SOCIEDAD

Javier Leoz, delegado del Año Santo: "Navarra está preñada de esencia mariana, la concentración será multitudinaria"

La procesión de Vírgenes que cierra el Jubileo concentrará miles de personas en Pamplona: "Estará cargada de sentimientos, fervor, emoción y oración".

Javier Leoz, párroco de la Iglesia de San Lorenzo y Delegado Diocesano del Año Jubilar en Navarra. S.REDIN
Javier Leoz, párroco de la Iglesia de San Lorenzo y Delegado Diocesano del Año Jubilar en Navarra. S.REDIN

La archidiócesis de Pamplona y Tudela ultima la que será la mayor concentración de Vírgenes en Navarra durante los últimos 70 años, con 12 vírgenes de toda la Comunidad y cientos de feligreses en representación de sus parroquias. Se celebrará este domingo en Pamplona y servirá para despedir el Año Santo que convocó el Papa Francisco dedicado a la misericordia.

Acabará así un año de Jubileo innovador en el seno de la iglesia cristiana porque por primera vez se pidió que todas las diócesis abriesen una puerta santa. En Navarra se abrieron en la Catedral de Pamplona y la de Tudela. Y para poner el broche a las celebraciones, la iglesia navarra ha organizado bajo el lema "Mater Misericordiae" esta gran concentración mariana que concluirá con una procesión y una solemne misa tras la que se clausurará la puerta santa.

Javier Leoz, el nuevo párroco de San Lorenzo, es el Delegado Diocesano del Año Jubilar en Navarra. En esta entrevista hace balance de cómo ha transcurrido el Año Santo y desvela los últimos detalles de la inminente concentración mariana de este domingo, que arrancará a las 5 de la tarde desde el rincón de la Aduana.

"Va a ser una tarde cargada de muchos sentimientos, fervor, emoción y oración", afirma Leoz, "lo importante es que disfrutemos a tope de este mosaico de tallas marianas que convertirán a Pamplona en un inmenso santuario de la misericordia".

CONOCE TODOS LOS DETALLES DE LA CONCENTRACIÓN MARIANA DE PAMPLONA

¿Qué balance haces de este Año Santo de la Misericordia que llega a su fin?

Positivo. Siempre se puede hacer más, como en todos los ámbitos, pero cada vez somos menos sacerdotes y llegamos a donde llegamos. Por otro lado, ya desde Juan Pablo II, los Años Santos Jubilares se han repetido con cierta frecuencia: el Año Mariano (1987), Año de la Redención (2000), Año del Santo Rosario, Año de la Eucaristía, Año Paulino o Año Sacerdotal... Creo que se tendrían que espaciar un poco más estas convocatorias universales.

Con motivo de este Jubileo se abrieron las puertas santas por primera vez en Pamplona y en Tudela. ¿Con qué momentos te quedas de estos últimos 12 meses?

Por supuesto con el de la apertura. Fue una tarde intensa en la que se palpó una emoción contenida, tanto en Tudela como en Pamplona. Me quedo con el jubileo de los universitarios, los religiosos, catequistas, sacerdotes, colegios o diversas parroquias que han acudido hasta las catedrales. Y, por supuesto, con la Puerta de Día que se abrió en las Hermanitas de los Pobres el pasado 30 de octubre. Fue un momento de gran catequesis e impacto visual.

La marcha mariana del domingo tiene el lema “Mater Misericordiae”, ¿por qué?

María, en el conjunto de la Iglesia Diocesana, representa mucho. Es un icono que, al contemplarlo, nos empuja a ser hermanos, a dar algo de nosotros mismos por los demás. Rezar, celebrar o cantar a la Virgen implica luego no hacer una dicotomía entre fe y servicio a los demás. El amor, con la Virgen por delante, nunca se cansa: avanza y se multiplica. Si la caridad es la viga de la Iglesia, como dice el Papa, no es menos cierto que María es “portadora” de esas vigas que hemos de ir recogiendo nosotros, los que decimos quererla para colocarlas donde haga falta.

¿Se ha organizado previamente en Navarra una concentración mariana de estas características?

Hubo en el año 1946 una gran concentración pero a otro nivel y con un acontecimiento diocesano: la Coronación de Santa María la Real de Pamplona. Luego, en el año 2000 con motivo del Jubileo, se hizo un gesto tímido con algunas imágenes que fueron llevadas directamente al presbiterio de la catedral. Ahora, con esta Concentración Diocesana, lo que se pretende es poner broche de oro al Año de la Misericordia con un reflejo de lo que supone la religiosidad popular en Navarra desde la devoción mariana y que sea a la vez artístico, cultural, religioso, y sobre todo cercano a la gente.

¿Ha costado mucho organizar una concentración que supone movilizar a tantas parroquias de Navarra con sus Vírgenes y a numerosos grupos de auroros y bandas?

Esfuerzo humano muchísimo. Económico no tanto. Entre otras cosas, porque hemos querido que fuera algo representativo y sencillo y de hecho desde algunas otras parroquias y cofradías se nos ha llamado para ver si podían participar. Queremos que este momento culminante del Año de la Misericordia sea digno, sobrio, pero elegante a la vez. Sin los párrocos correspondientes, colaboradores, músicos o  auroros no hubiera sido posible. Es cuestión de soltar cuerda y que cada uno aporte lo que buenamente pueda y sepa.

¿Qué momentos destacas de esta comitiva?

Varios. La salida de Santa María la Real de la Catedral, a las 4 de la tarde, con el sonido de la campana Maria y su encuentro con la Virgen del Camino a las puertas de San Cernin para encaminarse juntas hacia San Lorenzo. Y no menos interesante e histórico el retorno de la Dolorosa con la Virgen del Camino una vez finalizada la despedida. También, y muy interesante, la procesión claustral por el interior de las naves catedralicias de todas las imágenes antes de emprender el regreso a sus localidades. Además, la Capilla de la Catedral interpretará diversas letrillas alusivas a las mismas.

¿Cuántas personas estimáis que pueden llegar a participar en la Magna Procesión desde San Lorenzo a la Catedral?

A ciencia cierta no lo sabemos. Calculamos que llegarán unos 20 autobuses de las parroquias. Después Pamplona y su cuenca harán el resto. Que será multitudinaria no nos cabe duda, Navarra está preñada de esencia mariana.

Está previsto también que se realice una gran colecta, ¿se ha decidido en favor de quién se destinarán los beneficios?

Si; esta Concentración Mariana nos lleva también a los que están crucificados. Haití, con su reciente terremoto devastador, nos reclama ayuda. Haremos una gran colecta que será encauzada a través de Sor Pilar Pascual, Hija de la Caridad de Falces, y presente en ese país azotado por la miseria.

¿Cómo animaría a la ciudadanía navarra a sumarse a un evento tan especial como el que se está organizando?

Pues que va a ser algo histórico. Que hay muchísima gente de Pamplona que jamás ha visto a Santa María la Real por las calles de la ciudad y otra tanta más a la Virgen de su pueblo o de su santuario entrar y desfilar en la Catedral, que es el primer templo de la Diócesis. Va a ser una tarde cargada de muchos sentimientos, fervor, emoción y oración.

A tenor de la gran colaboración que se ha dado para la marcha mariana, ¿se podría repetir una concentración similar en el futuro en otros puntos de Navarra? ¿Les gustaría que fuese así?

Eso ya no me corresponde a mí definir. Yo he llevado adelante este Año Jubilar de la Misericordia y, como todo, no hay que abusar. Lo poco y bueno gusta, lo mucho y repetitivo puede llegar a saciar. Lo importante es que disfrutemos, y a tope, de este mosaico de tallas marianas que convertirán a Pamplona en un inmenso santuario de la misericordia.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Javier Leoz, delegado del Año Santo: "Navarra está preñada de esencia mariana, la concentración será multitudinaria"