• martes, 21 de septiembre de 2021
  • Actualizado 07:48

 

 
 

CONSUMO

Irache insiste en que es fundamental pedir un presupuesto al llevar el coche al taller

Uno de cada cinco conductores navarros indica en una encuesta que no se le entrega la estimación previa del coste de los trabajos.

Taller de reparación de vehículos. EFE.
Taller de reparación de vehículos. EFE.

La Asociación de Consumidores de Navarra Irache advierte de que es fundamental solicitar el presupuesto previo al llevar el coche al taller para realizar cualquier reparación. Este documento debe indicar los trabajos a realizar y su coste, que deberá reflejar la factura final.

Sin embargo, uno de cada cinco talleres -20%- no ofrece presupuesto por escrito cuando acuden los clientes, según indican los consumidores en una encuesta encargada por Irache a Cíes. La Asociación recuerda que el taller sólo puede comenzar a trabajar cuando el propietario del vehículo firma el presupuesto de la reparación o su renuncia a él.

Facturas desproporcionadas

Unas de las quejas más habituales que tienen que ver con vehículos es la de aquellos consumidores que consideran que el taller les ha cobrado una factura desproporcionada por las reparaciones que ha realizado. En Irache se han visto facturas por un mismo trabajo que, según el taller, varían entre ellas en más de ochocientos euros.

La primera cuestión a estudiar es si existe un presupuesto previo. Lamentablemente en muchos casos no es así, y lo que realmente existe es una renuncia expresa a la elaboración del presupuesto, firmada por el consumidor. En estos casos, reclamar el importe de la factura es más difícil. Por ello, es preciso insistir en que el consumidor debe leer detenidamente cualquier documento que se le presente para firmar.

Hay que tener en cuenta que el taller tiene la obligación de entregar un presupuesto, a no ser que el consumidor renuncie a él. Éste documento tendrá una validez de doce días y en él deberán constar los datos del taller y del vehículo, las reparaciones a efectuar y piezas a sustituir, la fecha prevista de entrega y el precio total desglosado.

El presupuesto sólo se cobra si no se encarga la reparación

El taller sólo podrá cobrar al cliente la elaboración del presupuesto cuando éste no encargue finalmente el trabajo, siempre que el taller hubiera hecho constar previamente en el resguardo de depósito los trabajos necesarios para su elaboración y el precio de los mismos. Evidentemente, si el consumidor paga por la confección del presupuesto se le deberá entregar la factura correspondiente.

Por su parte, los gastos diarios por estancia del vehículo sólo se podrán facturar cuando, una vez hecho el presupuesto o reparado el coche, y puesto en conocimiento del usuario este hecho, el consumidor no proceda a pronunciarse sobre la aceptación o no del presupuesto o a la retirada del vehículo en el plazo de  tres días hábiles. En cualquier caso, dichos gastos de estancia sólo procederán cuando el vehículo se encuentre en locales bajo custodia del taller y por los días que excedan del citado plazo, y solamente se podrá cobrar si el importe ha sido fijado y advertido al usuario en el correspondiente resguardo de depósito. Se ha visto algún caso en el que el taller ha incluido en la factura final estos gastos pese a que el cliente lo fue a recoger el mismo día en que le avisaron.

Los precios deben estar expuestos

La factura del taller deberá atenerse igualmente a los precios por hora de trabajo y por servicios concretos que debe tener el taller expuestos al público, tal y como establece el Decreto Foral 123/1997. También se deben incluir en el cartel de precios el coste de la hora fuera de la jornada laboral, por servicios móviles propios o por gasto diario de estancia de vehículos en el establecimiento.

El taller sólo puede trabajar si el consumidor ha aceptado o renunciado al presupuesto

Un taller sólo puede realizar una reparación cuando el cliente ha firmado el presupuesto presentado o una renuncia a éste. En este sentido, es fundamental que el consumidor lea cualquier documento detenidamente antes de firmarlo en el taller, por muy intrascendente que le digan que es o por mucha presión que reciba por parte de los empleados. Como se ha indicado anteriormente, muchos consumidores han firmado la renuncia al presupuesto escrito sin saberlo.

Cualquier variación en el presupuesto debe ser aceptada por el cliente

A partir de la firma del presupuesto, cualquier avería o defecto oculto que apareciera  durante la reparación, deberá comunicarse al cliente fehacientemente, con expresión de su importe, y sólo podrá repararse si éste lo acepta expresamente. De hecho, periódicamente llega algún caso a Irache porque al consumidor le prometieron un precio y, al recoger el vehículo, le explican que había averías no detectadas, y el coste se eleva, en ocasiones más de mil euros.

Garantía de tres meses o dos mil kilómetros

Conviene saber que todas las reparaciones de vehículos particulares (no lo industriales) tienen una garantía de tres meses o dos mil kilómetros recorridos. Todo ello salvo que las piezas incluidas en la reparación tengan un plazo de garantía superior, en cuyo caso y para éstas regirá el de mayor duración. Esta garantía incluye todos los costes que conlleve la nueva reparación, ya sean de mano de obra,  piezas, transporte que la reparación exija... A un asociado de Irache el taller quería cobrarle 80 euros del traslado en grúa cuando el coche se quedó parado en la carretera a los dos días de haber sido supuestamente reparado.

El consumidor deberá recibir un justificante del trabajo realizado en garantía. Puede ser importante si el problema persiste. De hecho, entre los problemas más habituales están las averías que se repiten y no se acaban de solucionar, y para reclamarlas son necesarios documentos que certifiquen todas las intervenciones.

Algún consumidor ha llegado a ir por el mismo problema hasta tres veces en menos de cinco meses al taller. En otras ocasiones, el consumidor asegura que tuvo que llevar el vehículo al taller a los pocos días de la reparación, pero no tiene ningún documento que avale que esta reparación tuvo lugar y el taller la niega.

Por otra parte, las piezas usadas para cualquier reparación deben ser nuevas, a no ser que el cliente acepte expresamente la utilización de piezas usadas.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Irache insiste en que es fundamental pedir un presupuesto al llevar el coche al taller