• miércoles, 23 de junio de 2021
  • Actualizado 22:16

 

 
 

SOCIEDAD

Descuento en los recibos de la luz: atienden en Navarra más de 1.800 consultas sobre bonos sociales

Esta modalidad está dirigida a familias numerosas, pensionistas u hogares con menores ingresos, y ahora también a personas afectadas por las consecuencias de la pandemia.

Una bombilla encendida ARCHIVO
Una bombilla encendida ARCHIVO

La Asociación de Consumidores de Navarra Irache recibió el último año más de 1.800 consultas sobre bonos sociales, fundamentalmente el eléctrico.

Esta modalidad, dirigida a familias numerosas, pensionistas u hogares con menores ingresos, y ahora también a personas afectadas por las consecuencias económicas o laborales de la pandemia, supone un descuento en el recibo de la luz.

Irache ha ayudado, tanto en sus oficinas de Pamplona, Tudela, Estella y Tafalla como en las 69 localidades de Navarra en las que gestiona las oficinas de atención al consumidor, a que las personas puedan solicitar el bono social y que el descuento en el recibo de la luz comience a aplicarse, informa la asociación en un comunicado.

"Lamentablemente", destaca Irache, "muchas personas desconocen que pueden acceder a este bono, que les puede suponer un menor gasto de luz en su casa". Este descuento supone un 25 % sobre la tarifa regulada (potencia y consumo), si bien puede llegar hasta el 40 % o incluso hasta el 50 % en los consumidores más vulnerables.

Entre las dificultades que en ocasiones se encuentran para conseguir el bono social, Irache indica que a veces la comercializadora vuelve a solicitar toda la documentación que ya había aportado anteriormente el consumidor y además a muchos pensionistas que aportan la documentación requerida también les exigen un certificado de vida y estado, para demostrar que la persona solicitante está viva y conocer su estado civil.

Un problema habitual es que en el domicilio hay más personas empadronadas de las que viven realmente, porque los anteriores residentes no han actualizado su empadronamiento.

Además, explica Irache, en algunos pisos de alquiler el titular del suministro de luz sigue siendo el propietario, aunque la factura la pague el inquilino. En estos casos es necesario cambiar la titularidad del contrato para que pase al arrendatario y éste, si cumple los demás requisitos, pueda solicitar el bono social.

Muchas personas se quejan de que, al basarse los ingresos familiares en la última declaración de la renta, en realidad se tiene en cuenta una situación económica anterior, en ocasiones de dos años atrás, cuando la actual puede ser muy diferente. En cambio, los afectados por el Covid pueden solicitar el bono en función de los ingresos del último mes.

En otras ocasiones, la compañía responde que el solicitante no cumple los requisitos, pero no especifica cuál es el incumplimiento o qué cuestión es la que hay que aclarar y, en otras, al solicitante no se le concede el bono social pero no se le informa de la negativa, aunque en principio la comercializadora debe dar una respuesta en 15 días.

Irache destaca que ha habido casos en los que el bono social ha tardado meses en aplicarse sin ninguna justificación y hay personas mayores que se quejan de no poder tramitar de forma presencial el bono social debido a las pocas oficinas de las comercializadoras a pie de calle que posibilitan hacer esta gestión.

Algunas solicitudes se retrasan por problemas de trámites. Por ejemplo, señala la asociación, en Navarra alguna comercializadora no aceptaba el certificado de discapacidad del órgano competente para emitirlo y lo exigía a través de los servicios sociales


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Descuento en los recibos de la luz: atienden en Navarra más de 1.800 consultas sobre bonos sociales