SOCIEDAD

El Club Taurino de Pamplona responde a sus atacantes: "Estos actos redoblan el compromiso y la afición"

Han asegurado que su intención es la de "causar daño económico a un símbolo propio de la tauromaquia y de los seguidores taurinos de Pamplona".

Pintadas en la Sede del Club Taurino de Pamplona.
Pintadas en la Sede del Club Taurino de Pamplona.

El Club Taurino de Pamplona, cuya sede ha sido atacada esta madrugada por el autodenominado Frente de Liberación Animal, ha señalado que este tipo de actos "redoblan" su "compromiso, afición y ganas" de difundir la tauromaquia.

En un comunicado, el Club Taurino ha expresado su "enérgica repulsa" por este "ataque directo" a sus "más elementales libertades" y ha añadido que no van a tolerar que les quieran "callar con estos actos irracionales".

"Queremos transmitir a nuestros socios y simpatizantes que lo único que van a conseguir de nosotros con este tipo de actos es que redoblemos nuestro compromiso, nuestra afición y nuestras ganas de difundir la tauromaquia allá donde vayamos", ha subrayado.

Además, ha agradecido "todas las muestras de apoyo y cariño" recibidas por parte de "entidades taurinas, así como ganaderos, matadores, picadores, banderilleros, prensa y aficionados en general, y todo el apoyo recibido en redes sociales".

EL GRUPO DETRÁS DEL ATAQUE

Por su parte, la célula "Sphyrnidae" del Frente de Liberación Animal (FLA) ha asumido la autoría del ataque, un espacio que reúne a los seguidores del "tradicional y horrendo espectáculo que se ofrece en las plazas de toros de todo el mundo", justifican.

Así lo ha señalado el FLA en un comunicado, en el que aclara que sus miembros "no somos antitaurinos ni animalistas, somos antiespecistas", una característica que dicen supone defender la "liberación total tanto de los animales humanos como de los no-humanos".

En su nota subrayan que se oponen "a todas las personas, instituciones y empresas que desde una postura especista utilizan a los animales para sus fines" y por ello justifican su rechazo a que existan, como consideran que es el Club Taurino, "lugares de ocio, ni públicos ni privados, en los que se fomenten, normalicen y reivindiquen espectáculos en los cuales se usen animales".

Tras asumir la autoría del ataque al local pamplonés, señalan que su objetivo era causar daño económico a "un símbolo de la propia tauromaquia y de los seguidores taurinos de Pamplona", "quebrar la certeza de que se pueda tener un espacio seguro donde se patrocina la explotación animal" y "dejar clara" su postura "antiespecista", que rechaza otras como la antitaurina o el animalismo. 

Este mismo grupo del Frente de Liberación Animal (FLA) también fue protagonista de otro sabotaje días antes de que se celebraran los Sanfermines.

En concreto, prendieron fuego a algunos tablones en los corrales del gas y rellenaron con cemento algunos de los agujeros en los que se encaja el vallado del encierro 

En esta ocasión, el grupo se denominó 'Nº19' y aseguraron también a través de un comunicado posterior que su objetivo fue el de "sabotear e impedir los eventos que utilizan animales en Sanfermines, y si eso no fuera posible, al menos mermar los tiempos de los que se dispone para su preparación".

De igual manera, también manifestaron su intención de "causar daño económico a las empresas e instituciones que se lucran a costa del uso de animales".


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
El Club Taurino de Pamplona responde a sus atacantes: "Estos actos redoblan el compromiso y la afición"