SOCIEDAD

La Iglesia Diocesana de Navarra ingresó en el año 2017 más de 22 millones de euros

Aprovechando el Día de la Iglesia Diocesana, han mostrado el balance económico anual realizado sobre el pasado año.

Festividad en la iglesia de San Lorenzo de Pamplona
Imagen de archivo de la festividad en la iglesia de San Lorenzo de Pamplona. ARCHIVO

El Día de la Iglesia Diocesana es una jornada para la acción de gracias que se celebra a lo largo del fin de semana, se trata de un agradecimiento a todos los voluntarios, catequistas, sacerdotes y religiosos.

Aprovechando este día, las diócesis de Pamplona y Tudela han hecho un balance de este 2017. "Nos fijamos en aquellos que realizan algún servicio de manera desinteresada porque la Iglesia no son solo los sacerdotes, sino todo el pueblo de Dios: obispos, sacerdotes, religiosos y religiosas o laicos", indican desde la Iglesia.

La mayoría de las parroquias de Navarra son pequeñas y se sitúan en el ámbito rural, la Iglesia diocesana colabora en las catequesis, las distintas obras de conservación, mantenimiento y restauración de templos y casas parroquiales, y demás.

LAS DIÓCESIS DE PAMPLONA Y TUDELA EN NÚMEROS

En total hay 736 parroquias, con 418 sacerdotes diocesanos, 261 sacerdotes religiosos y 309 que están en misión. Además, ambas diócesis tienen 2 monasterios masculinos y 21 femeninos.

Respecto a su balance económico, se incluyen en él las 736 parroquias de manera conjunta, las dos catedrales, el Seminario, la Librería diocesana y la curia arzobispal. Desde el punto de vista económico, las diócesis de Pamplona y Tudela se financian fundamentalmente con las aportaciones de los fieles y de todas las personas que colaboran con la Iglesia y con sus instituciones educativas, caritativas y asistenciales.

En el año 2017 la diócesis, en sus instituciones, ha tenido unos ingresos de 22.873.664,59 € y unos gastos de 22.871.964,01€.

Las principales fuentes de financiación de las instituciones diocesanas son las aportaciones directas de los fieles, que suponen la mitad de los ingresos, y que llegan a través de las cuotas parroquiales, las colectas en las eucaristías, donativos, etc. A esto hay que sumar las aportaciones que los contribuyentes entregan voluntariamente, a través de la asignación tributaria, y que alcanza un 20% de los ingresos.

Las pensiones de los sacerdotes jubilados, los servicios que presta la diócesis, fundamentalmente en capellanías, Librería, etc., así como los ingresos por la gestión del patrimonio (inmueble ordinario, histórico-artístico y financiero) son otras partidas significativas de los ingresos.

En cuanto a los gastos de la diócesis, ha supuesto en 2017 un total de 22,87 millones de euros que se han repartido entre la nómina de los sacerdotes, religiosos y seglares que trabajan al servicio de la Iglesia diocesana, las obras y mantenimiento que se realizan en las parroquias y en los edificios de todas las instituciones diocesanas y la aportación para el sostenimiento de realidades eclesiales que no se pueden sostener por sí mismas (parroquias rurales, aportaciones a obras asistenciales y caritativas, en Navarra o en el Tercer mundo, etc.).

“Para muchos, es en la Iglesia donde encontramos el calor humano que nos ha traído la presencia de Dios en nuestro mundo. La Iglesia es la gran familia de los hijos de Dios, el lugar en donde se realiza esa comunión de amor que encuentra su fuente última precisamente en Dios mismo. Una familia que se construye con el sí de cada uno”, señala el arzobispo de Pamplona y obispo de Tudela, Mons. Francisco Pérez.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
La Iglesia Diocesana de Navarra ingresó en el año 2017 más de 22 millones de euros