PREMIUM  SOCIEDAD

Las ayudas para rehabilitar una vivienda, un beneficio desconocido para el 65% de los navarros

Con el paso de los años, los edificios van deteriorándose inevitablemente, si bien este proceso será más o menos acentuado según la calidad de la construcción y de los materiales utilizados.

Imagen del bloque de viviendas proyectado en el Soto de Lezkairu que ha conseguido por primera vez en España el certificado Passivhaus de consumo energético casi nuloFoto VArquitectos
Imagen del bloque de viviendas proyectado en el Soto de Lezkairu que ha conseguido por primera vez en España el certificado Passivhaus de consumo energético casi nuloFoto VArquitectos  

El 64% de los navarros desconoce las ayudas que puede pedir para rehabilitar su vivienda, según indica una encuesta encargada por la Asociación de Consumidores de Navarra Irache. Desde la Asociación, indican que estas ayudas son más conocidas por las mujeres que por los hombres - 40% frente al 31%- y en las localidades de más de cinco mil habitantes -42%- que en las poblaciones más pequeñas -28%- .

Son continuas las consultas que se reciben en la Asociación por parte de personas que buscan orientación sobre cómo afrontar obras de rehabilitación en su vivienda. Estas consultas pueden deberse, además de a posibles ayudas o subvenciones, a mayorías necesarias para afrontar las obras en el edificio vecinal o a problemas que han surgido durante la ejecución de los trabajos.

Con el paso de los años, los edificios van deteriorándose inevitablemente, si bien este proceso será más o menos acentuado según la calidad de la construcción y de los materiales utilizados.

Por otro lado, los avances técnicos permiten ahora edificar con unos estándares de consumo energético mucho más eficientes. Ello posibilita generar menos daño al medio ambiente y ahorrar en las facturas de suministros de luz, gas, agua o calefacción, por ejemplo. Se calcula que las obras de mejoras pueden disminuir este consumo hasta un 60%.

Actualmente, la administración ofrece ayudas para que estas obras de rehabilitación y de eficiencia energética de edificios y viviendas sean menos costosas para los ciudadanos. Sin embargo, como se ha indicado, el 64% de los navarros las desconoce.

SUBVENCIONES DE HASTA EL 50% DEL COSTE DE LOS TRABAJOS

Estas subvenciones pueden llegar a hacerse cargo de hasta el 50% del coste de las obras, en función de la antigüedad del edificio, los ingresos de los interesados y con un importe máximo por vivienda, generalmente. Además habrá que cumplir una serie de requisitos ya determinados por la normativa.

Por otro lado, en cuanto a las mayorías para iniciar unas obras de rehabilitación en un edificio vecinal, en principio, si bien habría que estudiar cada caso de forma particular, según la Ley de Propiedad Horizontal requiere que tres quintas partes de los propietarios aprueben estas obras, siempre que no sean necesarias para mantener la seguridad o habitabilidad del edificio.

En las reformas a llevar a cabo en los edificios vecinales, lo normal es que se encargue de los trámites el administrador, que deberá someter a aprobación de los vecinos el presupuesto de los trabajos.

Además, según la encuesta, el 22% de los navarros ha encargado obras en su vivienda en los dos últimos años. Los problemas más habituales son la calidad y terminación de los trabajos, problemas con el precio a pagar y problemas con el contrato.

También, antes de comenzar una obra, es aconsejable pedir varios presupuestos, aunque sean aproximados, para poder comparar. En este caso, conviene acordar si me van a cobrar y cuánto por elaborarlo, aunque luego no encargue el trabajo.

Si ya ha elegido empresa, ésta deberá entregarle un presupuesto previo con las labores a realizar y su coste, el precio de los materiales utilizados y de la mano de obra con las horas de trabajo estimadas. En principio, la empresa debería comunicar cualquier imprevisto que suponga un encarecimiento del pago y el consumidor debería aceptarlo para que lo puedan cobrar.

DETERMINAR LA FECHA DE CONCLUSIÓN

Es fundamental determinar en el contrato la fecha de conclusión de las reformas y, si es posible, concretar una penalización por el tiempo de retraso respecto a la fecha fijada.

Esta es la mejor manera de evitar los retrasos en la conclusión de la obra, una de las principales quejas de los ciudadanos que afrontan reformas. Han acudido personas a la Asociación que, seis meses después de lo previsto, seguían en su casa con el trabajo a medias y otras, incluso, que tuvieron que encargar el trabajo a otra empresa porque la encargada lo dejó sin concluir.

Por otro lado, conviene concretar lo máximo posible los trabajos a realiza, a poder ser, aportando descripciones y elementos gráficos que plasmen el resultado final encargado. Mejor aún concretar marcas, modelos o piezas que se van a utilizar en los trabajos -y que deben estar incluidas en el presupuesto-.

Otro elemento importante es determinar la forma de pago en el contrato, para que quede claro de qué manera y cuándo se van a efectuar los plazos. No es extraño que algunas personas determinen pagar en varios abonos, lo que permite no pagar todo hasta que se haya completado el trabajo.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Las ayudas para rehabilitar una vivienda, un beneficio desconocido para el 65% de los navarros