SOCIEDAD

Las heladerías de Pamplona, 'congeladas' por el coronavirus: "El miedo al contagio está haciendo descender las ventas"

Las heladerías continúan trabajando para ofrecer los sabores más dulces del verano a pesar de las consecuencias que han sufrido por la pandemia del Covid-19.

Las heladerias de Pamplona trabajan para ofrecer propuestas dulces y frescas ante las altas temperaturas del verano. MIGUEL OSÉS
Las heladerias de Pamplona trabajan para ofrecer propuestas dulces y frescas ante las altas temperaturas del verano. MIGUEL OSÉS  

El verano es sinónimo de helado en cualquier lugar o momento del día. Como consecuencia de la Covid-19, este sector de la hostelería en Navarra también se ha visto perjudicado, aun con las altas temperaturas, lo que está repercutiendo en sus ventas. 

Las heladerías del centro de Pamplona, al igual que los bares y demás negocios de este sector, coinciden en "la baja demanda de este producto en los meses de este verano". En un principio, tras finalizar el estado de alarma, muchas personas acudían a estos locales a saborear los helados más tradicionales de la ciudad, pero la venta ha descendido en gran medida los meses de junio y julio, sobre todo, por "el miedo al contagio y la cancelación de San Fermín", una fecha clave para las heladerías del centro de la capital navarra.

"En comparación con otros años, que sí había San Fermín, trabajábamos un montón. Ahora, en cambio, la falta de turismo se está notando mucho. Nosotros abrimos el 25 de mayo y es verdad que la gente sí venia a probar nuestros helados en un principio; sin embargo, a medida que pasan los días, el volumen de trabajo es menor a pesar de estar en una calle tan transitada como San Nicolás", afirma Ana Larramendi Abascal, de la heladería Larramendi.

Larramendi añade que "el negocio continúa respetando su horario", aunque la plantilla, como conscuencia de la pandemia, ha bajado de 22 a 15 personas. Además, la encargada invita a probar a todos los navarros el sabor más demandado, el helado de tarta de zanahoria: "Al final, siempre triunfan los tradicionales, como el de avellana o chocolate, pero durante el confinamiento hemos tratado de innovar para que nuestros clientes disfruten de nuevas experiencias".

Finalmente, Larramendi asegura que siempre han respetado las medidas de seguridad e higiene: "Incluso más allá de la pandemia, tanto en la elaboración de los helados como en el transporte hasta que llegan al establecimiento".

Navarra es una de las principales comunidades autónomas del país que se está viendo afectada por la ola de calor, a pesar de sus bajas temperaturas durante el resto del año. La degustación de los helados es una de las claves fundamentales para poder pasar, de una manera más dulce, estos calurosos días. La Turronería es otro de los negocios de venta de helados que se está viendo afectado por las consencuencias de la crisis, a pesar de esrtar localizada en la plaza del Castillo.

Las heladerias de Pamplona, como Larramendi, ofrecen propuestas para combatir las altas temperaturas del verano. MIGUEL OSÉS

LA NOVEDAD

"Con el fin del estado de alarma, la venta de helados fue la novedad porque la gente tenía ganas de salir, pero, cuando empezó el verano, el centro de Pamplona se vació por el calor y por la salida de la ciudad hacia otros destinos vacacionales. Aun así, animamos a nuestros clientes a que vengan, ya que respetamos todas las medidas de seguridad e higiene recomendadas", señala Marisol de la Fuente Artola, trabajadora de La Turronería.

De la Fuente coincide con Larramendi en que "San Fermín era un chute de ingresos" y que, en su caso, también han tenido que prescindir de parte de la plantilla: "Al principio estuvimos todos los trabajadores en ERTE. Éramos cuatro o cinco personas trabajando durante esas fechas y ahora solo somos tres, porque no tenemos mucho trabajo y se requiere a menos personas", expone De la Fuente.

Asimismo, desde La Turronería siguen ofreciendo los sabores más dulces del verano: "Los helados de turrón y chocolate son los más vendidos. Este año llama especialmente la atención que, aunque ya estaba disponible el verano pasado, el favorito de nuestros clientes esta temporada es el de red velvet", concluye De la Fuente.

Una mujer, disfrutando de un helado en el centro de Pamplona. MIGUEL OSÉS

Por su parte, Sandra Pérez Rentería, de la heladería Nalia, ubicada en el paseo Sarasate, expone los problemas que están viviendo en este verano atípico: "Hay poco ambiente y una gran bajada de ventas con respecto a otros años, en los que en junio y julio había muchas personas en la ciudad".

Desde este negocio de helados, especializado en sabores innovadores como el de queso con arándanos, aseguran que "también han sufrido los efectos económicos de la crisis provocada por la Covid-19, a pesar de que siempre estan limpiando y densinfectando para garantizar la seguridad a los clientes".


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Las heladerías de Pamplona, 'congeladas' por el coronavirus: "El miedo al contagio está haciendo descender las ventas"