• jueves, 16 de septiembre de 2021
  • Actualizado 12:48

 

 
 

SOCIEDAD

Los bares navarros reivindican medidas para su nueva realidad: "Necesitamos trabajadores según la demanda"

Por el momento los clientes podrán ir a recoger sus pedidos o recibirlos en sus domicilios.

Los bares reabren para servir comidas pare recoger. Miguel Osés
Los bares reabren para servir comidas pare recoger. MIGUEL OSÉS

Desde este lunes ha comenzado la desescalada en la hostelería. Las limitaciones aún son grandes en este sector, ya que en esta primera fase los locales solo podrán estar abiertos al público durante el horario de recogida de los pedidos.

Además, podrán establecer un sistema de reparto a domicilio. Todavía es pronto para que los clientes acudan a los establecimientos a consumir sus productos, tan solo los podrán ir a recoger o recibir en sus domicilios.

El cambio, a simple vista, no parece grande, pero en las ciudades poco a poco se va retomando la actividad hostelera aunque sea de una manera tan limitada.

Las medidas de protección son las siguientes: los locales cuentan con un espacio habilitado para la recogida y pago de los pedidos, se debe garantizar la separación física de dos metros y tendrán que contar con mamparas de protección de los trabajadores y clientes.

"SOMOS UNA PEQUEÑA FAMILIA"

La cafetería 'Coffing' está situada en la calle Castillo de Maya de Pamplona y este lunes ha vuelto a abrir sus puertas, aunque solo fuera para recoger los pedidos.

"Ha sido una vuelta muy feliz, necesitábamos volver. La gente está muy contenta al ver su cafetería de diario abierta, de nuevo han visto luz en su acera", cuenta Manuel Spucches, gerente de Coffing. 

Este lunes tan solo ha acudido él al local y ha atentido los pedidos por teléfono. Sus clientes llaman, calculan a qué hora van a salir de casa y recogen su café.

"Tenemos la esperanza de que el Ayuntamiento nos dé unos metros más de terraza para poder complementar esa falta de aforo. Las tiendas de nuestros aledaños están deseando que ponga mesas delante de sus fachadas, ya que esto nos beneficia a todos", explica.

Manu, dueño de la cafetería Coffing, abre por primera vez tras los 50 días de confimaniento en Pamplona. Solo atiende encargos por teléfono . PABLO LASAOSA

Spucches indica que la vuelta ha sido dura, ya que se han tenido que preparar mucho. Han invertido en sus equipos de protección y en la seguridad propia como de sus clientes.

"Como somos una pequeña familia, nuestros clientes tienen nuestros móviles y además a través de las redes sociales nos han brindado su apoyo durante todo este tiempo. Nos decían que se acordaban de nosotros, que querían nuestras tazas de café y tartas", comenta. 

Aunque el trabajo haya sido escaso, Spucches afirma estar feliz con la respuesta de sus clientes y el apoyo que recibe el pequeño comercio. 

"LA GENTE ESTÁ CON GANAS"

El bar y hostal Bearán, situado en la calle San Nicolás de Pamplona, se ha visto doblemente golpeado por la crisis del coronavirus, al ser un negocio que cuenta con estos dos espacios hosteleros.

Aun así, desde la semana pasada comenzaron su regreso al trabajo mediante sus envíos a domicilio. Arrancaron de manera suave el miércoles y este fin de semana ya ha notado el incremento de trabajo, el domingo recibieron bastantes pedidos.

"La gente está con ganas. Los platos que antes vendíamos en el local, ahora los hemos puesto en la carta para domicilio. Los clientes demandan los platos que tenemos en el restaurante, es muy contento con ello", afirma Javier Azanza, gerente del local.

Esta dosis de optimismo se debe a que los ciudadanos ya pueden salir de sus casas, aunque sea de manera restringida. "Así comen algo diferente de lo que están acostumbrados en casa, se dan un pequeño placer. Al principio todo el mundo se volcó con los bizcochos pero después les gusta disfrutar de otras cosas", indica.

Respecto al hostal que también regentan en el mismo espacio del Casco Viejo, Azanza no están optimista con este sector y apunta que lo ven "bastante oscuro".

"Ahora tenemos algún cliente, hay 4 ó 5 habitaciones ocupadas de las 24 disponibles. Lo normal es que en estas fechas hubiera unas 18 habitaciones ocupadas. Ahora el Camino de Santiago debería estar en marcha, estaríamos notando la afluencia de peregrinos entre abril y mayo", comenta.

El verano todavía queda lejos, pero desde el Bearán creen que se irán recuperando poco a poco. Lo que sí les preocupa es el flujo de gente que tanta vida a la ciudad durante el verano y que ahora se convertirá en un turismo más local.

"Le pedimos al Gobierno que nos dejen integrar al equipo de trabajo según la demanda, que la gente vaya volviendo a sus puestos. Ahora estamos cuatro personas: mi hermano, una chica en la oficina, la de la limpieza de habitaciones y yo. Esperamos recuperar dentro de una semana a dos personas más y a ver si para final de verano ya estamos todo el equipo trabajando normal", concluye.

"ES DIFÍCIL MANTENER EL OPTIMISMO"

Se desconocen las cifras de cuántos bares han abierto en la Comunidad foral este lunes, pero desde ANAPEH (Asociación Navarra de Pequeña Empresa de Hostelería) señalan que es un paso en el que se incrementando un poco la actividad que pueden hacer los locales de hostelería.

"El siguiente paso será un poco más amplio, donde por lo menos podrán ocupar sus terrazas en un 50% del aforo. Esto se sumará a la recogida de pedidos, que pese a ser una actividad muy limitada y pequeña, por lo menos es algo más de lo que veníamos teniendo", indica Beatriz Huarte, secretaria de ANAPEH.

Huarte afirma que es difícil mantener el optimismo en el sector, ya que son conscientes de que en estos momentos lo justo se va a poder recaudar algo para hacer frente a los gastos

"El propio navarro tiene que sensibilizarse, tenemos que apoyar a la hostelería y tenemos que apoyar al turismo al igual que a otras actividades para que juntos podamos salir de esta y en esa línea estamos trabajando", explica Huarte. 

Por su parte, desde la Asociación de Empresarios de Hostelería de Navarra (AEHN), apuntan que "ningún bar más de los que había ayer ha abierto".

"El cambio actual es insignificante. Todo pasa por una flexibilización de los ERTEs de fuerza mayor, en la cual veamos cómo va a ser la desescalada a nivel laboral. Para nosotros es fundamental la mano de obra", indica Nacho Calvo, secretario general de AEHN.

Calvo apunta que los hosteleros navarros están "claramente insatisfechos, con incertidumbre y nerviosismo". 


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Los bares navarros reivindican medidas para su nueva realidad: "Necesitamos trabajadores según la demanda"