SOCIEDAD

Así se ha vivido el traslado del emblemático reloj que lleva la 'cuenta atrás' de los Sanfermines

El reloj ha sido desmontado del local de Kukuxumusu y se ha trasladado a su nueva ubicación.

Desmontaje y traslado del rejol de la cuenta atrás para Sanfermines de Kukuxumusu a la Casa del Libro de Estafeta. IÑIGO ALZUGARAY
Desmontaje y traslado del rejol de la cuenta atrás para Sanfermines de Kukuxumusu a la Casa del Libro de Estafeta. IÑIGO ALZUGARAY  

Este miércoles la calle Estafeta ha cambiado para siempre. El emblemático reloj de Kukusumusu, que lleva la cuenta atrás de los días que faltan para San Fermín, ha desaparecido de su lugar habitual, la tienda de la marca. 

La empresa ha cerrado y el local desaparece, por lo que el reloj se ve obligado a desaparecer de ese lugar. Sin embargo, los habitantes de Pamplona no iban a permitir que un símbolo tan mítico de la ciudad se perdiera, y el dueño de un histórico local de la calle Estafeta se decidió a comprarlo, animado por sus clientes. 

Carmelo Buttini, el dueño de la Casa del Libro, se decidió a comprar el reloj, y este miércoles se ha hecho oficial, cuando el reloj ha pasado materialmente del local de Kukusumusu a su tienda. 

Dos electricistas han comenzado a desmontar el reloj para trasladarlo sobre las 16:45 de la tarde, y han tardado casi una hora, puesto que el reloj estaba muy bien incrustado en la fachada. Ha hecho falta incluso romper varios tablones de la pared para poder desencajarlo.

Muchos viandantes, al pasar y ver que estaban desmontando el reloj, se paraban y agolpaban en los alrededores para contemplar la escena. Para muchos, un momento que ya forma parte de la historia de Pamplona.

Carmelo Buttini, el nuevo dueño del reloj, ha acompañado la operación en todo momento, y cuando los operarios han conseguido por fin descolgar el reloj, ha sido él quien lo ha cogido por primera vez, emocionado. 

Justo después, tras las felicitaciones pertinentes, Carmelo ha llevado el reloj entre sus brazos, desde el local de Kukusumusu hasta su librería. La gente que en ese momento estaba en Estafeta le iba parando, preguntándole que qué iba a hacer con el reloj, y felicitándole.

"Ahora faltan 333 días", comentaba Carmelo emocionado. "Lo pondremos en la fachada. El reloj es de todos".


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Así se ha vivido el traslado del emblemático reloj que lleva la 'cuenta atrás' de los Sanfermines