• martes, 24 de mayo de 2022
  • Actualizado 19:50

 

 
 

SOCIEDAD

Navarra homenajea a sus Reyes con una misa y un acto en el mausoleo del monasterio de Leyre

El homenaje se ha celebrado por segundo año consecutivo sin invitar a la Casa Real por decisión del Gobierno del cuatripartito.

Celebración del homenaje a los Reyes y Reinas de Navarra que ha tenido ante el mausoleo con los restos de los primeros monarcas en la iglesia del Monasterio de San Salvador de Leyre. EFE/Villar López
Celebración del homenaje a los Reyes de Navarra que ha tenido ante el mausoleo con los restos de los primeros monarcas en la iglesia del Monasterio de San Salvador de Leyre. EFE/Villar López

Las instituciones forales han homenajeado este domingo a los Reyes de Navarra en un acto que ha tenido lugar en la iglesia del Monasterio de San Salvador de Leyre, ante el mausoleo que contiene los restos de los primeros monarcas siguiendo la tradición instaurada desde hace cuatro décadas.

Al igual que en 2016, el Gobierno del cuatripartito ha optado por apartar a los Reyes de España, y por ende actuales Reyes de Navarra, del acto que hasta entonces se celebraba conjuntamente con la entrega del Premio Príncipe de Viana de la Cultura, evento del que también se ha prescindido de cualquier miembro de la Casa Real a pesar de su alusiva nomenclatura. 

Por tanto, el acto civil que ha organizado el actual Gobierno de Navarra ha dado comienzo después de que se haya celebrado una misa por los Reyes y Reinas, ofrecida por la comunidad benedictina del monasterio.

Tras la ceremonia religiosa, ha llegado a la iglesia el cortejo oficial formado por los ujieres que portaban las ofrendas, maceros y rey de armas, y autoridades como la presidenta de Navarra, Uxue Barkos, la presidenta del Parlamento, Ainhoa Aznárez, y los consejeros del Ejecutivo foral.

El abad mitrado del monasterio, Juan Manuel Apesteguía, ha recibido a los políticos y se ha procedido a dar comienzo al acto frente al panteón real, donde se encuentran los restos de los primeros reyes del reino de Pamplona, precursor del reino de Navarra. Allí yacen los restos de Iñigo Arista, primer rey de Pamplona, García I Iñíguez, Fortún Sánchez I, Sancho I Garcés, García Sánchez I y Sancho Garcés II Abarca.

La historiadora Eloísa Ramírez Vaquero ha leído un texto, en castellano y euskera, que resume el papel en la historia de Navarra de Leyre, que quedará ligado desde muy temprano "a la memoria de los orígenes del reino y se asentará como centro espiritual e intelectual de la dinastía Arista".

"Leyre", ha proseguido la historiadora, "será siempre el núcleo originario de la familia regia y el referente histórico del reino mismo". El texto recuerda asimismo que desde 1973 el monasterio es escenario del homenaje que las instituciones navarras rinden a los monarcas del antiguo reino: "Es un reconocimiento a quienes forjaron un conjunto humano y territorial que se ha mantenido vivo durante más de doce siglos y que es la herencia que impulsa el presente y el futuro de Navarra".

La presidenta Barkos se ha encargado de la parte de la ofrenda floral, depositando ante la reja del panteón una corona de flores rojas con la leyenda también en castellano y euskera ‘Navarra a sus reyes y reinas’.

Por su parte, Ainhoia Aznárez ha ofrecido al monasterio el libro que contiene las ponencias del ‘Simposio hacia la codificación del Derecho Civil de Navarra’, perteneciente a la colección Iura Vasconiae, y el vicepresidente del Gobierno, Manu Ayerdi, ha hecho entrega de una urna de plata con el donativo del Ejecutivo para agradecer a los monjes la custodia del mausoleo.

Tras el acto, la comitiva se ha dirigido a la hospedería, en cuyo patio ha tenido lugar un espectáculo de danzas interpretado por los Bolantes de Valcarlos, que han escenificado los bailes Martxa, Bolant Dantza, Lauetan Erdizka y Jauziak.

Tanto a la entrada como a la salida del templo ha sonado el himno de Navarra, ‘Marcha para la entrada del Reyno’, interpretado al órgano por José Luis Echechipía, que también ha sido tocado por la Banda de Trompetas y Timbales del Gobierno de Navarra durante el recorrido de la comitiva por el recinto del monasterio.

La parte musical de la ceremonia ha incluido las intervenciones de la Coral Nora, de Sangüesa, dirigida por Bruno Jiménez, que ha interpretado la pieza Requiem pacis, nº 5 "In paradisum", de Kentaro Sato; el canto Agur Jaunak, en armonización de Pascual Aldave; y el Himno de Navarra, cantado en castellano y euskera. También han intervenido el coro de monjes del Monasterio, con la composición en canto gregoriano "Lux Aeterna", datado en el siglo XII; y el organista José Luis Echechipía, con la pieza "Fugal Epilogue", de Sidney Campbell.

En 1973 se estableció la costumbre de que los representantes institucionales de Navarra acudieran anualmente al monasterio de San Salvador de Leyre para tributar, con su asistencia a una misa de funeral, un homenaje a los Reyes del antiguo Reino de Navarra, depositando, ante el mausoleo de los primeros monarcas del Reino de Pamplona, una corona de flores y entregando al monasterio un donativo en agradecimiento a la custodia que de los restos reales realiza la comunidad benedictina.

En 1982, la Diputación Foral decidió establecer la celebración del Día de Navarra, asociándolo a esta celebración. Así se celebró en los dos años siguientes, hasta que en 1985 el Día de Navarra quedó establecido por Ley Foral en el 3 de diciembre, aniversario de la muerte y festividad de san Francisco Javier.

En 1990, con motivo del 50 aniversario de la Institución Príncipe de Viana, órgano cultural del autogobierno de Navarra, se creó el Premio Príncipe de Viana de la Cultura, que se concede anualmente por el Gobierno a propuesta del Consejo Navarro de Cultura, y se decidió que su entrega se realizara en el monasterio de San Salvador de Leyre, coincidiendo con el Homenaje a los Reyes de Navarra. Entre 1993 y 2015, el Príncipe de Asturias y de Viana ha entregado el premio y ha presidido el Homenaje a los Reyes.

En 2016, el actual Gobierno de Navarra decidió desligar la entrega del Príncipe de Viana y este homenaje a los Reyes, del que ha desvinculado cualquier cariz religioso y ha apartado la participación de la Casa Real con el pretexto de "recuperar el carácter civil y abierto al público", tal y como ha explicado el Ejecutivo en una nota, de una fiesta que solía congregar a cientos de personas para presenciar la visita de los monarcas a Navarra.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Navarra homenajea a sus Reyes con una misa y un acto en el mausoleo del monasterio de Leyre