PREMIUM  SOCIEDAD

Los hombres ya gastan más que las mujeres en rebajas: cada navarro desembolsará una media de 83 euros

Consumidores Irache recomienda realizar un consumo responsable y recuerdan que hay comercios que no admiten devoluciones, a no ser que el producto sea defectuoso.

Inicio de las rebajas de verano en Navarra. IÑIGO ALZUGARAY
Inicio de las rebajas de verano en Navarra. IÑIGO ALZUGARAY  

Cada navarro gastará 83 euros de media en las rebajas que se han iniciado este fin de semana en la mayoría de los establecimientos de la Comunidad Foral. Es la información que revela una encuesta encargada por la Asociación de Consumidores de Navarra Irache, que también evidencia que un 39% de los compradores espera expresamente a este periodo para realizar alguna adquisiciones.

En total el 64% de los navarros aprovecha la época de rebajas para hacer compras. El gasto medio de los consumidores que realmente acuden en este tiempo de descuentos a las tiendas asciende a 110 euros. El desembolso medio de los hombres que sí compran en rebajas asciende a 118 euros y supera al de las mujeres, que se queda en 100 euros.

Los jóvenes son los que más aprovechan las rebajas, mientras que los mayores de 65 años tienden menos a comprar en este periodo. Por tramos de edad, las personas que más gastan son las que tienen entre 30 y 45 años, con unos 98 euros, y las que menos, las mayores de 65 años, con un desembolso estimado en 62 euros. 

SI LA PRENDA ESTÁ DAÑADA, PUEDE DEVOLVERSE

Según informa Consumidores Irache en una nota, hay que tener en cuenta que los precios rebajados no significan una rebaja en los derechos de los compradores, que cuentan con la misma protección que en las ventas ordinarias.

Los productos rebajados deben estar en perfecto estado. Es decir, si la prenda o el artículo en rebajas está dañado, es defectuoso o no corresponde a lo que compró podrá reclamar que se lo reparen o le den uno en buenas condiciones.

Es importante comprobar el estado del artículo y comunicar la tara del producto cuanto antes, para que el comercio no alegue que la ha provocado el consumidor, algo que en ocasiones pasa, por ejemplo, con el calzado. En todos los casos es fundamental conservar el comprobante de compra, que es la prueba documental de que se produjo la adquisición.

Si el producto es conforme al contrato y no es defectuoso, el consumidor sólo tiene derecho a devolverlo si el comercio ofrece expresamente la posibilidad. En estos casos, el consumidor deberá atenerse rigurosamente a las condiciones de devolución que conste en el vale que se le dé o en el texto que lo explique.

OJO CON EL PRECIO ANTERIOR Y EL PRECIO REBAJADO

En los productos rebajados debe constar el precio anterior y aquel al que ya se le ha aplicado el correspondiente descuento. Sin embargo, ha habido algún caso en el que al cliente le han cobrado un precio mayor que el anunciado en la etiqueta, por un supuesto error en la rotulación. Sin embargo, la normativa establece que el consumidor tiene derecho a pagar lo que marque la etiqueta y en ningún caso un coste superior.

Un comercio sólo puede anunciar de forma genérica que está en rebajas si tiene más de la mitad de los artículos rebajados. Además, se deberán distinguir claramente los productos que están en rebajas de los que no.

La forma de pago es potestad del establecimiento y sólo si éste anuncia que se puede pagar con tarjeta el consumidor tiene derecho a exigirlo, ya sea en periodo de rebajas o fuera de él.

FLEXIBILIDAD PARA ESTABLECER EL TIEMPO DE REBAJAS

La mayor parte de los establecimientos comienzan en julio las rebajas de verano, aunque algunas marcas ya se han adelantado, si bien desde el año pasado en Navarra existe libertad de elección por parte de los comerciantes para elegir las fechas, ya que el Tribunal Constitucional anuló la Ley Foral de Comercio que establecía un tiempo concreto para hacerlo. En cualquier caso, los establecimientos deben exponer las fechas elegidas para su venta en rebajas en el exterior del comercio en lugar visible al público.

Irache aconseja además no dejarse llevar por la avalancha publicitaria o la guerra de precios que en ocasiones llegan con esta época de rebajas. Lo más recomendable es analizar fríamente las necesidades reales y decidir con tranquilidad qué productos se quieren comprar realmente.

Junto a la calidad y el precio del producto hay otros factores y otras consecuencias a tener en cuenta si se quiere llevar a cabo un consumo responsable y equilibrado. En cualquier caso, desde la asociación se proponen una serie de pautas que pueden ser de utilidad a la hora de comprar en estas fechas:

-Haga una lista detallada de lo que necesita.

-Compare precios. El mismo artículo puede ser más caro en un establecimiento, a pesar de estar rebajado, que en otro, aunque no tenga descuento.

-Asegúrese de que junto al precio rebajado figura el precio antiguo y que se trata de un artículo actual que está en perfecto estado.

-Pruébese la prenda antes de comprarla.

-Exija factura o comprobante de compra y guárdela, por si tiene que reclamar. Cuanto más detallada sea, mejor. Si le ofrecen un vale, lea las condiciones y consérvelo también.

-Recuerde que los productos rebajados tienen la misma garantía que uno en venta ordinaria.

-Solicite las hojas de reclamaciones si entiende que se han transgredido sus derechos y no dude en acudir a su asociación de consumidores.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Los hombres ya gastan más que las mujeres en rebajas: cada navarro desembolsará una media de 83 euros