• domingo, 28 de noviembre de 2021
  • Actualizado 21:44

 

 
 

SOCIEDAD

Navarra impulsa una guía de buenas prácticas policiales ante conductas suicidas

Con la guía se busca armonizar herramientas multidisciplinares que faciliten la prevención e intervención ante el suicidio, también en la agenda global de salud pública y en las políticas públicas

Un furgón de la Policía Municipal de Pamplona. Eduardo Sanz/ Europa Press
Un furgón de la Policía Municipal de Pamplona. Eduardo Sanz/ Europa Press

La Comisión Interinstitucional de Coordinación para la prevención y atención de las conductas suicidas de Navarra impulsa una guía de buenas prácticas policiales ante una realidad, que, según los datos del primer cuatrimestre del año, deja en la Comunidad foral 0,5 intentos de suicidio al día y 15,3 al mes.

La guía es un documento amplio desarrollado por el grupo de trabajo conformado por Policía Foral, Guardia Civil y Policía Nacional, creado a instancias de la Comisión, informa el Gobierno foral.

El manual, colaborativo e integrado, está concebido como un instrumento de referencia complementario a los procedimientos o instrucciones de los que los cuerpos policiales y servicios de emergencias en general disponen en esta materia.

En él se aborda la problemática desde tres líneas estratégicas: prevención, que engloba la formación, los puntos de contacto y mediación y la interacción constante entre policía, asociaciones y recursos preventivos; intervención, cómo proceder de forma sinérgica ante una tentativa de suicido en marcha o un hecho consumado; y posvención, relativa a la contribución al cierre o duelo de un hecho con alto impacto emocional en el círculo familiar y social de la víctima.

Con la guía se busca armonizar herramientas multidisciplinares que faciliten la prevención e intervención ante el suicidio, también en la agenda global de salud pública y en las políticas públicas, incidiendo en la concienciación y su relevancia como cuestión de salud pública.

Asimismo, según indican, la guía se ha desarrollado con la vocación de que pueda ser desplegada también en las Policías Locales de Navarra, cuerpos que desempeñan un papel fundamental en la atención de conductas suicidas en sus distintas variables.

TELÉFONO DE LA ESPERANZA

En la última reunión el Teléfono de la Esperanza presentó en la reunión las cifras recabadas durante la pandemia, desde el inicio del estado de alarma el 14 de marzo de 2020, en el que, en Navarra, atendió 12.799 llamadas asociadas a problemas psicológicos, 407 de ellas con ideación de suicidio, 58 con crisis suicida y 14 con acto suicida en curso.

A nivel nacional, el recurso atendió 165.024 llamadas, lo que supone un incremento del 45% con respecto al mismo periodo del año anterior. De ellas, 5.409 fueron de temática suicida, una subida del 55%.

Asimismo, 26.792 fueron de personas con factores asociados al riesgo suicida (salud mental, depresión y crisis vital), factores que, se constata, se han visto incrementados significativamente por la pandemia y su impacto emocional a todos los niveles, un hecho que remarca la importancia de profundizar en los trabajos de prevención.

Entre el total de llamadas, las temáticas más comunes fueron los problemas mentales (25%), la soledad y el aislamiento (10%), la depresión (7%), los trastornos de ansiedad (7%), los problemas familiares (7%) la crisis vital (7%) y crisis psicológica/emocional explícita por el impacto del coronavirus (5%).

Por su parte, Salud Mental expuso los datos obtenidos sobre intentos de suicidio en base a las atenciones prestadas en el Servicio de Urgencias, donde, a falta de sumar el área de Tudela, en el primer trimestre de este año se han atendido 84 casos con ‘Intento autolítico’ en un total de 69 pacientes distintos.

Los datos expuestos en el encuentro complementan los presentados en la pasada reunión del órgano, relativos a los totales del pasado año, un número que se mantenía estable con respecto a 2019. En ese año, 2019, se registraron en la Comunidad Foral 45 suicidios (34 hombres y 11 mujeres), mientras que en 2020 la cifra bajó a 43 (31 hombres y 12 mujeres).

Los meses que siguieron al confinamiento, en el que apenas se contabilizaron suicidios -4-, fue la época más complicada cuando, en junio y julio, se registraron 16 suicidios, 8 cada mes.

Además de evaluarse la intervención en el ámbito escolar y recoger el importante trabajo de la sociedad civil en materia de prevención, como los eventos que organiza o la atención que presta la Asociación Besarkada de personas afectadas por el suicidio de un ser querido, la comisión constató el papel vital que Atención Primaria desempeña en la vigilancia y cuidado más estrecho de las personas en riesgo y sus familiares, motivo por el que se pretende mejorar la integración, para lo que también se incluirá a partir de ahora a este nivel sanitario en la comisión.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Navarra impulsa una guía de buenas prácticas policiales ante conductas suicidas