SOCIEDAD

Cierra uno de los hoteles más singulares del Casco Antiguo de Pamplona tras el golpe del estado de alarma

Contaba con 25 habitaciones y suites, y en su patio albergaba una colección de carruajes antiguos.

Habitación del hotel Palacio de Guenduláin. PALACIO DE GUENDULÁIN
Habitación del hotel Palacio de Guenduláin. PALACIO DE GUENDULÁIN  

El impacto económico del estado de alarma impuesto por la pandemia del coronavirus ha propiciado el cierre definitivo del hotel pamplonés Palacio de Guenduláin, ubicado en el número 53 de la calle Zapatería.

Sus propietarios han anunciado el cese de actividad por "diferentes motivos", en una carta que enviaron a la Asociación de Hoteles de Pamplona el miércoles de esta misma semana, según ha publicado el portal Navarra Capital.

Los dueños del establecimiento han agradecido a la citada organización "los servicios y atenciones" recibidos durante los últimos años y también han resaltado la "profesionalidad y eficiencia" de la asociación.

El hotel, de cuatro estrellas, cerró, como el resto de establecimientos del sector, cuando el Gobierno de España decretó el estado de alarma frente al avance de la pandemia del Covid-19. Sin embargo, no había vuelto a abrir sus puertas una vez que se permitió la actividad de los alojamientos turísticos en la desescalada.

Según describe el establecimiento en su página web, el edificio de la calle Zapatería fue edificado a mediados del siglo XVIII por orden de Sebastián de Eslava, virrey de Nueva Granada. "Es uno de los edificios más singulares y representativos de Pamplona", apuntan.

El hotel contaba con 25 habitaciones y suites con vistas a la plaza del Consejo y al patio ajardinado del interior del palacio. Dentro del edificio se había colocado una carroza del primer cuarto del siglo XVIII. A su vez, en el patio también había una colección de carruajes antiguos.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Cierra uno de los hoteles más singulares del Casco Antiguo de Pamplona tras el golpe del estado de alarma