PREMIUM  SOCIEDAD

Los helados clásicos triunfan en Pamplona: descubre cuáles son los sabores más solicitados en las heladerías

Los responsables de Nalia, La Turronería y Larramendi cuentan qué es lo más exitoso durante la temporada de verano.

Primitivo Rovira, responsable de La Turronería, sirve un helado a unas clientas. NOEMÍ VERA
Primitivo Rovira, responsable de La Turronería, sirve un helado a unas clientas. NOEMÍ VERA  

La llegada del verano invita a tomarse algo fresco, especialmente durante los días más calurosos. Los helados de turrón, chocolate, avellana y vainilla encabezan el ranking de los más vendidos en Pamplona

Sin embargo, el limón y el yogur ganan aún más protagonismo ante el fuerte incremento de las temperaturas. Así lo corrobora Sandra Pérez, de 28 años, empleada de la heladería Nalia, en el Paseo Sarasate. Sus 5 años de experiencia en el negocio presencian cada verano la notable demanda de estos sabores estrella.

El local ofrece sus productos a precios muy variados en función de la cantidad y el tamaño del helado escogido. La tarrina y cucurucho pequeños de una sola bola valen 2 euros; y los tamaños más grandes ascienden a 2,30. Por su parte, la compra de dos sabores en tarrina o cucurucho de menor tamaño supone un gasto de 3 euros y de 3,40 cuando las dos bolas se sirven en tarrina o cucurucho más grandes. 

La combinación de dos sabores abre el apetito de muchos. Sandra destaca que la fresa se vende frecuentemente con el yogur o la nata, dos opciones por las que muchos se decantan durante las temporadas más calurosas, mientras que el chocolate acompaña bien a la avellana en días algo más fríos. 

Además, esta franquicia renueva sus sabores cada año y saca a la venta novedades como la de este verano: helado de tronos de ases, elaborado con aceite de oliva, limón, estragón y nueces caramelizadas.

Por otro lado, se encuentra La Turronería: negocio familiar muy conocido, situado en la Plaza del Castillo. El helado de chocolate y sus variantes son los más vendidos. Destaca, por ejemplo, el de oreo: sabor muy demandado desde que se puso en venta el año pasado por primera vez.

SEIS GENERACIONES

Gracias a las seis generaciones que forman parte de su largo recorrido, la fama del negocio se ve fortalecida. Primitivo Rovira, de 33 años, pertenece a la última y actual generación. Dirige el mismo trabajo que en su día llevaron a cabo su abuelo y su padre, así como el resto de sus antecesores. Las raíces de la compañía se encuentran en Jijona, municipio alicantino célebre por el turrón artesanal que elabora la familia desde 1850.

La Turronería se instaló en la capital navarra cuando el padre de Rovira, natural de Jijona, se casó con su madre, nacida en Pamplona. Desde entonces, el local ha mantenido la tradición artesanal que lo define.

En él, la tarrina grande se vende a 4,80 euros; la mediana, a 3,50; y la pequeña, a 2,20. El cucurucho grande de una bola está a 2,90 euros; el pequeño, a 2,20; mientras que el de dos sabores queda en 4,80 euros el grande; y en 3,50, el pequeño. 

Por último, Larramendi es también uno de los establecimientos más visitados de la capital navarra. Su ubicación de carácter céntrico favorece la entrada y salida de muchos de los transeúntes que pasean por la calle Estafeta. La variedad de los tamaños que este local ofrece se traduce en un fuerte contraste entre unos precios y otros: el cucurucho txiki se vende a 1,50 euros; el de una bola, a 2,20; el de dos bolas, a 3,10; y el de tres bolas, a 4. Por su parte, las tarrinas también mantienen la misma línea de relación tamaño-precio. 

EXPERIENCIA Y CONOCIMIENTO

 Ana Larramendi, de 39 años, es la jefa del negocio y carece de vínculos familiares con el mismo: aunque su apellido es producto de una casualidad, demuestra tener experiencia y conocimiento suficientes en la venta de helados. 

Asegura que generalmente se consumen los sabores "de toda la vida", como la avellana, el yogur y el chocolate. Los sabores de frutas (como la mandarina, el mango o el limón) son los favoritos durante los meses más calurosos.

Con todo un verano por delante, los pamploneses podrán decidir si este año también continúan triunfando los sabores clásicos o si alguno de los nuevos puede convertirse en el producto estrella de la temporada estival.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Los helados clásicos triunfan en Pamplona: descubre cuáles son los sabores más solicitados en las heladerías