• miércoles, 17 de agosto de 2022
  • Actualizado 17:48
 
 

SOCIEDAD

Una iniciativa privada busca recuperar la Reserva del Boyeral, en la Sierra de Ujué

Gurelur ha firmado un convenio con dos empresas para llevar a cabo el proyecto en la zona devastada por los incendios. 

Reserva Boyeral. CEDIDA
La Reserva del Boyeral quedó devastada en un reciente incendio. CEDIDA

Gurelur firma un convenio de iniciativa privada con las empresas Calinsa-Lhoist y Cetya para la recuperación de la Reserva del Boyeral, devastada por los últimos incendios.

Este proyecto de colaboración ambiental parte del interés que la empresa Calinsa-Lhoist tiene en colaborar en actividades solidarias que redunden en la conservación y recuperación del medio ambiente navarro. A este ilusionante proyecto se ha unido Cetya, en respuesta a la petición de colaboración trasladada a esta entidad dado el alto coste de las actuaciones a desarrollar para recuperar la naturaleza perdida.

Dentro de este acuerdo de colaboración también se van a seguir apoyando los trabajos que Gurelur desarrolla en la divulgación y protección de las aves y sus hábitats en Navarra, seriamente dañados por los incendios.

Para la realización de estos trabajos, que se desarrollarán durante 5 años, se han destinado 120.000 euros. Gurelur controlará y dirigirá las actuaciones que se lleven a cabo para recuperar los valores ambientales y paisajísticos perdidos por los incendios que están destruyendo las escasas masas de vegetación mediterránea que quedan en nuestra Comunidad.

Este retroceso de las zonas con este tipo de vegetación motivó la creación de la Reserva del Boyeral, ahora devastada. Gurelur aporta a los trabajos a realizar sus instalaciones de educación ambiental, materiales de trabajo y la colaboración de sus técnicos, socios y voluntarios ambientales.

A la hora de abordar la recuperación de zonas de bosque y matorral mediterráneo afectados por los fuegos, como es el caso, hay que tener muy en cuenta que este tipo de vegetación tiene una gran capacidad de rebrote y que el tratamiento de las mismas pasa principalmente por evitar el trasiego de personas y ganado por las zonas afectadas.

GRAN CAPACIDAD DE REBROTE

Esta capacidad de rebrote natural es conocida por técnicos y gente del campo. En Navarra podemos ver una muestra en el Vedado de Eguaras, donde tras dos años de sufrir incendios se está produciendo la recuperación natural de la vegetación afectada.

Los principales trabajos a realizar, teniendo en cuenta la respuesta de la vegetación mediterránea al fuego, van a consistir principalmente en la retirada de parte de la vegetación calcinada y en la protección de los brotes de la vegetación que vaya surgiendo.

En estas zonas se desarrolla principalmente la carrasca, la coscoja, la sabina, el enebro, el escambrón, el romero y el tomillo, especies que protegen el suelo de los procesos de erosión. Todas actuaciones se van a realizar manualmente, sin la utilización de maquinaria y herramientas que puedan dañar los delicados suelos. 

Gurelur ha agradecido en una nota de prensa a las empresas Calinsa-Lhoist y Cetya su imprescindible apoyo al proyecto, un agradecimiento que hace extensivo a los ciudadanos que se han ofrecido a trabajar en la recuperación de las zonas afectadas de la Reserva Integral de El Boyeral.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Una iniciativa privada busca recuperar la Reserva del Boyeral, en la Sierra de Ujué