• miércoles, 04 de agosto de 2021
  • Actualizado 12:30

 

 
 

SALUD

Una investigadora en Navarra relaciona la calidad de los carbohidratos y el riesgo de cáncer de mama

El estudio de la nutricionista Andrea Romanos analizó la relación entre el consumo de carbohidratos y el riesgo de padecer un cáncer de mama, el tumor maligno más frecuente entre las mujeres de todo el mundo.

La dietista de la Universidad de Navarra Andrea Romanos ha realizado un estudio sobre la relación de calidad de los carbohidratos y un menor riesgo de cáncer de mama. AECC
La dietista de la Universidad de Navarra Andrea Romanos ha realizado un estudio sobre la relación de calidad de los carbohidratos y un menor riesgo de cáncer de mama. AECC

Un estudio de la Universidad de Navarra ha demostrado que una mayor calidad de los carbohidratos ingeridos está asociada a un menor riesgo de padecer cáncer de mama, principalmente en mujeres premenopáusicas.

El trabajo ha sido realizado en el departamento de Medicina Preventiva y Salud Pública de la Facultad de Medicina y su autora principal es la nutricionista Andrea Romanos.

Romanos, que realiza su tesis con una ayuda predoctoral de la Asociación Española Contra el Cáncer (AECC) en Navarra, presentó el estudio, titulado 'Carbohydrate quality index and breast cancer risk in a Mediterranean cohort: The SUN project' en el Congreso American Society for Nutrition 2020, celebrado virtualmente el pasado junio.

La AECC ha destacado en un comunicado, coincidiendo con el Día Mundial del Dietista-Nutricionista 2020, la incidencia que la alimentación tiene en la salud.

La investigación de Andrea Romanos, publicada en la revista Clinical Nutrition, está enmarcada en el proyecto SUN (Seguimiento Universidad de Navarra), perteneciente al CIBER de Obesidad y Nutrición (Instituto de Salud Carlos III), dirigido por el doctor Miguel Ángel Martínez-González y la doctora Estefanía Toledo.

El estudio analizó la relación entre el consumo de carbohidratos y el riesgo de padecer un cáncer de mama, el tumor maligno más frecuente entre las mujeres de todo el mundo.

Los resultados reflejaron que una mayor calidad de los carbohidratos ingeridos, es decir, aquellos con mayor contenido en fibra dietética (1), con menor índice glucémico (2), que dan preferencia a carbohidratos sólidos frente a los líquidos (3) y de grano entero o integral (4), estaba asociada a un menor riesgo de padecer cáncer de mama, principalmente en mujeres premenopáusicas.

"A pesar de que gran parte de la información acerca del consumo de carbohidratos como fuente de energía se refiere a la cantidad de los mismos en la ingesta, es muy importante tener en cuenta la calidad de estos nutrientes. Por ello, en este estudio lo evaluamos, y pudimos observar que la calidad de estos era más relevante que la cantidad total de carbohidratos ingerida", ha explicado Andrea Romanos.

La investigadora ha añadido que, "según estos resultados, vemos que es esencial reducir el consumo de productos como batidos lácteos, bebidas azucaradas, zumos comerciales o embotellados, pan blanco, bollería industrial, golosinas y chocolatinas; y aumentar el consumo de legumbres, frutas, hortalizas, verduras, cereales de grano entero, como trigo, avena, quinoa, y elegir el arroz, la pasta y el pan en sus versiones integrales".

Asimismo, ha afirmado que "desde el punto de vista de la investigación, se advierte la importancia de no centrarse solo en la cantidad de carbohidratos, sino también en su calidad para la prevención del cáncer y otras enfermedades crónicas".

Para la realización del trabajo se analizó la información de 10.812 mujeres participantes del proyecto SUN, que proporcionaron, al inicio del estudio, datos sobre sus hábitos de vida, ejercicio físico, historial médico, frecuencia de consumo de 136 alimentos; y factores reproductivos e historial familiar de cáncer de mama.

Estas mujeres, libres de cáncer de mama al inicio del estudio, fueron seguidas cada dos años durante una media de 12 años, tiempo en el que se confirmaron, mediante informes médicos, 101 casos nuevos de esta patología.

El Día Mundial del Dietista-Nutricionista llega este año con el eslogan 'Más esenciales que nunca', frase reafirmada por Andrea Romanos: "Somos más esenciales que nunca porque una mala alimentación debilita nuestro sistema inmunológico y, por tanto, si esto se da, es mucho más fácil que nos contagiemos de Covid-19, y que el pronóstico sea peor. Sin embargo, y para bien, un buen patrón alimentario también nos protege de otra gran cantidad de enfermedades. Entre ellas, las que hoy causan un mayor número de muertes en los países desarrollados, como la enfermedad cardiovascular (infartos, ictus) y el cáncer. La labor de los nutricionistas es clave en la promoción de la salud".


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Una investigadora en Navarra relaciona la calidad de los carbohidratos y el riesgo de cáncer de mama