SOCIEDAD

La voz de las trabajadoras despedidas de Caprabo: "Tenemos entre 45 y 60 años y para algunas era el único sueldo que entraba en casa"

Tres representantes del comité de empresa y una de las despedidas han expuesto los motivos de la huelga indefinida en la que se encuentran. 

Rueda de prensa de las dieciocho trabajadoras de Caprabo despedidas (06). IÑIGO ALZUGARAY
Rueda de prensa de las dieciocho trabajadoras de Caprabo despedidas (06). IÑIGO ALZUGARAY  

Tres representantes del comité de empresa de Caprabo en Navarra y una de las 18 trabajadoras despedidas recientemente por la empresa han acudido esta mañana de miércoles al Parlamento de Navarra. Dentro de la comisión de Desarrollo Económico, el cuarteto ha expuesto la situación actual que están viviendo los trabajadores, que se encuentran en huelga indefinida desde este lunes. 

Dentro de los testimonios que se han escuchado ante la representación parlamentaria foral, una de las 18 trabajadoras despedidas se ha atrevido a contar de forma breve la situación de impotencia que están viviendo. Eva San Miguel ha explicado cómo todos los despidos responden a contratos de mujeres de entre 45 y 60 años, a las que no les han dado "ninguna posibilidad de diálogo". 

"La mayoría somos madres y para algunas de nosotras este era el único sueldo que entraba en casa", ha indicado el relato de la trabajadora. "Y seamos realistas. Tenemos un futuro laboral nulo o muy complicado", ha dicho tras incidir en el hecho de que la empresa les presentó números para despedirlas. "No me cuentes cuentas, no me cuentes cuentos", ha terminado en forma de reivindicación mientras ha afirmado que tienen "una dignidad" por la que van a "pelear". 

En esta línea ha hablado también otro de los miembros del comité de empresa. Cristina Arias ha remarcado cómo tanto Caprabo como su propietaria Eroski (ambas del grupo Mondragón), presentaron ejercicios positivos a lo largo de 2016. "Aún así, desde Caprabo hemos visto cómo han ido desviando los clientes a Eroski porque no les interesamos", ha remarcado. 

Luis González, miembro del comité de empresa de Caprabo por CCOO que también ha intervenido, ha explicado cómo lleva 30 años trabajando en la empresa y cómo desde el año 2000, en el que Caprabo compró Súper Mabo, sus condiciones laborales han ido empeorando. "En este momento ha pasado lo peor que ha podido pasar y es que 18 compañeras hayan sido despedidas con situaciones personales tan complicadas" ha admitido. Eroski se hizo con la empresa hace dos años. 

En este sentido, las palabras de González han repetido en varias ocasiones que a la empresa "le ha dado igual". "Han cerrado cuatro tiendas con un caiga quien caiga", ha lamentado. "No se pueden hacer las cosas tan rematadamente mal", ha denunciado.

"Hoy en día Eroski está ganando mucho dinero para recolocar a estas personas despedidas", ha indicado la cuarta de las intervenciones, que ha llegado de la mano de Mª Dolores Esparza y ha expuesto ante la comisión la situación general de la empresa. A su vez, ha pedido al vicepresidente Manu Ayerdi que se ponga en contacto con ellos y "sea el intermediario entre la empresa y los miembros del comité"


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
La voz de las trabajadoras despedidas de Caprabo: "Tenemos entre 45 y 60 años y para algunas era el único sueldo que entraba en casa"