SOCIEDAD

"Es una explosión de emociones": personas con discapacidad comienzan el Camino de Santiago en Navarra

El Camino de Santiago para este grupo de doce peregrinos ha comenzado esta misma mañana en Arre y finalizará en la capital gallega. 

Varias personas con dispacidad de la asociación Discamino llegan a Pamplona dentro del Camino de Santiago por Navarra. PABLO LASAOSA
Varias personas con dispacidad de la asociación Discamino llegan a Pamplona dentro del Camino de Santiago por Navarra. PABLO LASAOSA  

La localidad navarra de Cizur Menor ha sido testigo de la llegada de un grupo de doce peregrinos en su primera etapa del Camino de Santiago. Seis de ellos son personas con discapacidad

y los otros seis restantes son voluntarios de DisCamino, una asociación procedente de Galicia que organiza esta aventura para todas aquellas personas que, por sí mismas, no podrían realizar este camino tan popular.

Además de estos doce peregrinos, en su trayectoria hasta llegar a Santiago de Compostela en 12 etapas, les acompañan dos conductores de furgonetas y personas que se dedican a preparar las comidas y almuerzos para el recorrido del día. 

En su trayecto, este grupo ha comenzado su primera jornada en Arre, pasando también por la plaza del Ayuntamiento de Pamplona.

"El aprendizaje es enorme, llevamos muchos años trabajando con ellos y, la historia de cada una de las personas que participa, es diferente. La meta es muy emotiva, tanto para ellos como para nosotros, ya que les vemos conseguir uno de sus retos a pesar del revés que les pudo dar la vida, porque pensaron que nunca lo podrían hacer. El resultado del camino es una mezcla y explosión de emociones", señala Javier Pitillas Torra, responsable de DisCamino.

En DisCamino asisten dos tipos de personas con discapacidad: aquellas que son de nacimiento o sobrevenidas. "Con quién más se aprende es con el segundo tipo de discapacidad porque parten de una nueva vida completamente distinta a la anterior".

Además, Pitillas añade que "con los discapacitados de nacimiento también se aprenden muchas cosas porque, aunque aparentemente no pueden hacerlas, tienen un espíritu muy grande de superación y consiguen todo lo que se proponen". 

"Este año está siendo toda una aventura, porque ha sido como empezar de nuevo. En total, había quince peregrinaciones planificadas pero, con el tema del coronavirus hemos tenido que cancelar todas las previstas de marzo a junio. En julio volvimos a retomar los siete grupos que nos quedaban", explica el responsable. 

Cada vez que este grupo de DisCamino lleva a cabo el Camino Francés, Navarra es una de las paradas obligatorias.

"Esta es la décima vez que pasamos por Pamplona efectuando este camino, aunque este año está siendo más complicado por el tema de la Covid-19, porque normalmente nos alojamos en centros de discapacidad y, en esta ocasión, tenemos que buscar nuevos lugares que estén adaptados a ellos. Sin embargo, en Pamplona sí hemos encontrado un lugar ideal para hospedarnos", concluye Pitillas.

DISCAMINO DE SANTIAGO 

La historia de DisCamino empieza en agosto de 2009 cuando Gerardo, un joven sordo-ciego de Vigo, hizo su primer Camino de Santiago pedaleando sobre un Copilot, un triciclo tándem de origen holandés que un alma caritativa decidió donar para que pudiera cumplir su sueño.

DisCamino es una herramienta para lograr que cualquier persona discapacitada pueda disfrutar de todo lo que la peregrinación ofrece a cualquier otro peregrino del camino.

Pero DisCamino no sólo es la ruta, es la preparación física y mental necesaria para llevar a cabo este reto; es el compañerismo que surge en los retos compartidos, es la ilusión de implicarse en algo que cambiará tu vida y la llenará de significado; es el día a día de muchas personas que, aunque nunca vayan a poder pedalear, tienen necesidad de algo, o de alguien, que les ayude o acompañe en su paso por este mundo.

EL DESORDEN DE LOS SENTIDOS

En 2012, Javier Luque y su hijo Antonio, con parálisis cerebral, recorrieron el Camino de Santiago en triciclo, desde Roncesvalles, y se produjo un documental.

El documental “El desorden de los sentidos” nos embarca en un viaje de conocimiento que atraviesa nuestros cinco sentidos para mostrarnos la realidad del mundo de Antonio y Gerardo, dos jóvenes discapacitados que se enfrentan a la ruta francesa del Camino de Santiago en bicicleta. Con la ayuda de familiares y amigos, nuestros protagonistas nos muestran que el verdadero camino sigue mucho más allá de Santiago de Compostela.

Un viaje de conocimiento a través de nuevas formas de percepción de la mano de Antonio y Gerardo, dos jóvenes discapacitados que hacen el Camino de Santiago en bicicleta.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
"Es una explosión de emociones": personas con discapacidad comienzan el Camino de Santiago en Navarra