SOCIEDAD

Un nuevo Domund en Navarra para apoyar a las misiones: "Estamos en un momento de mayor intimidad con Dios"

El próximo 18 de octubre, la institución clerical celebra esta tradicional cita con novedades respecto a otros años por la Covid-19.

El arzobispo de Pamplona y obispo de Tudela, Francisco Pérez, participa en la presentación del Domund 2020. MIGUEL OSÉS
El arzobispo de Pamplona y obispo de Tudela, Francisco Pérez, participa en la presentación del Domund 2020. MIGUEL OSÉS

La Iglesia navarra celebrará el próximo domingo, 18 de octubre, el Domund (Domingo Mundial de las Misiones) con el lema '¡Aquí estoy!', que busca reafirmar la disponibilidad del creyente.

El arzobispo de Pamplona, Francisco Pérez, ha explicado en la rueda de prensa de presentación de la jornada que la pandemia de Covid-19 "nos puede llevar a sentirnos solos y abandonados, es un momento para mayor intimidad con Dios, se nos está invitando a llevar mascarilla, a lavarnos las manos, a guardar distancia, pero no se nos invita a rezar".

"Por eso es el momento para decirle '¡Aquí estoy!' y desde lo profundo ofrecerle todo lo que nos sucede y ocurre, sea doloroso o gozoso, para sentirnos sus hijos y propagar la fraternidad universal como expresión de lo que significa la misión", ha explicado.

El arzobispo ha destacado que "la misión no es encerrarnos en nuestro castillo interior es, sobre todo, dejar que hable el corazón con las gracias que ha recibido en la oración y entregarse para que otros lo reconozcan y lo amen".

Una de las novedades de la jornada este año será la celebración de una carrera virtual solidaria en el ámbito nacional, a la que la Iglesia navarra anima a participar. La inscripción se puede realizar en la web oficial, eligiendo la misión a la que se desea apoyar y seleccionando también la distancia deseada para la carrera.

Con los donativos que recibe la Iglesia en esta jornada, se colabora con la labor evangelizadora y promoción social que hacen los misioneros.

En una 'Carta desde la esperanza' que ha publicado con motivo del Domund, Francisco Pérez destaca que "el misionero sabe que se va a encontrar con muchas dificultades, pero el amor que Dios le ha inyectado en su corazón le hace fuerte".

Así, recuerda a un misionero que vivía en tierras africanas. "Cuando fui a visitarlo me parecía que no se cansaba; yo estaba agotado y él, con una sonrisa, me dijo: 'No soy yo, es Cristo quien me alivia. No sabría darte una razón. Es una experiencia que sobrepasa mis propios límites'. Me recordé del pasaje donde el evangelio nos recuerda: 'Venid a mí todos los fatigados y agobiados, y yo os aliviaré. Llevad mi yugo sobre vosotros y aprended de mí que soy manso y humilde de corazón, y encontraréis vuestro descanso para vuestras almas: porque mi yugo es suave y mi carga ligera'", explica.

A continuación, el arzobispo apunta que "toda la oración de Jesucristo está en esta adhesión amorosa de su corazón al misterio de la voluntad del Padre". "Esta disponibilidad no sólo nos hace felices sino que hacemos felices a los demás. Que el Domund nos ayude a sentir que somos misioneros y a unirnos con los misioneros con la oración y con la solidaridad. Seamos generosos", pide.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Un nuevo Domund en Navarra para apoyar a las misiones: "Estamos en un momento de mayor intimidad con Dios"