PREMIUM  SOCIEDAD

Cambiar de compañía telefónica es uno de los problemas más frecuentes de los navarros

La Asociación Irache recogió durante el año pasado más de 8.500 reclamaciones sobre temas de telefonía.

Un hombre consulta su teléfono móvil. ARCHIVO
Un hombre consulta su teléfono móvil. ARCHIVO  

La Asociación de Consumidores de Navarra Irache recibió el año pasado más de 8.500 consultas y reclamaciones sobre temas de telefonía.

Los problemas al realizar una portabilidad para cambiarse de compañía, los precios o servicios de los paquetes combinados o la dificultad para tramitar bajas fueron los principales motivos de queja.

Entre los problemas más habituales se encuentran los cobros de penalizaciones al cambiar de compañía que "son desproporcionadas o ni siquiera están justificadas", ha explicado la asociación en un comunicado en el que ha recordado que estas cláusulas de permanencia "deben ser expresamente aceptadas por el consumidor, deben responder a una ventaja económica y el importe cobrado debe ser proporcional al tiempo que quede por cumplir".

Por otro lado, Irache ha detectado un aumento "considerable" de los problemas cuando el consumidor se echa atrás al cambiar de compañía.

"Cada vez las operadoras se dan más prisa en instalar la infraestructura técnica" de manera que, en ocasiones están instalados "antes de que se haya producido el cambio a la nueva compañía o que la actual haya podido hacer una contraoferta", ha indicado.

"Si el consumidor acepta esta contraoferta para quedarse donde estaba, la nueva compañía, que aún no le ha podido ofrecer el servicio, le factura la instalación de los equipos, que se puede acercar a los doscientos euros", ha señalado.

Otra queja se debe a que las compañías cobran la tarifa plana al comenzar el mes de pago, en lugar de a mes vencido.

De esta manera, si el cliente abandona la compañía dentro de ese mes se le cobra el mes completo en lugar de la parte proporcional.

Irache ha recibido quejas y consultas debido a las dificultades para conseguir la baja en una compañía.

"En muchos casos, la vía telefónica no es efectiva y el consumidor tiene que realizar la baja, tras varios intentos infructuosos, por escrito y de forma fehaciente, mediante una carta certificada o un burofax", ha explicado.

En otras ocasiones, aunque les tramitan la baja, "lo hacen solo de forma parcial" y su antigua compañía les sigue cobrando "ya sea por televisión, internet o una línea móvil que el consumidor ni conocía".

También se han detectado problemas con promociones de servicios gratuitos debido a que la compañía "no avisa de que ha acabado la promoción" y el consumidor "no se ha acordado de dar de baja el servicio".

Otras veces la operadora "no pone los medios para que el consumidor pueda darlo de baja y, aunque éste llama o escribe email para anularlo, se lo siguen cobrando durante meses y meses al precio ordinario", ha criticado la asociación.

Las consumidores han protestado, además, por las "subidas unilaterales de precio por parte de las compañías".

Irache ha destacado que "las operadoras más importantes han encarecido varias ocasiones en los últimos años las tarifas que habían pactado con sus clientes".

Ante esto "el consumidor no puede aspirar a mucho más que a cambiarse de operador sin que le apliquen ninguna penalización".

Sin embargo, Irache ha recalcado que "la operadora solo puede cambiar la tarifa por los motivos válidos expresamente previstos en el contrato y debe notificar la subida al usuario con una antelación mínima de un mes".

Asimismo, otros problemas vienen de "los incumplimientos de las ofertas telefónicas".

"Al llegar la primera factura, los consumidores ven que no se cumplen las condiciones que les ofreció el comercial, bien en su domicilio bien por teléfono, y que las tarifas aplicadas son más caras", ha explicado la asociación que ha señalado que, cuando los clientes intentan aclarar el problema no "se les da alguna solución o explicación que les resulte satisfactoria".

Finalmente, Irache ha recibido quejas por servicios de pago, de tarificación adicional o no, que se cobran periódicamente a algunos clientes y que aseguran que "no lo han contratado en ningún momento".

"El problema es que algunos se activan con que el cliente toque algún anuncio publicitario o dé su teléfono en alguna página de internet. Además, no es extraño que los consumidores se den cuenta de ello transcurridos varios meses", ha explicado.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Cambiar de compañía telefónica es uno de los problemas más frecuentes de los navarros