SOCIEDAD

El presidente de Ifema pide disculpas tras retirar la obra con fotos de los agresores de Alsasua

Un empresario catalán y fundador del grupo Mediapro ha adquirido la obra, valorada en 80.000 euros, y denuncia que se ha producido una "censura intolerable".

'Presos Políticos en la España Contemporánea', la polémica serie de fotografías retirada de ARCO y que incluye imágenes de los detenidos por la paliza de Alsasua a dos guardias. EFE / Fernando Villar
'Presos Políticos en la España Contemporánea', la polémica serie de fotografías retirada de ARCO y que incluye imágenes de los detenidos por la paliza de Alsasua a dos guardias. EFE / Fernando Villar  

El presidente ejecutivo de Ifema, Clemente González Soler, ha remitido un escrito a los galeristas de la feria ARCOmadrid en la que pide disculpas por la polémica generada por la retirada de la obra donde se mostraba las caras de los agresores de dos guardias civiles y sus parejas en Alasua y se les catalogaba de "presos políticos".

Clemente González asegura que "en ningún caso perseguía ejercer ninguna censura a la creación" y relata que no "hubo mala fe" por su parte.

"Lamentamos y pedimos sinceras disculpas ante la controversia que se ha producido consecuencia de la petición a una galería para la retirada de una obra, que en ningún caso perseguía ejercer ninguna censura a la creación, aun cuando la percepción pública haya sido ésta", ha manifestado en relación a la polémica suscitada por la retirada de la obra de Santiago Sierra que se iba a exhibir en una galería.

El presidente de Ifema asegura que "no hubo mala fe en esta acción, y aceptamos las críticas recibidas, comprendiendo que debemos evitar en el futuro cualquier circunstancia de esta naturaleza".

En esa carta, González ha trasladado a los galerista su agradecimiento por participar en ARCO y que el objetivo de Ifema es "configurar", con este estamento, una plataforma comercial y de conocimiento "del más alto nivel internacional, capaz de representar la vitalidad y el dinamismo del arte contemporáneo, así como de favorecer el impulso del coleccionismo público y privado".

"Con estos fines siempre presentes, queremos comprometer nuestra voluntad de seguir construyendo una Feria del Arte Contemporáneo de Madrid que responda al espíritu de quienes la constituyen: galeristas, artistas, instituciones del mundo del arte, coleccionistas, y en definitiva, todos los actores que conforman el universo de la creación cultural", insiste el presidente del Comité Ejecutivo de Ifema.

En consecuencia y ante el "malestar" generado por esta polémica, asegura que el "máximo interés" de Ifema es señalar que, de acuerdo con las normas que rigen en el desarrollo de la feria ARCO, el "único órgano competente" en la evaluación de los contenidos es su comité organizador, una potestad en la que se reafirma.

La alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena, no acudió este jueves a la inauguración de ARCOmadrid como gesto para expresar su "disconformidad" con la retirada, que fue solicitada ayer por Ifema. Carmena cargó contra la decisión de la Junta de Ifema de retirar la obra de Santiago Sierra de la Feria Internacional de Arte Contemporáneo (ARCO) porque la libertad de expresión "es el aire que respira una democracia".

Por su parte y tras conocer esta decisión, la Comunidad de Madrid y el Ayuntamiento han celebrado la petición de disculpas por parte de la institución para tratar de solventar la controversia generada.

UN EMPRESARIO CATALÁN ADQUIERE LA OBRA Y LA CEDE GRATUITAMENTE

Por su parte, la polémica obra que estaba valorada en 80.000 euros ya tiene comprador. El empresario catalán Tatxo Benet, la persona que ha adquirido esta serie de fotografías, ha recibido ya "una veintena de propuesta" de diferentes galerías y museos que quieren exponer la obra, tras haber hecho pública su intención de cederla gratuitamente, según ha dicho a Efe.

Benet, socio fundador de Mediapro junto a Jaume Roures, está analizando las propuestas pero su intención es que el primer museo que la reciba sea el de Lleida, porque es su ciudad natal y porque, ha dicho, "tras el expolio de las obras sacras que ha sufrido" quiere darle "una contraprestación".

En su opinión, la entrada de la policía judicial en el Museo de Lleida para trasladar al monasterio aragonés de Sijena las obras en litigio fue "muy grave" y ya está en conversaciones con el conservador y el director de este equipamiento cultural para que sean los primeros en exponerlas.

"Hay muy buena predisposición pero todavía no hemos cerrado nada porque estoy desbordado con la cantidad de llamadas que tengo de entidades que quieren exponer" las fotografías, ha añadido.

Benet considera que la retirada de la obra es un acto "claramente de censura intolerable", que a él le "interpela como ciudadano del mundo". "Circunscribir lo que ha pasado con esta obra al nacionalismo es empequeñecerlo, lo que ha pasado es un acto de censura global, con un valor universal", ha sentenciado.

"Cuando se produce algo así el primer afectado es el artista, pero en segundo lugar es la ciudadanía que no la puede ver", por lo que considera que es su "obligación" ceder la obra para que pueda ser exhibida.

"Me parece un escándalo monumental que a estas alturas del siglo XXI en un país supuestamente democrático se pueda coartar la libertad de esta manera", ha concluido.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
El presidente de Ifema pide disculpas tras retirar la obra con fotos de los agresores de Alsasua