ello. Desde hace casi ya 24 horas me ha disminuido la fiebre y he recuperado mucho, estoy mejor. Mi dificultad ahora está en la saturación de oxígeno en sangre, sigo con mascarilla de oxígeno y cuando tengo que ir al baño sin ella es como subir la Mesa de los 3 Reyes", relata sobre la sensación de falta de aire que siente. 

El tratamiento de la enfermedad ha sido casi experimental, ya que todavía no hay un medicamento concreto para el coronavirus. "He tomado hasta 10 pastillas al día, algunas de las que se usan contra el VIH o contra la malaria. El antibiótico en estos casos es preventivo, porque no hace nada contra el virus. También paracetamol contra la fiebre y corticoides, y por supuesto, inhaladores que tengo pautados, como el ventolín", resume el pamplonés.

Lo cierto es que todo ello está dando sus frutos y, si todo marcha bien, podría regresar a su casa en los próximos días. "Ojalá todas las comunidades tuvieran algo como lo que hay aquí con Ifema. Realmente no hay ninguna diferencia con un hospital, salvo cuando hay que ir al baño que está más lejos, pero son unos metros. Hay unos aseos portátiles del Ejército que están muy bien, con duchas, etc.", resalta. 

Casi lo único que se llevó consigo antes de saber que iba a ser hospitalizado fue el cargador del móvil, su salvador para estas horas en cama. "He podido estar en contacto con mucha gente, redes sociales y dar mi vivencia a los medios. Al final soy periodista y lo que el cuerpo me pide es contar cómo se vive, mi experiencia. He intervenido en La Sexta, con Ana Rosa Quintana y son muchos los interesados, incluso de otros países, porque aquí no se puede entrar y soy una vía de acceso", resalta con orgullo al constatar que muchas de sus palabras de calma y serenidad ante la enfermedad del coronavirus calman a mucha gente. 

"Es muy emocionante ver todos los mensajes que estoy recibiendo, me escribe muchísima gente dándome las gracias por lo que cuento, pero sobre todo para darme ánimos, hay algunos mensajes que me han alegrado mucho, incluso de gente inesperada", explica. 

Desde el momento que comenzó el confinamiento, sólo salió de su casa en Madrid en dos ocasiones para hacer la compra. "Tuvo que ser en ese momento donde lo cogí. Al principio lo único que tenía era que perdí el gusto y el olfato, comenzaron los dolores articulares y ya no podía casi estar sentado con la tos y la fiebre. Sentía como un puñetazo en el pecho. En ese momento decidí llamar, primero al número que hay en Madrid y luego a mi centro de salud y ahí ya comenzó todo". 

Basterra muestra su preocupación por el crecimiento de casos en España. "Cuando fui al médico recuerdo que había 50.000 positivos y hoy miércoles ya hemos pasado los 100.000. Espero que todo esto sirva para que no nos vuelva a pasar algo así. Realmente nunca habíamos afrontado algo como esto, es una situación mundial, pero tenemos que aprender para la próxima, que no nos pille sin material, etc.", resalta. 

Su móvil no deja de recibir notificaciones, mensajes, whastapp, llamadas desde algunos rincones del mundo que quieren saber cómo lo lleva, qué ocurre en España y cómo transcurre su recuperación. 

"Se supone que luego estaré inmunizado, tendré que mantener otros 15 días de aislamiento en casa, pero volveré a la vida normal, aunque posiblemente todavía nos quedarán días de confinamiento a todos". 


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
El pamplonés Jonan Basterra, en Ifema por coronavirus: "Andar es como subir la Mesa de los Tres Reyes"