SOCIEDAD

Merecido descanso: Ikatz, el perro policía navarro que busca un hogar de adopción para jubilarse

El pastor alemán, de nuevo años, se jubila tras pasar los últimos siete formando parte de la Policía Foral.

Ikatz, el perro policía que busca hogar para su jubilación POLICÍA FORAL
Ikatz, el perro policía que busca hogar para su jubilación POLICÍA FORAL  

Un hogar para una merecida jubilación, esto es lo que busca Ikatz.

Este perro, de nueve años de edad, ha terminado su servicio con la Policía Foral y desde la semana pasada se encuentra en búsqueda de una familia que le adopte.

Tras siete años de servicio, este pastor alemán está en pleno proceso de adopción y son varias las familias que ya se han interesado. Los propios agentes con los que ha compartido años de trabajo son quienes ahora se encargan de encontrarle la casa más adecuada para sus necesidades.

Además, Ikatz tiene experiencia delante de las cámaras. El pastor alemán ha salido en la gran  pantalla al participar en las grabaciones de las películas de la trilogía del Baztán. En esta se le puede ver participando en una búsqueda en los lagos de Leurza.

EL COMPAÑERO IDEAL

Desde 2005, el Grupo de Guías Caninos se ha asentado en el cuerpo después de comenzar con tan solo dos perros y dos agentes trabajando en la prevención de atentados. 

Desde entonces se han incorporado nuevos agentes y canes, ampliando las especialidades a la búsqueda de estupefacientes y al rescate de personas. Además, fuentes de la Policía Foral aseguran que "en el futuro se pueden ampliar a la búsqueda de dinero o venenos". 

"Su olfato es, por lo general, diez mil veces mejor que el de un humano. Este olfato, unido al resto de cualidades físicas, mentales y su alta fidelidad hacia el ser humano, hacen del perro el compañero ideal para este trabajo", aseguran desde el cuerpo policial.

Casi 15 años después de su creación, casi una docena de perros policía se han jubilado o fallecido por causas naturales. En la actualidad, hay nueve perros en plantilla y suelen estar en activo hasta los siete u ocho años de vida. 

Los perros que van a formar parte del grupo se entrenan desde cachorros para ello, aunque ya han sido seleccionados por sus cualidades y carácter, asociados normalmente a las razas de pastor alemán, labrador retriever y pastor belga malinois.

EL DÍA A DÍA

Según aseguran desde la Policía Foral "el trabajo del equipo 'guía-perro' se basa en la confianza mutua y ésta se consigue mediante la labor continua y una estrecha interrelación entre ambos".

La jornada diaria del grupo comienza con el cuidado de los perros, "pues la limpieza y la atención a sus necesidades, así como el ejercicio diario son fundamentales para su equilibrio físico y mental".

Los entrenamientos son a diario y, tal y como explican, "de la experiencia y pericia del guía dependerá el aprendizaje y acumulación de experiencias del perro". "Cuantas más situaciones iguales o similares a las de la vida real practiquen, más preparados estarán como equipo para los casos que surjan", valoran.

Estos entrenamientos comienzan siendo un juego que actúe como "motor de búsqueda" para los perros siendo la recompensa su juguete. "Su pasión por la búsqueda del juego es ideal, ya que el entrenamiento va dirigido a que el can pueda encontrar la recompensa que espera, mientras se le asocia dicho juego al olor de las sustancias que deberá buscar y para las que se le está entrenando, señalan.

Por otro lado, "la obediencia es también parte del entrenamiento, pues no sólo es importante para el trabajo diario sino que les ayuda a fortalecer el vínculo con su guía".

En definitiva, "disciplina, ejercicio y cariño son fundamentales", sentencian desde la Policía Foral.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Merecido descanso: Ikatz, el perro policía navarro que busca un hogar de adopción para jubilarse