• jueves, 28 de octubre de 2021
  • Actualizado 20:23

 

 
 

SOCIEDAD

Identificados los restos en Olave de un mendaviés fugado de Ezcaba en 1938

Francisco Lecea, que estaba casado con Fermina Cenzano y tenía dos hijos, trabajaba como ferroviario en Logroño, donde fue detenido por un grupo de falangistas.

Trabajos de exhumación en la fosa de Olave. GOBIERNO DE NAVARRA
Trabajos de exhumación en la fosa de Olave. GOBIERNO DE NAVARRA

El Banco de ADN del Gobierno de Navarra ha conseguido identificar de entre los restos hallados en la fosa de Olave los de Francisco Lecea, natural de Mendavia, que participó en la Fuga de Ezcaba en 1938 y fue asesinado con otros quince presos todavía sin determinar.

Con Francisco Lecea son ya 31 las personas identificadas por el Banco de ADN del Gobierno de Navarra, gestionado a través del Instituto Navarro de la Memoria, que ha abierto hasta la fecha 285 expedientes.

En torno a la fuga, son ya nueve los fugados identificados, y se han tomado muestras genéticas de familiares de otros cuarenta más, ha recordado el Ejecutivo foral en una nota.

Los restos de Francisco Lecea se han identificado en la fosa de Olave, que fue la primera que se exhumó dentro del plan de exhumaciones del Gobierno de Navarra, en febrero de 2016. Allí se encontraron enterrados dieciséis cuerpos, sin que, hasta la fecha, se hubieran podido determinar la identidad de ninguno.

Es la fosa con más cuerpos de las once exhumadas en relación con la fuga de San Cristóbal. Fue reconocida en 2019 como Lugar de Memoria Histórica de Navarra, y señalizada como tal.

Además, es el destino final de la primera etapa del GR225, y ha sido escenario de actos memoriales, como los realizados en el contexto de la marcha “Las botellas de la libertad”, en el marco del programa “Escuelas con Memoria”.

Las mismas fuentes explican que Francisco Lecea estaba casado con Fermina Cenzano y tenía dos hijos. Trabajaba como ferroviario en Logroño, donde fue detenido por un grupo de falangistas mendavieses, que lo trasladaron a Pamplona.

Ingresó en el Fuerte de San Cristóbal el 21 de enero de 1937. Participó en la fuga del 22 de mayo de 1938, y fue capturado y asesinado en Olave, con otros quince compañeros, todavía sin identificar.

Además, la familia de Francisco sufrió la represión y su viuda tuvo que marcharse del pueblo e ir a vivir a Burgos con sus dos hijos.

Francisco Lecea tuvo dos hermanos asesinados tras el golpe militar de 1936. El mayor, Manuel, nacido en Mendavia en 1895, era labrador, estaba casado y tenía seis hijos, y estaba ligado a la UGT. Fue asesinado en Sansol el 29 de julio de 1936, a donde fue conducido desde la cárcel local de Mendavia.

Lorenzo nació en 1912, era soltero, jornalero, y adscrito a la CNT. Fue detenido y conducido a la prisión de Pamplona, donde permaneció del 29 de julio al 3 de agosto de 1936. Fue asesinado en Urbiola el 7 de septiembre de 1936, tras pasar por la cárcel de Estella.

Un cuarto hermano, Toribio, se vio obligado a alistarse en el Tercio Sanjurjo, aunque consiguió sobrevivir.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Identificados los restos en Olave de un mendaviés fugado de Ezcaba en 1938