PREMIUM  AUTOMÓVILES

Irache denuncia prácticas abusivas en ventas de coches de segunda mano

Declarar que el contrato es entre particulares, renuncias a la aplicación de las garantías legales, algunas de las tretas.

Fila de coches en el barrio de Iturrama.
Fila de coches en el barrio de Iturrama.  

La Asociación de Consumidores de Navarra Irache denuncia las prácticas abusivas que se están produciendo en algunas ventas de coches de segunda mano. Son varios los consumidores que en los últimos meses han acudido al sentirse engañados por el establecimiento que les vendió el coche usado. Las compras de vehículos o las reparaciones han supuesto miles de euros para los afectados.

Declarar que el contrato es entre particulares

Una de las prácticas detectadas ha sido declarar que el contrato se realiza entre particulares, cuando en la práctica el que vende el vehículo es un establecimiento comercial. Así, han llegado personas a Irache que compraron un coche de segunda mano en un establecimiento comercial de compraventa de vehículos y que, cuando se ha revisado el contrato en Irache, se ha podido observar que quien consta como vendedor es una persona particular. De esta forma, ante algún defecto encontrado en el vehículo, el establecimiento comercial declina cualquier responsabilidad y el comprador tiene dificultades para hacer valer la garantía a la que debería tener derecho como consumidor.

Establecimientos que no se dedican a la venta de vehículos

En otras ocasiones, algunos consumidores han comprado el vehículo a través de un taller o incluso una empresa de lavado de coches, establecimientos que en cualquier caso no tienen como actividad principal la compraventa de vehículos. Sin embargo, ofrecen coches que luego son vendidos a nombre de un particular, como se ha indicado anteriormente.

Cláusula que excluye la normativa sobre consumo

Otra práctica abusiva que se ha visto en esta Asociación es incluir en los contratos de compra de vehículos una cláusula por la que el consumidor renuncia a ampararse, ante cualquier cuestión, en la ley para la Defensa de los Consumidores y Usuarios. Esta cláusula es abusiva.

Averías que no se han comunicado al comprador

En ocasiones, desde la Asociación se ha detectado que el contrato incluye cláusulas en las que se declara que el vehículo tiene averías o defectos, de los que el consumidor afirma no haber sido informado. Las consecuencias para el consumidor que haya firmado un contrato con ésta cláusula sin leer detenidamente su contenido pueden ser muy negativas: el establecimiento alegará la existencia de esta cláusula para rechazar su responsabilidad cuando el consumidor se dé cuenta de los problemas existentes. Casos de este tipo han supuesto para el consumidor reparaciones de más de cuatro mil euros, por ejemplo, por averías en el motor.

Por tanto, es fundamental que el consumidor lea detenidamente aquello que va a firmar, y, por tanto, que no acepte cláusulas de este tipo.

Contrato en el que no consta el precio

Otras veces, algunos establecimientos comerciales utilizan partes de modelos de contrato de compraventa, para reflejar el acuerdo alcanzado con el comprador. Sin embargo, en Irache se ha observado que en estos casos faltan datos esenciales de la compraventa, como por ejemplo, el precio de venta del vehículo (en algún caso el consumidor ha llegado a pagar más de 7.000 euros por el vehículo).

No dan el contrato de compraventa

En otros casos, el consumidor ha contactado con un establecimiento comercial en otra comunidad autónoma y ha pagado más de doce mil euros por un coche que está defectuoso y que ha tenido averías que han costado más de tres mil euros. Sin embargo, el comprador pagó en efectivo en el momento de la compra y cuando pidió el contrato, le dijeron que se lo enviarían posteriormente junto a la documentación del vehículo. Meses después no ha recibido ningún contrato y sólo consta el cambio de titularidad. Cuando llama al teléfono que le facilitaron, nadie responde por el establecimiento comercial.

Solicitar la documentación antes de comprarlo

En un contrato de compraventa de un coche de segunda mano en un establecimiento comercial, el consumidor debe comprobar, entre otras cuestiones, que efectivamente consta como vendedor el establecimiento; también que se incluyen todos los datos del vehículo (marca, modelo, matrícula, número de bastidor, número de kilómetros que tiene el coche en el momento de la compra...); y que la entrega del vehículo se efectúa libre de cargas y gravámenes. El consumidor también debe asegurarse de que en el contrato no constan renuncias legales a sus derechos como consumidor.

Además, es básico solicitar el libro de mantenimiento del vehículo, la tarjeta de inspección técnica, el permiso de circulación y el último recibo del impuesto de circulación y revisar toda la documentación antes de firmar el contrato. En el libro de mantenimiento deberán constar todas las revisiones que ha pasado el coche, con los kilómetros que tenía en cada una de ellas.

Si quiere asegurarse de que la información del vehículo es exacta, se puede solicitar en la Dirección General de Tráfico un informe sobre el turismo. Basta con que facilite la matrícula o el número de bastidor, tenga un interés legítimo y directo en conocer esta información y pague la tasa de 8,30 euros. En este informe se le ofrecerán datos sobre la titularidad del vehículo, los datos técnicos, número de titulares anteriores, situación administrativa, cargas...

Por otro lado, siempre conviene conducir el vehículo antes de comprarlo para comprobar su funcionamiento en la carretera e incluso se puede acordar realizar una revisión por parte de un taller independiente, siempre que las partes estén de acuerdo.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Irache denuncia prácticas abusivas en ventas de coches de segunda mano